La reelección de Ortega carece de legitimidad para la UE

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en Managua (Nicaragua). EFE/ Jorge Torres / Archivo

Bruselas / Madrid / Berlín / Washington / Moscú (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) considera que la reelección de Daniel Ortega como presidente de Nicaragua, con el 74,99 % de los votos, carece de «legitimidad» al celebrarse los comicios generales de este domingo «sin garantías democráticas» y completan la conversión del país en un «régimen autocrático».

En una declaración por escrito en nombre de los Veintisiete, el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, hizo un llamamiento a Ortega para que libere de forma «inmediata e incondicional» a todos los presos políticos y anule los procedimientos judiciales en su contra, «devuelva la soberanía de Nicaragua al pueblo nicaragüense», y no descartó adoptar restricciones que «puedan ir más allá» de las individuales.

Pese a que la UE «ha evitado cuidadosamente cualquier medida que pudiera potencialmente agravar las penurias del pueblo nicaragüense y se ha dirigido sistemáticamente solo a los responsables de los desarrollos antidemocráticos», considera en este momento «todos los instrumentos» a su «disposición para tomar medidas adicionales, incluidas aquellas que puedan ir más allá de las restricciones individuales», precisó.

El exguerrillero sandinista, que el jueves cumple 76 años y está en el poder desde 2007, buscaba su quinto mandato presidencial de cinco años y cuarto consecutivo, entre cuestionamientos a su legitimidad por la detención de siete aspirantes presidenciales de la oposición que se perfilaban como sus principales contendientes y por la eliminación de tres partidos políticos.

La integridad del proceso electoral fue «aplastada» por «el encarcelamiento sistemático, el hostigamiento y la intimidación de precandidatos presidenciales, líderes de oposición, líderes estudiantiles y rurales, periodistas, defensores de derechos humanos y representantes empresariales», denunció Borrell.

Para los Veintisiete, el Gobierno de Nicaragua no solo ha privado al pueblo de Nicaragua del derecho civil y político al voto en unas elecciones «creíbles, inclusivas, justas y transparentes», sino que también ha incumplido sus propios compromisos en materia de derechos humanos y libertades fundamentales en virtud de la Constitución de Nicaragua, la Carta Democrática Interamericana y pactos internacionales de los que el país es parte.

Además, añadió Borrell en su declaración en nombre de la UE, el pueblo nicaragüense ha sido privado de su libertad de expresión, asociación y reunión pacífica.

Las voces disidentes son «silenciadas», decenas de organizaciones de la sociedad civil han sido «ilegalizadas» y la represión estatal es «implacable», remarcó.

El jefe de la diplomacia europea recordó que, tras las protestas sociales que estallaron en la primavera de 2018, el Gobierno de Nicaragua desató «la violencia contra su propio pueblo, dejando a su paso muerte, desaparición forzada, encarcelamiento, maltrato y exilio masivo y convirtiendo al país en una república del miedo».

«Las elecciones del 7 de noviembre completan la conversión de Nicaragua en un régimen autocrático», afirmó Borrell, en nombre de los 27.

Destacó también que la UE ha pedido constantemente que se respeten los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho, y aseguró que «seguirá haciéndolo».

Asimismo, Borrell reafirmó el compromiso de la Unión Europea de seguir apoyando el desarrollo económico y social de los sectores más vulnerables de la sociedad nicaragüense.

«Las autoridades nicaragüenses deben poner fin a la represión y restablecer el pleno respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos civiles y políticos», insistió el exministro español.

Y, por último, reclamó que se autorice a «regresar» a Nicaragua los organismos internacionales de derechos humanos como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

LAS ELECCIONES DE NICARAGUA «HAN SIDO UNA BURLA»

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha asegurado que lo celebrado este domingo en Nicaragua “no se puede llamar elecciones, han sido una burla” al pueblo de Nicaragua, a la UE, la comunidad internacional y a la democracia, y ha exigido la liberación de los opositores y periodistas detenidos.

Así lo ha subrayado a su llegada a la Casa de América para asistir a la celebración del 70 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y mantener un encuentro con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

“No ha habido elecciones justas, libres ni competidas”, ha destacado albares, que ha recordado que “los opositores que deseaban competir están en la cárcel en estos momentos y exigimos su liberación como venimos haciendo desde agosto”, cuando España retiró a su embajadora en Managua en señal de protesta.

Las elecciones tampoco han contado con “ningún tipo de verificación” por lo que “no tienen ninguna garantía para el Gobierno de España, como tampoco la tienen para la comunidad internacional y la UE”.

El ministro ha señalado que España ha planteado esta cuestión ante la UE y ha encontrado “el respaldo de toda la UE” y del alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, quien “se ha expresado con mucha claridad”.

También ha mostrado su “solidaridad y cercanía” con el pueblo de Nicaragua y ha reiterado la exigencia de que los detenidos en las últimas semanas sean liberados.

Coincidiendo con las declaraciones de Albares, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha publicado un comunicado en el que tilda la convocatoria electoral de “burla y de ser “unos comicios, a todas luces, fraudulentos” a los que no dará credibilidad ni legitimada alguna.

