La UE lamenta que personas controvertidas ganen curules de víctimas colombianas

UE lamenta personas controvertidas ganen curules víctimas colombianas

(i-d) El jefe adjunto de la MOE-UE, José Antonio de Gabriel, el jefe de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en Colombia, Javi López, y la jefa de la Delegación del Parlamento Europeo, Izaskun Bilbao, ofrecen hoy un balance sobre los comicios legislativos colombianos y las consultas internas para las presidenciales, en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

Bogotá (EuroEFE).- La Misión de Observación Electoral de la UE (MOE UE) lamentó este martes que personas «controvertidas» hayan sido electas en Colombia para las llamadas «curules de paz», asientos en la Cámara de Representantes reservados para las víctimas del conflicto armado, en las elecciones legislativas del domingo.

En estas votaciones, que se realizaban por primera vez en el país en un proceso histórico y que se dibujaba modélico a nivel mundial por dar voz y voto político a las víctimas de un conflicto, resultaron elegidos el hijo del exjefe paramilitar «Jorge 40» y familiares y personas con vínculos con partidos tradicionales.

El jefe de la MOE UE, el eurodiputado español Javier López, al ser preguntado sobre este primer caso, aseguró hoy que «algunos nombres» elegidos «como mínimo son controvertidos para buena parte de las víctimas del país, es una realidad innegable».

«Creemos que es muy relevante que la representación política en la Cámara de Representantes cumpla el espíritu que el acuerdo de paz llevó de concordia y de voluntad de representación de las víctimas», dijo López en la presentación del informe preliminar de dicha misión sobre las legislativas, que incluyeron las «curules de paz» así como consultas internas de partidos para las presidenciales.

 

FALLAS DETECTADAS

En general, la puesta en marcha de las votaciones en las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz (CITREP) fue «positiva», pero la Misión detectó «fallos de diseño» en esta votación, como la «exclusión de cabeceras municipales» de la votación, ya que las víctimas solo podían votar en las zonas rurales y aisladas de estas circunscripciones.

Este hecho excluyó, según la MOE UE, a «muchos desplazados de la zona de conflicto» que viven en las cabeceras.

También detectaron fallos en la financiación de las candidaturas de las víctimas, ya que por ley todo dinero gastado en campaña debía ser público, pero al haber demoras en los pagos muchos tuvieron que emplear dinero de sus bolsillos y otros recibieron de partidos tradicionales o incluso de grupos armados.

En ese sentido, la jefa de la delegación del Parlamento Europeo en la Misión, Izaskun Bilbao, habló de la «infiltración de partidos políticos y grupos armados» en las campañas a los CITREP, y López apuntó que, a pesar de «los esfuerzos del Gobierno para construir esquemas de seguridad» para los candidatos por la violencia en los territorios, estos fueron «aún insuficientes».

La Misión de la UE desplegó el domingo 140 observadores, incluidos varios eurodiputados, en 29 departamentos del país, en un «operativo que nos permitía tener un verdadero termómetro de un país tan diverso como es Colombia».

 

El análisis preliminar destaca que la votación y el recuento fueron «desarrollados de forma transparente», que los nuevos materiales electorales, con tarjetones simplificados, «funcionaron de forma notable» y consiguieron reducir los votos nulos y que el ente organizador, la Registraduría, «ha demostrado un alto nivel de profesionalidad».

COMPRA DE VOTOS

Pero los observadores europeos «constataron numerosos indicios de compra de votos y presenciaron incluso algunos casos, especialmente en la región del Atlántico y los CITREP», añadió López, mientras que Bilbao agregó reportes de ese mismo fenómeno en el caribeño departamento de Bolívar.

La compra de votos en un problema denunciado en múltiples elecciones colombianas, incluso con casos judiciales en marcha contra congresistas, y que salpican a algunos nombres participantes en estos comicios.

Este fenómeno se aprovecha de la pobreza y de la poca observación en zonas rurales. En el departamento del Chocó, en la costa pacífica, por ejemplo, un observador de otra misión electoral comentó a Efe el caso de una mujer indígena que acababa de dar a luz hacía menos de una semana y que estaba yendo a varios centros de votación acompañada por otra persona buscando a quien le pagase por votar.

Otra mujer mayor chocoana se acercó el domingo a uno de los puestos de CITREP exclamando que «si no hay plata, no voto», sin vergüenza y como un hecho cotidiano, según pudo comprobar Efe cuando acompañaba a la Misión de Observación de la UE.

Dicha misión también estará presente durante las elecciones presidenciales de Colombia del 29 de mayo, que podrían tener una segunda vuelta el 19 de junio.

Editado por Miriam Burgués