Bruselas prepara una “acción legal” contra Londres por su decisión en Irlanda del Norte

El primer ministro británico, Boris Johnson. EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) está preparando una “acción legal” para iniciar un “procedimiento de infracción” contra el Reino Unido, dentro de lo previsto en el protocolo de Irlanda del Norte, tras la decisión unilateral de Londres de alterar el acuerdo del Brexit para esa provincia británica, dijo este jueves a Efe un portavoz del Ejecutivo comunitario.

El anuncio que hizo el miércoles el Gobierno de Boris Johnson de que prolongará el período de gracia posbrexit en los controles fronterizos con la provincia británica de Irlanda del Norte ha causado “gran preocupación” en Bruselas, que considera que esa “acción unilateral” puede “violar el derecho internacional”, según advirtió el miércoles por la noche el vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic.

Johnson afirmó que se introducirá unilateralmente “alguna relajación temporal de las medidas operativas” en el llamado protocolo de Irlanda del Norte, en áreas como el suministro de alimentos, a fin de “proteger” la provincia, y supeditadas a mantener conversaciones con la Unión Europea.

Por su parte, el ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, precisó que la intención es prorrogar hasta el mes de octubre el periodo de gracia concedido a supermercados y exportadores que envían mercancías desde Gran Bretaña hasta Irlanda del Norte.

También para Dublín esa decisión “es una clara violación” del protocolo incluido en el acuerdo de retirada firmado por las partes y llega “en el peor momento posible”, cuando se estaban haciendo progresos “conjuntos” para mejorar su funcionamiento, dijo hoy el ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney.

“El incumplimiento de las obligaciones derivadas del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte permitiría a la UE recurrir a los recursos legales disponibles en el Acuerdo de Retirada. Esto implica, como primer paso, iniciar un procedimiento de infracción en los casos específicos previstos por el Protocolo. Actualmente se está trabajando en la acción judicial”, señaló el portavoz de la CE.

El portavoz comunitario puso el acento en que la acción unilateral de Londres “equivale a una violación de las disposiciones sustantivas del Protocolo sobre Irlanda/Irlanda del Norte y de la obligación de buena fe del Acuerdo de Retirada”.

“Es la segunda vez que el gobierno del Reino Unido se dispone a violar el derecho internacional”, señaló en referencia al proyecto legislativo con el que el primer ministro británico, Boris Johnson, intentó el pasado año modificar algunos aspectos del citado protocolo y el acuerdo de Retirada, que finalmente retiró después de que Bruselas le advirtiera de que violaba el derecho internacional.

Por ello, el portavoz corroboró que la Comisión Europea “responderá a estos hechos de acuerdo con los medios legales establecidos por el Acuerdo de Retirada y el Acuerdo de Comercio y Cooperación”.

El pasado mes, el Gobierno británico instó a Bruselas a extender hasta dentro de dos años el periodo de gracia establecido en diversos ámbitos para dar tiempo a organizar los controles aduaneros, unas excepciones que expiran entre marzo y junio.

En virtud del citado protocolo acordado para efectuar la salida de la UE, la región británica de Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario, por lo que las mercancías que cruzan entre ese territorio y el resto del Reino Unido deben pasar controles aduaneros, con una nueva carga burocrática que ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en la provincia.

Esa solución fue acordada tras complejas negociaciones a fin de evitar a toda costa una frontera física entre las dos Irlandas y preservar las condiciones que recoge el acuerdo de paz de Viernes Santo firmado en 1998.

Organizaciones paramilitares unionistas-protestantes norirlandesas anunciaron hoy que retirarán “temporalmente” su respaldo a los acuerdos de paz que pusieron fin al conflicto en la región hace 23 años, ante la inquietud generada en torno al protocolo.

Editado por Miriam Burgués