El Consejo de Europa denuncia el uso de pisos turísticos en España para explotación sexual

Concentración convocada por varias asociaciones feministas para reclamar la abolición de la prostitución, en la plaza Mayorde Gijón. EFE/ Alberto Morante/archivo

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- El Grupo de expertos contra la trata de personas (Greta) del Consejo de Europa denunció hoy en su informe anual 2020 la utilización de apartamentos turísticos en España con el objetivo de cometer delitos de explotación sexual.

“En España, los delincuentes utilizan cada vez más las plataformas digitales, como Airbnb, para alquilar apartamentos donde se lleva a cabo la explotación sexual, lo que reduce la capacidad de las fuerzas del orden para detectar a las víctimas”, asegura el documento.

Este es uno de los ejemplos que recoge el informe, que añade que, tras la decisión adoptada el 16 de marzo de 2020 de cerrar los locales de prostitución en Alemania, ha habido un aumento de la prostitución encubierta, junto a condiciones de mayor explotación”.

El informe destaca el “impacto preocupante” que la pandemia de la covid-19 está teniendo en la trata de personas en Europa y señala que los países “deberían hacer más para prevenirla”.

Según la presidenta de Greta, la alemana Helga Gayer, “los efectos de la pandemia han hecho que las víctimas de la trata de personas sean aún más vulnerables”.

Añadió que “las ONG de primera línea informan de retrasos en la identificación de personas como víctimas de trata, lo que afecta gravemente a su acceso a un alojamiento seguro, atención médica y el apoyo que tanto necesitan, y las expone a sufrir más abusos”.

Lamentó Gayer que, a pesar del aumento de la explotación sexual y la actividad delictiva en internet, “la escasez de recursos y las demoras en el sistema de Justicia están obstaculizando los esfuerzos para hacer que los traficantes rindan cuentas y reparen a sus víctimas”.

El informe recoge como buena práctica la adopción del plan de contingencia contra la violencia de género debido a la crisis de la covid-19 por el Ministerio español de Igualdad, que prevé proteger a las víctimas de explotación sexual y facilitarles servicios y recursos.

El texto aplaude el proyecto REST (Refuerzo de la protección de víctimas de la trata), cuyo programa piloto realizado por ONG de seis países para identificar y orientar a víctimas potenciales entre demandantes de asilo se ha aplicado en el aeropuerto de Barajas.

Rusia es el único Estado europeo que no ha ratificado el Convenio contra la trata de personas del Consejo de Europa.

Editado por Virginia Hebrero