Países de UE ven nueva propuesta de defensa equilibrada y ambiciosa

UE defensa brújula estratégica

Un piloto en la Base Aérea de Gando (Gran Canaria). EFE/Elvira Urquijo A./Archivo

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Defensa de la Unión Europea mostraron este martes su buena acogida a la nueva propuesta para la defensa europea hasta 2030, que pretende dar más autonomía y capacidad de acción a la UE, y la tildaron de equilibrada a la vez que ambiciosa.

“No es otro documento político, es una guía para la acción con medidas y calendarios concretos”, recalcó el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, autor de la estrategia conocida como “Brújula Estratégica” que presentó a los ministros durante un Consejo en Bruselas y que el lunes debatieron ya junto a sus homólogos de Exteriores.

Borrell pidió “aprender de las lecciones del pasado” y “cambiar el método” de acción de la UE para ganar relevancia como proveedor de seguridad internacional, de manera que ahora sean las misiones las que determinen las fuerzas necesarias.

 

El jefe de la diplomacia comunitaria desglosó los cuatro ámbitos en los que se centrará la nueva estrategia: actuar, asegurar, invertir y asociaciones.

En el de “acción”, aseguró que la UE debe “poder actuar más robusta, rápida y decididamente ante crisis”, para lo que propone desarrollar una capacidad rápida para desplegar fuerzas modulares y hasta 5.000 tropas que deben entrenarse juntas.

En el ámbito de “asegurar”, explicó que la UE debe reforzar su resiliencia general ante ataques cibernéticos o híbridos, para lo que propone una nueva “caja de herramientas” e “imponer costes a los perpetradores de manipulación e interferencia extranjera”.

«El ciberespacio, el mar y el espacio serán los nuevos campos de batalla, y tendremos que estar preparados para ello”, alertó.

En el aspecto de “invertir”, Borrell dijo que la UE debe contar con la tecnología más avanzada y reducir la dependencia de los mercados de defensa, mientras que en el de “asociaciones” destacó las alianzas con la OTAN, en primer lugar, pero también con otros socios.

“La manera de hacer a la OTAN más fuerte es haciendo a la UE más fuerte”, señaló, dejando claro que la estrategia europea será “complementaria” a la Alianza Atlántica.

BUENA ACOGIDA

La ministra española de Defensa, Margarita Robles, consideró en un comunicado que la nueva estrategia “va a ser un instrumento esencial”.

Robles, que mantuvo un encuentro bilateral con la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, pidió además “cuidar la visibilidad de nuestras misiones con una estrategia de comunicación coherente” y “comprometernos en lograr un reparto justo del esfuerzo que implican” de todos los Estados miembros.

Parly, por su parte, dijo a la prensa tras el Consejo que la propuesta de Borrell “combina un nivel elevado de ambición pero también prevé propuestas que son concretas y operacionales: un equilibrio que no es fácil conseguir”, señaló.

Ahora, durante la negociación del documento entre los Estados miembros -que se espera pueda culminar en marzo de 2022-, Parly confió en que el texto “aún pueda ser ajustado”.

“Encontramos temas a los que Francia da gran importancia, como la capacidad de actuar y lleva a cabo intervenciones, incluidas las militares en todas partes, donde los intereses de la UE estén en juego, en sus fronteras pero también más allá”, explicó.

Igualmente, valoró los planes por reducir nuestra dependencia estratégica y tecnológica y para tener en cuenta las amenazas cibernéticas e híbridas, como la que la UE considera que Bielorrusia está desplegando en su frontera con Polonia, Lituania y Letonia utilizando a migrantes para presionar políticamente.

La ministra belga, Ludivine Dedonder, destacó en un comunicado que “Europa puede y debe desarrollar sus propios activos y recursos de defensa y seguridad, en cooperación con la OTAN, pero también con los Estados Unidos”, en tanto que el titular italiano, Lorenzo Guerini, dejó claro a su salida de la reunión que la estrategia trata de «reforzar el pilar europeo de la OTAN”, lo que no entraña duplicidad con la Alianza Atlántica, aseguró.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que participó en un almuerzo de trabajo con los ministros, celebró los planes europeos por reforzar su defensa pero alertó de que ese refuerzo debe estar también al servicio de la Alianza.

 

Durante el Consejo, los ministros aprobaron igualmente un mandato para negociar un acuerdo administrativo que permita a Estados Unidos participar en proyectos de la Agencia Europea de Defensa, y se mostraron vigilantes con la situación en la frontera entre Ucrania y Rusia, donde Kiev asegura que Moscú está acumulando miles de tropas.

Editado por Miriam Burgués