Opositores cubanos en Europa se reúnen para pedir más colaboración a la UE

Opositores cubanos en Europa se reúnen para pedir más colaboración a la UE

Dos hombres colocan una bandera cubana sobre una fachada en La Habana (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa /Archivo

Bruselas (EuroEFE).- Varias agrupaciones de opositores cubanos residentes en Europa iniciaron este jueves en Bruselas una conferencia para analizar la falta de derechos humanos en la isla y pedir a las autoridades comunitarias una mayor colaboración.

El evento, que se alargará durante cuatro días, hasta el domingo, y ha sido bautizado como la primera Cumbre de Cubanos Libres en Europa, deberá servir, a juicio de los organizadores, para que se reconozca a las entidades opositoras en el exilio como «un interlocutor válido de la sociedad civil» de la isla.

Según declaró a Efe Lia Randich, una de las promotoras de la conferencia, su actividad busca «difundir la realidad cubana», a fin de lograr un mayor apoyo en la Unión Europea y sus Estados miembros.

«Europa no hace absolutamente nada. Desafortunadamente, algunos países desconocen la realidad y otros la ignoran», exclamó esta opositora afincada en Ibiza (España).

Y añadió: «Cuba no es firmante de ninguno de los acuerdos en materia de derechos humanos y libertades, pero se beneficia de todo aquello que, democráticamente, le sirve Europa. No es serio ni consecuente», denunció.

En este sentido, el presidente de la Alianza Internacional de Cubanos Libres, Léo Juvier-Hendrickx, aseguró durante su intervención en la conferencia que «la UE es el mayor socio económico de Cuba», sobre todo, dijo, gracias a la financiación que realiza en materia de programas de cooperación y desarrollo.

«Es dinero que se da para programas de agricultura. Dicen (en el gobierno de la isla) que Cuba necesita comida y el mundo les da dinero para que creen autoabastecimiento, pero nosotros sabemos la realidad: que el pueblo vive en la calle, haciendo colas, y que los niños y los mayores no comen», afirmó este opositor afincado en Bélgica.

E insistió: «Queremos hacer un plan y decirles (a los políticos europeos): ‘Queremos que nos acompañen’. Queremos colaborar con ellos y que nos ayuden, porque Europa es fundamental para lograr la libertad de Cuba», sentenció Juvier-Hendrickx.

A lo largo de cuatro días los asistentes intercambiarán ideas con el objetivo de aprobar el domingo una lista de conclusiones que será bautizada como la «Declaración de Bruselas».

La primera sesión de este jueves estuvo marcada por la irrupción en el evento de una espontánea que, según los organizadores, no estaba registrada como invitada al acto, y entró a la sala de conferencias sin pedir permiso a los miembros que vigilaban los accesos.

Los promotores de la «cumbre» la acusaron de ser una «provocadora» afín al Gobierno cubano y le confiscaron el teléfono móvil con el que estaba grabando la sesión, para después terminar golpeándolo contra una mesa, aunque ella esgrimió, en todo momento, que era una periodista y que iba identificada con una supuesta acreditación de prensa.

Editado por M.Moya