Londres quiere “cambios significativos” en el protocolo norirlandés y Bruselas dice que no renegociará

El negociador jefe británico para los asuntos del Brexit, David Frost. EFE/EPA/FILE/ANDY RAIN/Archivo

Londres/Bruselas (EuroEFE).- El Gobierno del Reino Unido quiere que se introduzcan “cambios significativos” en la implementación del protocolo norirlandés y desea abordar “de manera urgente” sus planes con la Unión Europea, según indicó este miércoles el negociador jefe para los asuntos del Brexit, David Frost. La Comisión Europea advirtió, por su parte, de que no renegociará ese mecanismo.

En una declaración ante los Lores, Frost apuntó que por el momento ambas partes deberían acordar un “parón” para negociar cómo resolver las cuestiones que plantea ese mecanismo, durante el cual se seguiría aplicando el “periodo de gracia” para el comienzo de los controles aduaneros a las mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

“Hemos concluido que ahora no es el momento adecuado de activar el artículo 16” del protocolo, que permite suspender unilateralmente su aplicación, según apuntó Frost, quien agregó, no obstante, que las actuales circunstancias “justificarían” la activación de ese artículo por parte de este país.

El político apuntó que la situación “no puede continuar así” y que el mecanismo genera “cargas considerables” para Irlanda del Norte.

Por ello, afirmó que ambas partes necesitan hallar ahora “un nuevo equilibrio” que busque permitir que los productos que se adhieran tanto a los estándares del Reino Unido como del bloque comunitario puedan circular en Irlanda del Norte.

“Y es un equilibrio que necesita normalizar las bases de gobernanza del protocolo, de forma que la relación entre nosotros y la UE ya no esté dirigida por instituciones de la UE y la Corte Europea de Justicia”, dijo.

El polémico mecanismo mantiene a la provincia británica en el mercado único europeo para bienes a fin de evitar una frontera física con la vecina República de Irlanda -miembro de la UE-, pero impone a cambio controles fronterizos entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, que han generado fricciones económicas y tensiones políticas en la zona.

BRUSELAS ADVIERTE DE QUE NO RENEGOCIARÁ

La Comisión Europea (CE) advirtió este miércoles al Reino Unido de que no renegociará el protocolo incluido en el acuerdo sobre la retirada británica de la UE para evitar una frontera física en Irlanda tras el Brexit.

“Tomamos nota de la declaración hecha hoy por el señor Frost. Seguiremos comprometiéndonos con el Reino Unido, también en lo relativo a las sugerencias de hoy. Estamos preparados para seguir buscando soluciones creativas, en el marco del protocolo, en el interés de todas las comunidades de Irlanda del Norte. Sin embargo, no acordaremos renegociar el protocolo”, aseguró en un comunicado el vicepresidente de la CE Maros Sefcovic.

Recalcó que las acciones “conjuntas” en los organismos conjuntos establecidos en el acuerdo de retirada serán “de suma importancia” en los próximos meses.

“Debemos priorizar la estabilidad y previsibilidad en Irlanda del Norte”, expuso el político eslovaco, quien dijo tener ganas de hablar “pronto” con Frost.

Destacó que la UE ha buscado soluciones “flexibles y prácticas para superar las dificultades” que viven los ciudadanos de Irlanda del Norte con la implementación del protocolo y, en ese sentido, recordó las medidas anunciadas en junio, que incluían cambios en la legislación comunitaria para garantizar el suministro de medicinas desde Gran Bretaña hasta Irlanda del Norte.

En cualquier caso, subrayó que el protocolo es una solución que acordaron tanto los Veintisiete como el actual Gobierno del Reino Unido.

Detalló que los objetivos de ese remedio son proteger los acuerdos de paz del Viernes Santo, mantener la paz y estabilidad en Irlanda del Norte, evitar una frontera física en la isla de Irlanda y preservar la integridad del mercado único comunitario.

“Para lograr esos objetivos, el protocolo debe implementarse. Respetar las obligaciones legales internacionales es de suma importancia”, constató.

Editado por Miriam Burgués