El presidedente de Kazajistán asegura que se ha restablecido el orden constitucional en el país

El orden se ha restablecido en Kazajistán según afirma el presidente kazajo. Detalle de un guarda militar vigilando en Astana.

EFE/EPA/KAZAKHSTAN DEFENCE MINISTRY

Nursultán (Kazajistán) (EuroEFE).- El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, aseguró hoy que el orden constitucional ha sido restablecido y que el país ha evitado un «golpe de Estado» con la participación de «terroristas internacionales».

«Ha sido restablecido totalmente el orden en Kazajistán. Los peligros para la seguridad del país han sido repelidos», dijo Tokáyev en una videoconferencia con los líderes de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alianza militar postoviética liderada por Rusia.

El mandatario, que agradeció a la OTSC el envío de un contingente militar de paz integrado por más de 2.000 hombres, denunció los disturbios de los últimos días fueron un «intento de golpe de Estado».

«Ahora ya es evidente que todas estas acciones de combate se coordinaban de un solo centro. Fueron la fase decisiva de una operación planeada con todo detalle», subrayó.

Añadió que así lo demuestran «los ataques simultáneos a los edificios de los gobiernos regionales, a la policía, a infraestructuras estratégicas…».

«Para dispersar los recursos del Estado, los organizadores del ataque desplegaron un amplio frente. La agresión fue simultánea en 11 regiones», dijo Tokáyev.

Así se lo aseguró Tokáyev también al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel: «No tengo duda de que fue un ataque terrorista. El objetivo radicaba en la formación en nuestro territorio de una zona de caos controlado para la posterior toma del poder», dijo, según informó la Presidencia kazaja en un comunicado.

El objetivo principal del ataque, añadió, fue Almaty, la mayor ciudad y principal centro financiero del país.

«La caída de esta ciudad habría abierto la vía para apoderarse de todo el sur, densamente poblado, y luego de todo el país. Los terroristas contaban con distraer a la fuerzas de seguridad para después atacar la capital de Kazajistán», dijo.

El presidente kazajo señaló que los organizadores de la «guerra terrorista» contra el Estado prepararon varias olas de agresión.

«En la primera etapa (…) tuvieron lugar protestas pacíficas. Luego, en particular, en Almaty, se celebraron mítines políticos y después sobre la ciudad desde tres direcciones, como una enorme jauría de hienas, se lanzaron guerrilleros armados», explicó.

Según Tokáyev, al principio los guerrilleros se hicieron pasar por manifestantes pacíficos, «pero después comenzó lo que seguramente entrará en la historia como la tragedia de Almaty».

El detonante de la crisis fue la subida del precio del gas licuado, que provocó manifestaciones pacíficas en varias ciudades del país que luego degeneraron en violentos disturbios.

Varias decenas de personas -incluido 16 policías y dos militares, y un número indeterminado de manifestantes, hombres armados y transeúntes, entre ellos varios menores- han muerto en las mayores protestas en 30 años de independencia, según las autoridades.

LAS FUERZAS DE LA OTSC NO SE QUEDARÁN EN KAZAJISTÁN

Por otra parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, aseguró hoy que los 2.030 soldados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) que se encuentran en Kazajistán serán retirados por completo una vez cumplida su misión.

«Se envió un contingente de fuerzas colectivas de mantenimiento de la paz de la OTSC a Kazajistán y, quiero enfatizar que (será) por un período de tiempo limitado, el que el presidente de Kazajistán crea oportuno, dijo en una cumbre telemática de los líderes de la alianza militar postsoviética.

Putin aseguró enseguida «por supuesto, todo el contingente será retirado del territorio de Kazajistán», después de cumplir con sus funciones, es decir, de asegurar la protección de infraestructuras y edificios estratégicos en ese país.

El presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, solicitó el pasado día 6 ayuda a la OTSC, liderada por Rusia y formada también por Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, Tayikistán, además de Kazajistán, para reprimir la «amenaza terrorista» en el país, como él mismo ha calificado las protestas violentas que comenzaron el día 2, inicialmente por el alza del precio del gas licuado.

