Bruselas considera «inaceptable» dejar de aplicar el protocolo irlandés

Bruselas considera inaceptable dejar de aplicar el protocolo irlandés

El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic (izq.), y la ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss (dcha.), en una imagen de archivo. EFE/EPA/CHRIS J. RATCLIFFE / POOL

Bruselas / Londres (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) aseguró este jueves que la acción unilateral por parte del Reino Unido encaminada a dejar de aplicar el protocolo que evita la aparición de una frontera física en Irlanda tras el Brexit «simplemente no es aceptable».

El vicepresidente de la CE encargado del Brexit, Maros Sefcovic, se pronunció en ese sentido tras mantener una conversación telefónica con la ministra de Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, en un contexto en el que Londres tantea la posibilidad de anular unilateralmente disposiciones del protocolo irlandés firmado con la Unión Europea como parte del pacto del Brexit.

A la posible suspensión unilateral del protocolo desde el Reino Unido, los Veintisiete podrían responder con otras medidas punitivas.

«Estoy convencido de que solo las soluciones conjuntas funcionarán. La acción unilateral, que de hecho deja de aplicar un acuerdo internacional como el protocolo, simplemente no es aceptable», declaró Sefcovic en un comunicado.

Añadió que ese paso «socavaría la confianza entre la UE y el Reino Unido y comprometería nuestro objetivo final», en referencia a la protección del acuerdo de paz del Viernes Santo «en todas sus dimensiones, al tiempo que se garantiza la seguridad jurídica y la previsibilidad para las personas y las empresas de Irlanda del Norte».

«Tal acción unilateral también socavará las condiciones que son esenciales para que Irlanda del Norte continúe teniendo acceso al mercado único de bienes de la UE», constató.

El protocolo establece que Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario para bienes, por lo que las mercancías que cruzan entre el resto del Reino Unido y ese territorio deben pasar controles aduaneros en los puertos de la región, de manera que se asegure que la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo invisible, clave para el proceso de paz y las economías de la isla.

Sin embargo, la nueva carga burocrática ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en Irlanda del Norte, sobre todo, en la comunidad unionista.

Para resolver algunos de los problemas derivados de la implementación del protocolo y asegurar su total aplicación, la Comisión Europea y el Reino Unido llevan meses negociando posibles soluciones, sin lograr un acuerdo definitivo.

Además, tras la histórica victoria de los nacionalistas del Sinn Féin en las elecciones de Irlanda del Norte, el Partido Democrático Unionista (DUP), segundo en esos comicios, se niega a estar en un Ejecutivo encabezado por el Sinn Féin si las conversaciones que mantienen Londres y Bruselas no desembocan en la eliminación de partes del protocolo.

«Sigue siendo motivo de gran preocupación que el gobierno del Reino Unido tenga la intención de emprender el camino de la acción unilateral», lamentó el vicepresidente de la CE.

Añadió que eso sucede a pesar de las soluciones «impactantes y de amplio alcance» propuestas por la Unión Europea para facilitar la implementación del protocolo.

«En febrero, propusimos al Gobierno del Reino Unido un calendario ambicioso de debates intensivos sobre las cuestiones prácticas pendientes planteadas por la población y las empresas de Irlanda del Norte. Hemos dejado claro que todavía hay potencial por explorar en nuestras propuestas. Aún estamos esperando la respuesta del lado del Reino Unido», dijo Sefcovic.

Subrayó que el Reino Unido y la UE son «socios que se enfrentan a los mismos desafíos globales en los que defender el Estado de derecho y cumplir con las obligaciones internacionales es una necesidad».

«Trabajar codo con codo de manera constructiva es de suma importancia», sentenció.

Truss advirtió a la UE tras la llamada a Sefcovic que su Gobierno «no tendrá más remedio que actuar» si no muestra «la flexibilidad necesaria» para mejorar el protocolo de Irlanda del Norte, que en su opinión está socavando la estabilidad en la provincia.

El Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, estudia impulsar una ley que le permitiría anular unilateralmente disposiciones de ese protocolo firmado con la UE como parte del pacto del Brexit, a lo que los Veintisiete podrían responder con otras medidas punitivas.

De acuerdo con el comunicado británico, en la conversación Truss subrayó que «la prioridad del Reino Unido es proteger la paz y la estabilidad en Irlanda del Norte» y mantuvo que el Protocolo «se ha convertido en el mayor obstáculo para la constitución de un Ejecutivo» en Belfast.

PIDE «MÁS PRAGMATISMO»

La ministra de Exteriores también dijo a Šefčovič que los controles comerciales impuestos hasta ahora «están causando una interrupción inaceptable en el comercio» dentro del territorio británico, que discrimina a los norirlandeses.

Truss defendió ante el comisario europeo de Relaciones Interinstitucionales las propuestas hechas por Londres para facilitar las operaciones y le dijo que la Comisión Europea tiene «la responsabilidad de mostrar más pragmatismo y garantizar que el Protocolo cumpla con sus objetivos originales», de acuerdo con la nota.

La ministra lamentó que el representante comunitario no pueda modificar los términos de la negociación y le avisó de que, «si la UE no muestra la flexibilidad necesaria para ayudar a resolver los problemas», el Gobierno británico, como «responsable», «no tendrá más remedio que actuar».

«The Times» publica este miércoles que el Ejecutivo de Johnson ha recibido el visto bueno de sus asesores legales para tramitar una ley que le permita anular partes del protocolo que él mismo firmó con la UE en 2020 pero que ahora considera insatisfactorio.

Los medios británicos dicen que este proyecto legislativo podría anunciarse la semana próxima, aunque cuenta con la oposición de varios ministros del gabinete y de diputados conservadores.

Editado por M.Moya