La OTAN acordará examinar más despliegues en el este a más largo plazo

OTAN acordará examinar más despliegues en este

El secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg, en una imagen de archivo. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Defensa de la OTAN esperan acordar en su reunión extraordinaria de este miércoles en Bruselas evaluar el despliegue de más fuerzas y equipos preposicionados en el este de la Alianza, ante la agresión de Rusia a Ucrania y la integración de las fuerzas militares rusas y bielorrusas.

«Tenemos que reajustar nuestra postura militar para esta nueva realidad», anunció el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa en la víspera de la reunión de ministros, a la que también se unirán sus homólogos de Suecia, Finlandia, Georgia y Ucrania (este por videoconferencia), así como el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

El político noruego compareció ante los medios poco antes de informar de la convocatoria de una cumbre extraordinaria presencial de los líderes de la Alianza el próximo 24 de marzo en Bruselas, para abordar las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, mostrar el «firme» apoyo aliado a ese país y seguir reforzando la disuasión y la defensa de la Alianza.

Pero antes de esa cita explicó que los ministros no solo debatirán mañana la respuesta inmediata a esa crisis, sino que también estudiarán la «necesidad de reajustar nuestra presencia, nuestra disuasión y nuestra postura de defensa», lo cual llevará «algo más de tiempo» porque deberán evaluar diferentes opciones.

«Espero que los ministros, cuando se reúnan mañana, acuerden encargar a nuestros mandos militares que nos asesoren para realizar adaptaciones a más largo plazo», avanzó.

Stoltenberg pidió distinguir entre la respuesta inmediata que la OTAN ha iniciado ante la guerra en Ucrania para dar seguridad a los aliados -y que ya le ha llevado a desplegar decenas de miles de tropas más e incrementar su poder aéreo y naval-, y el ajuste a más largo plazo de la postura militar, para la que «nos tomaremos algo más de tiempo antes de adoptar decisiones definitivas».

Confió en que esas decisiones lleguen en la cumbre de la OTAN a finales de junio en Madrid.

En concreto, apuntó a que los cambios en la postura de defensa aliada podrían incluir un «aumento sustancial» de las fuerzas en la parte oriental de la Alianza, con una «mayor disponibilidad y con más equipos preposicionados».

También examinarán la posibilidad de «aumentar considerablemente» los despliegues aéreos y navales, reforzar la defensa aérea y antimisiles integrada y las ciberdefensas, y realizar más ejercicios y de mayor envergadura.

ARMAS QUÍMICAS Y DRONES RUSOS

Stoltenberg expresó asimismo la preocupación de la Alianza por que Rusia pueda orquestar una operación «de falsa bandera» que incluya la utilización de armas químicas en Ucrania, a la que ha acusado previamente de albergar ese tipo de armamento. «Eso es sólo otra mentira», comentó.

Igualmente, pidió evitar los accidentes e incidentes que podrían tener lugar en territorio aliado a consecuencia de la guerra en Ucrania, e instó a que si suceden, «no escapen de control», tras la expansión de los combates a la zona occidental de Ucrania, incluido un ataque ruso en la noche del sábado contra una base de entrenamiento situada a unos 20 kilómetros de la frontera de Polonia, miembro de la OTAN y de la Unión Europea.

Además, los últimos días han aparecido informaciones sobre drones rusos detectados en Polonia y Rumanía, mientras que el 9 de marzo otro dron de fabricación rusa procedente de Ucrania se estrelló en Zagreb, tras sobrevolar Rumanía, Hungría y Croacia, sin ocasionar víctimas.

En el caso de esa aeronave, Stoltenberg afirmó que las indicaciones que tienen «por ahora» señalan «que no era un dron armado» -a pesar de que el domingo el ministro croata de Defensa, Maro Banozic, comunicó que llevaba una carga explosiva- y que «se había desviado de su rumbo y que se quedó sin combustible».

Fuentes aliadas, por su parte, confirmaron que se trataba de un aparato operado por Rusia.

«Nuestros comandantes militares también tienen líneas con los comandantes rusos para ayudar a evitar incidentes y accidentes y para evitar también que escapen de control si suceden», dijo.

En cualquier caso, «un ataque contra un aliado provocará una respuesta de toda la Alianza», recalcó.

CREMATORIOS MÓVILES

Se calcula que Rusia ya ha usado a entre el 80 y el 90 % de las tropas que fue acumulando en la frontera con Ucrania en las semanas previas a la invasión, cuando mantenía que se trataba solo de unas maniobras, además de 10.000 chechenos y 16.000 sirios, amén de otros reclutas.

Pero se ha encontrado con una resistencia inesperada en un país de 45 millones de habitantes y algo más extenso que Francia, que empezó a adquirir capacidades militares tras la invasión de Crimea.

Eso explicaría las bajas rusas, que según diversas fuentes estarían en torno a los 8.000 o 9.000 muertos, cuyos cadáveres estarían en fosas comunes, abandonados en los campos o habrían sido incinerados en crematorios móviles.

Editado por Miriam Burgués