La UE cancela una reunión con el embajador británico por la crisis diplomática con Londres

Boris

Boris Johnson, en una imagen del 30 de diciembre de 2020. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) canceló este jueves una reunión entre el embajador británico en Bruselas, Lindsay Croisdale-Appleby, y el jefe de gabinete del presidente del Consejo Europeo, Frédéric Bernard, como respuesta a la negativa del Reino Unido de conceder el estatus diplomático al embajador de la UE en Londres, una vez que se ha consumado el Brexit.

El encuentro estaba previsto para hoy y era el primero que Croisdale-Appleby hubiera celebrado con las instituciones europeas desde que se consumara la retirada del Reino Unido de la UE, el pasado 1 de enero.

“El motivo es muy claro. Queremos clarificar la situación de nuestro embajador en Londres antes de organizar cualquier reunión aquí en Bruselas”, dijo a Efe una fuente diplomática, preguntada sobre las razones de la suspensión de la reunión, para la que ahora mismo no hay fecha.

La UE se prepara para negociar las cuotas pesqueras con Reino Unido tras el Brexit

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) dieron este lunes unas directrices a Bruselas con vistas a la negociación de las posibilidades pesqueras para 2021 sobre reservas compartidas con el Reino Unido.
Entre otras, esas reservas afectan …

El gobierno del Reino Unido quiere reconocer al embajador europeo, Joao Vale de Almeida, únicamente como representante de una organización internacional, en vez de concederle el estatus diplomático y la inmunidad asociada al cargo de embajador.

En Bruselas no se entiende el cambio de postura de Londres, porque “mientras estaba en la UE, siempre ha defendido que a las delegaciones europeas se les conceda el estatus diplomático”, dijo la fuente.

Así ocurre con las 143 representaciones que la UE tiene en todo el mundo.

El lunes, al término de una reunión entre los ministros de Exteriores de la UE, el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, dijo que “no es una señal amistosa la primera que nos ha enviado el Reino Unido inmediatamente después de abandonar la UE y si las cosas deben continuar así no ofrecen buenas perspectivas”.

Borrell, no obstante, confió en “poder solucionar este tema de forma satisfactoria”, aunque Bruselas aún no sabe cuándo se podrá resolver esta crisis diplomática.

El Parlamento Europeo insta a resolver el conflicto

Mientras, el Parlamento Europeo instó a que el conflicto se resuelva antes de que la Eurocámara vote el acuerdo comercial tras el Brexit.

“No querría que (el conflicto diplomático) se reflejara de manera negativa en el proceso de ratificación del Parlamento Europeo y sería bueno ver esta cuestión resuelta para cuando el Parlamento Europeo sea convocado para dar su veredicto final sobre el acuerdo”, declaró durante un debate en la comisión de Comercio Internacional del PE el eurodiputado Christophe Hansen.

Hansen es uno de los parlamentarios encargados de preparar un informe en el que recomendará al pleno de la Eurocámara dar o no su consentimiento al acuerdo sobre la relación entre la UE y el Reino Unido tras el Brexit.

Por el momento no se ha fijado una fecha para esa votación, que deberá tener lugar antes de que concluya el periodo de aplicación provisional del pacto, una opción a la que se recurrió porque no daba tiempo de ratificar el acuerdo antes del 1 de enero, cuando la legislación comunitaria dejó de aplicarse en territorio británico.

Con la aplicación provisional, el texto entró en vigor el primer día del año, a pesar de que la Unión Europea aún debe finalizar la ratificación.

En principio, el periodo de aplicación provisional termina el 28 de febrero, pero el Parlamento Europeo y los Estados miembros son partidarios de prolongarlo. No obstante, el Reino Unido debería dar su visto bueno a una hipotética prórroga.

Barnier pide “mantenerse alerta”

Por su parte, el exnegociador jefe europeo, Michel Barnier, compareció ante el Comité Económico y Social Europeo para dar cuenta del acuerdo logrado con el Reino Unido el día de Nochebuena, tras unas conversaciones en las que, recalcó, “defender los valores y principios europeos fue siempre el objetivo principal”.

Barnier se refirió al Brexit como “un divorcio desafortunado, pero ordenado”, aunque recordó que aún hay áreas que no han quedado cerradas del todo y que requerirán más negociaciones en el futuro.

Incluso respecto a lo ya acordado, el político francés pidió “mantenerse alerta” para asegurarse de que se cumplen los términos acordados, por ejemplo, en el caso de la igualdad de oportunidades para asegurar la competencia justa a uno y otro lado del Canal de la Mancha.

“Hemos recibido algunas alertas por parte de empresas y todos tenemos un papel que jugar en cuanto a observar riesgos de posibles distorsiones que puedan afectar al empleo. Tenemos que estar preparados”, subrayó Barnier.

Editado por F.Heller y Miriam Burgués