TJUE: Reino Unido incumplió las obligaciones de control aduanero y recursos propios

TJUE afirma Reino Unido obligaciones de control aduanero

Vista de las banderas del Reino Unido y de la UE en una imagen de archivo. EFE/EPA/MICHELE TANTUSSI / POOL

Bruselas (EuroEFE).- El Reino Unido incumplió sus obligaciones sobre controles aduaneros y la aportación al presupuesto comunitario de recursos propios al no adoptar medidas para combatir el fraude relacionado con importaciones de productos textiles y calzado chinos valoradas por debajo de su precio real, según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Los derechos de aduanas son una de las principales fuentes de financiación del presupuesto comunitario. Los Estados miembros son responsables de recaudarlos y después ponen a disposición de la Comisión Europea (CE) la mayor parte de ellos, que constituyen uno de los principales recursos propios del presupuesto de la UE.

La sentencia, dictada este martes, hace referencia a un periodo en el que el Reino Unido aún era Estado miembro de la Unión.

En la UE están abolidas las cuotas para las importaciones de productos textiles, también para las procedentes de China, desde el 1 de enero de 2005.

En 2007, 2009 y 2015, la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) informó a los Estados miembros del riesgo de que llegaran importaciones textiles y de calzado chinas con valores muy inferiores a su precio y realizadas por empresas fantasma registradas solo para dar apariencia de legitimidad a transacciones fraudulentas.

La OLAF pidió a los países supervisar esas importaciones, llevar a cabo los controles aduaneros apropiados y tomar medidas de salvaguarda si había sospechas de precios facturados artificialmente bajos.

Así, la OLAF desarrolló una herramienta para evaluar riesgos que proporcionaba un precio mínimo aceptable que permitía a las autoridades aduaneras detectar precios particularmente bajos de las importaciones.

En 2011 y 2014, el Reino Unido participó en operaciones de supervisión que llevaron a cabo la Comisión y la OLAF para contrarrestar los riesgos de que se introdujeran importaciones con precios inferiores a los que les corresponden, pero sin aplicar los importes mínimos aceptables calculados por la herramienta desarrollada por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude.

Tampoco se ejecutaron las demandas de pagos adicionales emitidas por las autoridades del Reino Unido tras tales operaciones.

Sin embargo, en reuniones bilaterales con Londres, la OLAF recomendó a las autoridades británicas usar indicadores como el precio mínimo aceptable. La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude detectó también que las importaciones fraudulentas que llegaban al Reino Unido estaban creciendo debido a los controles aduaneros inadecuados.

Según la OLAF, el Reino Unido no siguió sus recomendaciones, con lo que se pusieron en circulación en el mercado único productos no sometidos a controles adecuados y no se recaudaron derechos aduaneros que debían haber llegado a la Comisión Europea para el presupuesto.

Al considerar que no se había trasladado la cantidad adecuada de derechos aduaneros ni tampoco del IVA (otro recurso propio) por la venta de esos productos chinos la Comisión llevó el caso al TJUE.

En su sentencia, la corte señala que el Reino Unido incumplió sus obligaciones al no aplicar medidas de control aduanero efectivas ni tener en cuenta los importes correctos de los derechos aduaneros.

También constata que Londres no proporcionó a la CE la información necesaria para calcular las cantidades de derechos aduaneros y recursos propios que aún debía el Reino Unido.

A la hora de calcular las pérdidas de recursos propios para el presupuesto, la Comisión establecía la cantidad en 2.679.637.088,86 euros.

El TJUE indica que, dado que la imposibilidad de realizar verificaciones es consecuencia de que las autoridades aduaneras no realizaran los controles apropiados, un método de cálculo de las pérdidas basado en datos estadísticos, más que en un sistema para determinar el valor en aduanas de las mercancías afectadas, está permitido.

El tribunal, de todas formas, rechaza en parte el cálculo de la CE al considerar que no ha demostrado de manera suficiente en derecho que dichos importes sean completos.

Aun así, el TJUE aprueba el método de la CE para estimar la pérdida de recursos propios para parte del periodo de la infracción, dado que el sistema no conduce a una sobreestimación clara.

La corte añade que no le corresponde recalcular lo que debe pagar Londres y que debe hacerlo la Comisión.

Editado por Sandra Municio

La OLAF y la OMA refuerzan su cooperación para combatir el fraude aduanero

Bruselas (EuroEFE).- La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) y la Organización Mundial de Aduanas (OMA) firmaron este lunes un nuevo acuerdo operativo y de intercambio de información para ampliar su cooperación, centrada hasta ahora en la incautación …