El presidente ruso Vladimir Putin asiste a una sesión extraordinaria de la OTSC

El presidente ruso Vladimir Putin asiste a una sesión extraordinaria de la OTSC. EFE/EPA/ALEXEI NIKOLSKY / SPUTNIK / KREMLIN POOL

Putin señaló que las unidades de la OTSC se encuentran en Kazajistán «en pleno cumplimiento» del artículo 4 del Tratado de Seguridad Colectiva fundacional de 1992.

Ese contempla que todos los países de la organización se comprometen a dar «ayuda inmediata», incluyendo la militar, a petición de cualquiera de los miembros cuya seguridad se vea socavada en caso de una agresión armada.

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, afirmó por su parte que los soldados de la OTSC enviados a Kazajistán no deben convertirse en un contingente de ocupación.

«No somos ocupantes. No hemos ido allá (a Kazajistán) por nuestra propia voluntad. Fuimos invitados por nuestros hermanos, nuestros amigos», dijo.

Putin indicó que las medidas tomadas por la OTSC «han demostrado claramente que no permitiremos agitar la situación en nuestra casa y no permitiremos el escenario de las llamadas revoluciones de color», como denomina Moscú la revueltas populares en el espacio postsoviético promovidas supuestamente desde el exterior.

En opinión de Putin, la amenaza a la condición de Estado que ha surgido en Kazajistán no es causada por protestas espontáneas debido al aumento en los precios del combustible», sino «por el hecho de que fuerzas internas externas destructivas se aprovecharon de la situación con los mismos objetivos que aquellos que tomaron las armas, atacaron al Estado (…)».

Sostuvo que se utilizaron estrategias y tecnologías similares de «grupos bien organizados y bien controlados», incluidos aquellos «aparentemente entrenados en campamentos terroristas en el extranjero» que en la revolución del Euromaidán de 2014, que acabó con el Gobierno de Víktor Yanukóvich por su negativa a firmar un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE).

Moscú califica lo ocurrido entonces en Ucrania de golpe de Estado.

TAYIKISTÁN PIDE UN «CINTURÓN DE SEGURIDAD»

Por su parte, el presidente de Tayikistán, Emomalí Rajmón, llamó este lunes a crear un «cinturón de seguridad» en torno a Afganistán a la vista de los violentos disturbios en Kazajistán y la degradación de la situación en la frontera tayiko-afgana.

«La situación en la frontera tayiko-afgana se empeora día tras día, hay combates entre los talibanes a lo largo de la frontera, que en la última semana se han saldado con más de 11 muertos y 18 heridos solo en uno de los tramos», dijo Rajmón durante una cumbre virtual de los líderes de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), dedicada a la situación en Kazajistán.

Rajmón señaló que el año pasado en Afganistán quedaron en libertad «miles de integrantes de grupos terroristas», lo que llevó a la «intensificación de su actividad».

«Por eso tenemos que crear un ‘cinturón de seguridad’ en torno a Afganistán», insistió.

El mandatario bielorruso, Alexandr Lukashenko, llamó a su vez a los miembros de la OTSC a prestar ayuda a Dusambé para que no repita la suerte de Kazajistán, que vivió la semana pasada la mayor crisis de su historia postsoviética.

«El presidente de Tayikistán lleva años pidiéndonos ayuda material, en primer lugar, en forma de equipamiento militar. Y tenemos que prestársela», dijo Lukashenko, quien advirtió que de lo contrario se puede repetir la misma situación que en Kazajistán.

El presidente ruso, Vladímir Putin, declaró a su vez que después de la cumbre telemática tendrá una conversación bilateral con su colega tayiko.

Mientras, el primer ministro de Kirguistán, Akilbek Zhaparov, advirtió del peligro del desplazamiento de «elementos criminales» dentro de las fronteras de los países de la OTSC.

«Según la información que manejamos, una gran cantidad de armas de fuego cayeron en manos de elementos criminales. Existe el riesgo del desplazamiento de elementos criminales involucrados en robos y saqueos (en Kazajistán) a través de nuestras fronteras», dijo.

 

Editado por Sandra Municio

El presidente de Kazajistán ordena "disparar a matar" y la UE pide proteger a la población civil

Nur-Sultán (Kazajistán) / Moscú / Bruselas/ Naciones Unidas (EuroEFE).- El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, afirmó este viernes, durante un discurso a la nación, que ha dado la orden expresa de "disparar a matar", sin previo aviso, contra los manifestantes …