Borrell dice que Nicaragua está en una situación «nefasta» y espera que la UE pueda hacer presión

AltEl-alto-representante-de-la-UE-para-la-Politica-Exterior-Josep-Borrell-este-lunes-en-Luxemburgo.-EFE-EPA-JULIEN-WARNAND.jpg

El alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, este lunes en Luxemburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

Luxemburgo (EuroEFE).- El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró que Nicaragua está en una situación «muy nefasta» y confió en que el club comunitario pueda hacer «presión» sobre el régimen tras el debate en el que los ministros comunitarios abordarán este lunes la reacción que deberán tener los Veintisiete a las elecciones en ese país.

«Espero poner más presión sobre el régimen», declaró el político a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) que se celebra en Luxemburgo, tras ser preguntado por sus expectativas ante el debate de los jefes de la diplomacia de los Estados miembros.

La situación en el país latinoamericano es «muy nefasta», recalcó.

Los ministros de Exteriores se reúnen en un encuentro en el que España ha pedido abordar la reacción que deberán tener los Veintisiete a las elecciones de Nicaragua del 7 de noviembre en las que los principales rivales al presidente Daniel Ortega están encarcelados.

 

«Tenemos una idea clara de lo que va a pasar. Básicamente, no se permitirá a la oposición participar en las elecciones y es evidente que se está preparando todo para unas elecciones que no serán ni libres ni democráticas», dijo una fuente europea.

Ante una situación en la que hay «un claro giro autoritario del régimen» de Ortega, «probablemente habrá un rechazo a reconocer el resultado» de los comicios, porque no representará la opinión de los nicaragüenses, aseguró la misma fuente.

Interrogado por la decisión del Gobierno venezolano de suspender el diálogo con la oposición y por si ello supone un cambio en las condiciones para el envío de una misión de observación electoral a los comicios regionales de este año en Venezuela, Borrell prefirió no responder.

«Sobre la misión de observación electoral en Venezuela, creo que ya he dicho todo lo que tenía que decir», comentó.

El viernes, desde Washington, Borrell aseguró que EE.UU. apoya el envío de una misión de observación electoral europea a los comicios de Venezuela.

Borrell defendió el envío de una misión de observación electoral, ya que «no son elecciones presidenciales ni legislativas, son regionales y locales» y «hay muchos alcaldes y presidentes de estados que están en el cargo y quieren repetir sus mandatos».

«A mí me parece razonable que haya un esfuerzo, no para apoyar a la oposición, sino de que haya garantías para que las elecciones sean lo máximo posible libres», indicó a los periodistas.

El próximo 21 de noviembre, Venezuela celebrará las elecciones regionales y locales, en las que los ciudadanos elegirán a los gobernadores de 23 estados que conforman el país y a los alcaldes de 335 municipios, así como a los representantes de los consejos legislativos.

NO HAY «GARANTÍAS MÍNIMAS»

Por su parte, el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, dijo que en Nicaragua «no se dan las garantías mínimas» para que la UE considere «creíbles» las elecciones del próximo 7 de noviembre.

«En estos momentos asistimos a una deriva que cuando menos, podemos calificar de autoritaria», dijo Albares a su llegada a la reunión que los ministros de Exteriores de la UE celebran en Luxemburgo.

«Lo que tenemos que analizar es cómo poder revertir la situación y cómo debemos actuar si como todo apunta, las elecciones del 7 de noviembre se van a celebrar sin ninguna garantía», continuó el ministro.

Aseguró además que España va a poner encima de la mesa «distintas acciones que se puedan tomar, según vayan avanzando los acontecimientos», si bien no concretó cuáles pueden ser estas medidas.

Editado por Miriam Burgués