El brexit dispara el tráfico de camiones entre Francia e Irlanda

Agentes de aduanas franceses en el puerto de Cherburgo (Francia). EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON

Cherburgo (Francia) (EuroEFE).- El brexit ha disparado el transporte directo de camiones entre Irlanda y Francia, que intentan evitar los largos trámites burocráticos que supone entrar y salir de suelo británico con destino a la Unión Europea.

En ningún lugar se aprecia esa tendencia como en la ciudad francesa de Cherburgo (noroeste), que vio en enero cómo el tráfico de camiones que salen o entran a bordo de transbordadores hacia Irlanda se triplicó respecto al mismo mes de 2020 (9.000 frente a 3.000).

«El brexit es una gran oportunidad para Cherburgo, porque es el puerto natural de destino hacia Irlanda», afirma con seguridad Dominique Louzeau, presidente de la Cámara de Comercio de Industria del Oeste de Normandía.

En declaraciones a EFE, y mientras mira el puerto desde su despacho, señala que las autoridades regionales habían anticipado esta tendencia y el año pasado se invirtieron casi seis millones en sus infraestructuras, pero el aumento «ha sido mucho más importante de lo esperado».

Normalmente unos 150.000 camiones usan cada año el llamado «puente terrestre» para cruzar de Irlanda al continente pasando por el Reino Unido, y cree que Cherburgo podría captar alrededor de un 20-25 % de ese volumen, además de su tráfico habitual, entre los transportistas que buscan evitar controles aduaneros y fitosanitarios.

Los números son claros: ahora mismo hay 15 frecuencias semanales de transbordadores de vehículos pesados entre Cherburgo e Irlanda (los puertos de Rosselare y Dublín), frente a las seis que había en diciembre.

Además, la armadora francesa Brittany Ferries comenzó el pasado lunes, 1 de febrero, dos meses antes de lo previsto, sus servicios a Irlanda desde Saint-Malo y Roscoff, en Bretaña, debido a las peticiones de sus clientes.

Y ese mismo día, la danesa DFDS inauguró su línea entre el puerto francés de Dunkerque y Rosselare, con una frecuencia diaria y un trayecto de 24 horas.

Mientras tanto, el tráfico de camiones a través del eurotúnel bajo el Canal de la Mancha cayó en enero un 37 % hasta las 82.484 unidades, informó este viernes Getlink, la empresa dueña de la infraestructura.

Con la nueva competencia y la previsión de que las autoridades británicas puedan agilizar sus trámites burocráticos, en Cherburgo creen que el enorme aumento de enero no podrá mantenerse al completo, pero sí confían en conservar una buena parte.

IMPLICACIONES ECONÓMICAS PARA LA REGIÓN

Las implicaciones económicas para esta ciudad de apenas 80.000 habitantes y su comarca pueden ser «importantes», señala por su parte Yannick Millet, director general del puerto.

Este mes se ha contratado a 32 personas adicionales, operarios de los muelles y agentes de seguridad privada, aunque su continuidad dependerá de que se mantenga buena parte del actual nivel de actividad.

Millet se declara «tranquilo» en este aspecto, ya que el brexit sigue generando conflictos en cuanto a la gestión de la frontera irlandesa y Cherburgo es el puerto mejor equipado y más cercano a Irlanda: menos horas en el barco, menos tiempo que los camiones están parados y más rentabilidad.

Y las dos principales líneas de transbordadores (Irish Ferries y Stena Line) han ampliado también su personal para procesar la creciente demanda de servicios.

Uno de estos refuerzos es el irlandés Eamon Fortune, responsable de operaciones portuarias de Stena, quien ha sido trasladado de forma temporal para apoyar las operaciones de su empresa.

Fortune señala a EFE su convencimiento de que el elevado nivel de tránsito por esta ruta «continuará», aunque advierte de que las armadoras están dispuestas para añadir o quitar líneas y barcos rápidamente «en reacción a la demanda del mercado».

En estos días en que el tránsito es tan intenso, ya que además de los buques de la ruta irlandesa a este puerto llegan también transbordadores de Poole y Portsmouth (Reino Unido), los muelles son un hervidero de trabajadores que preparan las llegadas, camiones y furgonetas que descienden y, tras un tiempo, de vehículos que suben hacia las inmensas bodegas de los buques.

Mientras tanto, los chóferes de los vehículos que van a embarcar cumplimentan formalidades en los mostradores de las navieras, en Aduanas o en el control fitosanitario, o aprovechan para estirar las piernas antes del viaje de 17-18 horas.

Y agentes de seguridad privada y de la Policía del Aire y del Mar vigilan cada vehículo con perros en busca, sobre todo, de inmigrantes irregulares que intenten esconderse en los bajos de los remolques para llegar a las islas.

Con la tradicional ruta de Calais a Inglaterra mucho más vigilada, ha habido un «ligero» aumento de estos intentos en Cherburgo, explica Millet.

Otra peculiaridad del fuerte despegue de esta ruta marítima es que cada vez se transportan más remolques sin camión: trabajadores del puerto con cabezas tractoras especiales los embarcan y desembarcan y los conductores los recogen en los muelles.

Este método ayuda a que quepan aún más vehículos en los buques y evita que los conductores tengan que hacer un test PCR para entrar en otro país.

TAMBIÉN DESDE ESPAÑA

Esta es la modalidad que utiliza unos de los nuevos usuarios de este puerto, Manuel Guerrero, conductor de una empresa logística de Getafe (Madrid), que trae un remolque de verduras para dejarlo casi a pie de barco y recoger otro cargado de productos textiles.

«Ahora están saliendo muchos viajes para aquí arriba», explica a EFE Guerrero, quien hasta este año no había venido a Cherburgo y ya ha realizado tres veces el trayecto desde comienzos de enero.

Ahora un conductor de su empresa llega a diario al puerto francés de lunes a viernes para dejar un contenedor y recoger otro.

Mientras tanto, las operaciones siguen en los muelles. Cuando los barcos atracan o se disponen a zarpar, un rosario de camiones y furgonetas comienza el lento reptar de entrada o salida de las inmensas bodegas.

En este caso están entrando al «WB Yeats», de Irish Ferries, el buque más grande de la ruta: 55.000 toneladas y capacidad para unos 170 tráilers y casi 2.000 pasajeros.

Sin embargo, el auge de Cherburgo para el tráfico de camiones no esconde que, debido a la pandemia, de los 700.000 pasajeros que llegaban cada año al puerto, en 2020 apenas se alcanzaron los 80.000.

Editado por Miriam Burgués