Además, el comunicado subraya que el Gobierno de España exige a las autoridades de Nicaragua que pongan en libertad “con carácter inmediato e incondicional a todos los presos políticos y manifestantes encarcelados arbitrariamente y que se anulen sus procesos judiciales”.

Pide igualmente que se restituyan y garanticen los derechos fundamentales del conjunto de la ciudadanía y se ponga “fin a la represión y el hostigamiento”, condena el cierre de medios de comunicación críticos con el régimen y exige que se revierta la expulsión de periodistas nicaragüenses, así como la denegación de entrada al país a corresponsales internacionales.

Finalmente, el comunicado requiere al Estado de Nicaragua a que cumpla con los compromisos internacionales contraídos en materia de derechos humanos y con sus propios preceptos constitucionales, así como que se permita el regreso al país de los mecanismos internacionales de supervisión.

 «REGRESAR AL PROCESO DEMOCRÁTICO»

Por otro lado, el Gobierno alemán llamó hoy al Ejecutivo nicaragüense a regresar al proceso democrático y criticó que las elecciones generales de este domingo en Nicaragua no cumplieron con los estándares mínimos.

«Llamamos al gobierno en Nicaragua a regresar al proceso democrático y a poner en libertad de inmediato a los presos políticos», dijo la portavoz de Exteriores Andrea Sasse en una rueda de prensa ordinaria.

Agregó que en opinión del Gobierno alemán y del Ministerio de Exteriores, estos comicios no cumplieron «las condiciones mínimas de una elección libre y justa».

Subrayó, en particular, que muchos líderes opositores se encuentran presos o en el exilio y que «por ello no tuvieron posibilidad de participar en las elecciones».

BIDEN VE «UNA ELECCIÓN DE PANTOMIMA» EN NICARAGUA

El presidente de EE.UU., Joe Biden, calificó este domingo de «pantomima» las elecciones en Nicaragua y amenazó con usar «todas las herramientas diplomáticas y económicas» a su disposición para pedir responsabilidades al presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

«Lo que el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, orquestaron hoy fue una elección de pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática», afirmó Biden en un comunicado distribuido por la Casa Blanca.

El mandatario urgió al «régimen de Ortega-Murrillo» a tomar «inmediatamente» los pasos necesarios para «restaurar» la democracia y pidió que se libere «inmediata e incondicionalmente» a los opositores que fueron encarcelados antes de los comicios, entre los que se incluyen siete aspirantes presidenciales.

Hasta que eso ocurra, avisó Biden, Washington, en coordinación con otros miembros de la comunidad internacional, «usará todas las herramientas diplomáticas y económicas» a su disposición para ayudar al pueblo de Nicaragua y pedir responsabilidades a Ortega, Murillo y aquellos que «facilitan sus abusos».

La Administración estadounidense ya había adelantado que estaba coordinándose con otros países para responder a los comicios.

Aunque el gobernante no ofreció detalles sobre cuál será su estrategia, recordó que la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) obliga al continente americano a «defender los derechos democráticos del pueblo nicaragüense».

Biden no llegó a decir expresamente que desconoce los resultados electorales de este domingo, aunque sí consideró que Ortega y Murillo ya no tienen un «mandato democrático».

«Impopulares desde hace mucho tiempo y ahora sin un mandato democrático, la familia Ortega y Murillo ahora gobierna Nicaragua como autócratas, sin diferenciarse de la familia Somoza contra la que Ortega y los sandinistas lucharon hace cuatro décadas», manifestó Biden.

Con el apoyo de Washington, tres miembros de la familia Somoza (primero Anastasio Somoza García y luego sus dos hijos) gobernaron Nicaragua desde 1934 hasta 1979, cuando fueron derrocados por los guerrilleros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) durante la Revolución Sandinista.

MOSCÚ: LAS ELECCIONES CUMPLIERON CON LAS LEYES LOCALES

Las elecciones generales en Nicaragua de este domingo se celebraron de forma «organizada» y cumplieron con la legislación local, afirmó hoy el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

«Enviamos a observadores (…) y, de acuerdo con su testimonio, los comicios se celebraron de forma organizada y con el cumplimiento de la legislación nicaragüense, la reglas epidémicas impuestas por la covid-19 y una significativa participación ciudadana», dijo Lavrov en una rueda de prensa conjunta con su homólogo de Venezuela, Félix Plasencia.

Lavrov agregó que las elecciones se celebraron en medio de «presiones sin precedentes» sobre las autoridades de Nicaragua y que EE.UU. comenzó una campaña para evitar el reconocimiento de sus resultados.

«Solo el pueblo de Nicaragua tiene derecho a decidir sobre la legitimidad de los procesos electorales en su país», dijo Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa agregó que las presiones sobre Nicaragua «no comenzaron ahora», sino que se remontan a 2018.

«Y, lamentablemente, los intentos de derrocar al Gobierno continúan y no se maquillan», aseveró.

 

Editado por Sandra Municio

En ausencia de la OEA y la UE, ¿quién observará las elecciones en Nicaragua?

Los observadores internacionales que habitualmente acompañan los procesos electorales en Latinoamérica, como la OEA, la Unión Europea (UE) y el Centro Carter, estarán ausentes en los comicios generales del próximo domingo en Nicaragua.