Bruselas participará el viernes en la negociación París-Londres por la pesca

Alt= Un arrastrero británico amarrado en el puerto de Le Havre (Francia) tras ser incautado por las autoridades francesas el pasado 27 de octubre de 2021. EFE/EPA/YOAN VALAT

Un arrastrero británico amarrado en el puerto de Le Havre (Francia) tras ser incautado por las autoridades francesas el pasado 27 de octubre de 2021. EFE/EPA/YOAN VALAT

París (EuroEFE).- La Comisión Europea participará el próximo viernes en una nueva reunión de negociación en el conflicto sobre las licencias de pesca entre Francia y el Reino Unido, en lo que parece una victoria de París para salir del marco puramente bilateral de las discusiones.

El portavoz del Gobierno francés, Gabriel Attal, anunció hoy esa nueva reunión, que está programada un día después del encuentro en París entre el ministro británico para Asuntos Europeos, David Frost, y su homólogo francés, Clément Beaune.

En una conferencia de prensa al término del Consejo de Ministros, Attal hizo hincapié en que el contencioso «es una cuestión europea» y por eso consideró «muy importante» la presencia del Ejecutivo comunitario en la convocatoria del viernes.

Attal quiso dejar claro que las medidas de represalia contra el Reino Unido que había anunciado la semana pasada están «suspendidas» pero siguen «encima de la mesa» y Francia está dispuesta a aplicarlas «si no conseguimos un acuerdo».

Ahora el Gobierno francés va a esperar al resultado de los encuentros de mañana y del viernes para decidir.

Según su portavoz, «lo que esperamos es que el Reino Unido respete el acuerdo del Brexit» que firmó después de una larga negociación, y eso incluye las licencias de pesca.

Después de que Londres y las islas anglo-normandas hayan concedido licencias durante las últimas semanas, faltan por aprobar varias decenas de permisos, según el Gobierno francés.

Una situación muy diferente de la de otros países de la UE, que sí han conseguido que Londres dé el visto bueno a la práctica totalidad de sus solicitudes.

PARÍS CONSIDERA «CONSTRUCTIVO» EL AMBIENTE EN SU NEGOCIACIÓN

Por su parte, el secretario de Estado de Transportes de Francia, Jean-Baptiste Djebbari, calificó este miércoles de «constructivo» el ambiente de la negociación con el Reino Unido por las licencias que sus pescadores reclaman para poder faenar en aguas bajo jurisdicción británica e hizo notar que las cosas avanzan.

En una entrevista a la emisora Europe 1, Djebbari destacó que el lunes los británicos otorgaron 49 licencias adicionales y que «hay una negociación hasta el jueves».

Francia había amenazado la semana pasada con aplicar desde el martes 2 de noviembre una serie de medidas de represalia porque reprocha al Reino Unido el bloqueo de una serie de licencias de pesca a las que considera que tiene derecho en virtud del acuerdo sobre el Brexit entre Londres y la Comisión Europea.

Sin embargo, después de entrevistarse en Glasgow con el primer ministro británico, Boris Johnson, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció el lunes a última hora que daba más tiempo a la negociación y que no se aplicarían desde el día 2 las represalias.

Eran esencialmente la prohibición de que los pesqueros británicos desembarquen en los puertos franceses su cargamento y el endurecimiento de los controles a las importaciones de pescado llegadas del Reino Unido.

Aunque los británicos afirman que han dado su visto bueno al 98 % de las demandas europeas, los franceses ponen el acento en que en torno a la mitad de las de sus pescadores han sido rechazadas y que ha habido un trato diferencial.

Djebbari avisó de que «los británicos tienen más que perder por no aplicar el acuerdo del Brexit» que, subrayó, lo acordaron el Reino Unido y la Unión Europea y que tiene implicaciones en ámbitos como los aranceles aduaneros y los intercambios comerciales.

Preguntado sobre la razón de que a pesar de eso la negociación sobre las licencias de pesca se esté llevando en un marco únicamente bilateral, entre París y Londres, el secretario de Estado lo justificó porque sobre esa cuestión «somos los más afectados, porque tenemos más pescadores que faenan en aguas británica y porque somos los vecinos más cercanos».

Editado por Sandra Municio