Johnson pedirá una prórroga si no hay acuerdo sobre el «brexit» antes del sábado

Boris

Fotografía de archivo del primer ministro británico, Boris Johnson, antes de una reunión con el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg (no en la foto) en 10 Downing Street en Londres, el 15 de octubre de 2019. (Reino Unido, Londres) EFE / EPA / ANDY RAIN

Londres/Bruselas (EuroEFE).- El primer ministro, Boris Johnson, «cumplirá» con la legislación que le obliga a solicitar una prórroga si no hay acuerdo antes del 19 de octubre sobre el «brexit», afirmó este miércoles el titular británico para la Salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), Steve Barclay; mientras en Bruselas se mantiene un moderado optimismo ante las negociaciones «constructivas» aunque aún quedar puntos abiertos.

En una declaración ante el comité parlamentario para la marcha del país del bloque europeo, Barclay indicó que el líder conservador escribirá una carta a Bruselas solicitando una prórroga, si antes de este sábado Londres y Bruselas no han alcanzado aún un pacto de salida.

«Puedo confirmar, como ha indicado de manera reiterada el primer ministro, que en primer lugar, el Gobierno cumplirá con la ley, y en segundo lugar, cumplirá con las garantías dadas al tribunal (de Escocia) con relación a la legislación», afirmó Barclay, en vísperas de la crucial cumbre europea, convocada para este jueves y viernes en Bruselas.

El ministro para el «brexit» aludió así al dictamen del Tribunal de Sesiones de Edimburgo, que el pasado día 7 desestimó una demanda para obligar a Johnson a solicitar una extensión en caso de que no hubiera un acuerdo.

Esa corte consideró que tanto el líder tory como el Ejecutivo habían proporcionado «garantías inequívocas» de que cumplirán con la llamada «legislación Benn», aprobada por el Parlamento en septiembre, que establece la necesidad de pedir una prórroga de las negociaciones si no hay consenso para el día 19.

Barclay opinó que «lo que es esencial» ahora es alcanzar un pacto con Bruselas y valorar, a continuación, si éste puede ser aprobado en el Parlamento, «y ése es el test en el que estamos centrados», agregó.

«Los asuntos que tenemos ante nosotros hoy, desde el punto de vista del Gobierno, es ver cómo obtenemos un acuerdo y salimos de la UE de manera suave y ordenada, porque el primer ministro y el Gobierno están absolutamente comprometidos a salir el 31 de octubre», dijo.

Los negociadores británicos y del bloque comunitario continúan este miércoles los contactos a fin de llegar a un pacto antes de la citada cumbre, que en principio debe aprobar ese texto.

Las negociaciones recibieron un impulso positivo en los últimos días después de una reunión mantenida entre el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, y Johnson la pasada semana en el noroeste de Inglaterra.

El gran obstáculo de las conversaciones sigue siendo cómo evitar una frontera dura entre las dos Irlandas, para no dañar el proceso de paz en la provincia británica y la economía.

El «premier», que ha repetido que preferiría estar «muerto en una zanja» antes que pedir un retraso a Bruselas, celebra este miércoles una reunión de su Gabinete, en la que informará a sus ministros sobre la marcha de los contactos con Bruselas.

Johnson está obligado por la llamada Ley Benn a pedir una prórroga del «brexit» si todavía no hay acuerdo para el sábado -día 19- a las 22.00 GMT.

El Ejecutivo ha convocado una sesión extraordinaria de la Cámara de los Comunes este sábado si bien la decisión final sobre esa cita se dará a conocer este jueves, dependiendo de si hay acuerdo o no.

Bruselas: negociaciones «constructivas»  con «puntos significativos por resolver»,  cuyo desenlace se conocerá en cuestión de horas

Mientras, desde Bruselas, el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos, dijo este miércoles que las negociaciones sobre el «brexit» están siendo constructivas, pero advirtió de que «todavía quedan puntos significativos por resolver».

En una rueda de prensa, el comisario informó sobre la reunión del colegio de comisarios europeos de este día, en la que el negociador europeo para el «brexit», Michel Barnier, habló del estado de los contactos con los británicos, con vistas a la cumbre que se celebrará el jueves y viernes.

«Las discusiones técnicas continuaron hasta tarde anoche y siguen ahora», dijo el titular de Inmigración, y añadió que, pese a ser «constructivas», hay «muchos asuntos que resolver».

Fuentes diplomáticas coincidieron en señalar que no se está «lejos» de un acuerdo y que se ha «avanzado mucho», pero que corresponde a Barnier determinar si se han dado los pasos suficientes para cerrar un pacto con el Reino Unido.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, declaró este miércoles desde Varsovia que «en siete u ocho horas» se conocerá cuándo se podrá producir el «brexit».

«En teoría, todo debería estar claro en siete u ocho horas», dijo Tusk en declaraciones recogidas por el canal de televisión polaco TVN24.

«Las negociaciones están en curso, todo va bien, pero todo es posible con nuestros socios británicos», matizó.

«En teoría, podríamos llegar a un acuerdo mañana (jueves). Un acuerdo necesario para evitar el caos que supondría el ‘brexit’ sin acuerdo», añadió Tusk.

Barnier declaró el martes que todavía es posible que el bloque alcance un acuerdo esta semana con el Reino Unido para que su salida de la Unión sea ordenada, aunque admitió que cada vez es más difícil lograrlo.

Varadkar es aún optimista 

«Hay un camino hacia un posible acuerdo pero hay muchos asuntos que hay que resolver», afirmó Varadkar en un discurso este miércoles en el ministerio de Agricultura en Dublín, mientras se mantiene la incertidumbre sobre si Johnson podrá cumplir su promesa de sacar al Reino Unido del bloque europeo el 31 de octubre, la fecha fijada.

«Hablé con el primer ministro esta mañana por teléfono y con la Comisión Europea, y creo que estamos haciendo progresos pero hay asuntos que necesitan ser resueltos y soy optimista de que se pueda hacer hoy, lo que permitiría su ratificación mañana por el Consejo europeo y que la Cámara de los Comunes pueda votarlo el sábado, pero si no (es posible) aún hay tiempo», añadió.

El jefe del Gobierno irlandés recalcó que todavía faltan unas semana para el 31 de octubre y «hay una posibilidad de tener otra cumbre (europea) antes, si es necesario».

«Muchas cosas han cambiado en los últimos tres años (desde el referéndum de junio de 2016), muchos giros y vueltas pero nuestros objetivos nunca han variado. Si bien hay poco tiempo, confío en que estos objetivos puedan ser alcanzados», agregó Varadkar al referirse a la intención de conseguir una salida británica ordenada de la UE.

Con la fecha del «brexit» fijada para el próximo 31 de octubre, Bruselas y Londres decidieron intensificar los contactos después de que una reunión el pasado jueves entre el primer ministro británico, Boris Johnson, e irlandés, Leo Varadkar, permitiera, según dijeron, ver «un camino» hacia el consenso.

Los planes de Johnson para sustituir la polémica salvaguarda destinada a evitar una frontera física en la isla de Irlanda tras el «brexit» -escollo para la aprobación de un pacto- fueron rechazados inicialmente por Dublín y Bruselas, pero se entiende que ha podido hacer concesiones que propicien el consenso.

La UE ha insistido al Gobierno británico en que cualquier alternativa para sustituir esta salvaguarda debe ser «legalmente operativa» y cumplir los mismos objetivos: no levantar una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda y mantener la cooperación entre el norte y sur de la isla y la integridad del mercado único.

Edición: Catalina Guerrero