UE abre vía legal para ampliar sanciones a Bielorrusia

UE sanciones Bielorrusia migrantes

Imagen facilitada el domingo, 14 de noviembre, por las Fuerzas de Defensa polacas de algunos de los migrantes acampados en la frontera con Bielorrusia. EFE/EPA/IREK DOROZANSKI HANDOUT

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes un nuevo marco legal para impulsar la quinta ronda de sanciones contra Bielorrusia por el papel del régimen de Alexandr Lukashenko a la hora de «instrumentalizar» a migrantes en la frontera europea, en lo que Bruselas considera y define como «ataque híbrido».

El Consejo, que representa a los Estados miembros, aseguró en un comunicado que la UE ahora podrá sancionar a «individuos y entidades que organizan o contribuyen a actividades del régimen de Lukashenko que facilitan el cruce ilegal de las fronteras exteriores de la UE».

El Consejo enmendó hoy su régimen de sanciones «a la vista de la situación en las fronteras de la UE con Bielorrusia, para poder responder a la instrumentalización de seres humanos llevada a cabo por el régimen bielorruso con fines políticos».

La modificación amplía los criterios por los que se pueden incluir personas o entidades en la lista de sanciones.

«La decisión de hoy refleja la determinación de la Unión Europea de hacer frente a la instrumentalización de los migrantes con fines políticos. Estamos rechazando esta práctica inhumana e ilegal. Al mismo tiempo, seguimos subrayando la inaceptable represión por parte del régimen contra su propia población en el país, y responderemos en consecuencia», declaró el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Tras las últimas elecciones presidenciales en Bielorrusia, en las que volvió a imponerse Alexandr Lukashenko y que la UE tachó de fraude, el bloque comunitario impuso diferentes sanciones a quienes estaban obstaculizando la vuelta al orden institucional o que hubieran participado en la represión de las protestas ciudadanas.

Hasta ahora, la UE ha impuesto sanciones a 166 individuos y 15 entidades relacionadas con la crisis bielorrusa, incluido el presidente, Alexandr Lukashenko, y su hijo y asesor de Seguridad Nacional, Viktor Lukashenko.

Las sanciones, hasta el momento, habían consistido en prohibiciones de viajar a territorio comunitario y la congelación de los activos que tengan en la UE.

Además, en junio los países de la Unión Europea acordaron prohibir que las compañías aéreas bielorrusas y sus aviones sobrevuelen el espacio aéreo de los Estados comunitarios, así como impedir que los vuelos operados por ellas accedieran a sus aeropuertos.

UN PASO MÁS

Ante las acciones del régimen bielorruso, que promueve vuelos desde Oriente Medio a Minsk para después llevar a los pasajeros hasta las fronteras de Bielorrusia con Lituania, Polonia o Letonia, la UE ha decidido hoy dar un paso más.

En la cumbre de octubre, los líderes de la UE ya dijeron que no aceptarían «intentos de terceros países de instrumentalizar migrantes con fines políticos» y condenaron «todos los ataques híbridos en las fronteras de la UE». También aseguraron que responderían «de manera acorde».

Este lunes, el ministro lituano de Exteriores, Gabrielius Landsbergis, fue más allá y pidió hacer del aeropuerto de Minsk una «zona de exclusión aérea».

«Al menos por el momento tenemos que asegurarnos de que ningún avión que pudiera potencialmente traer a personas con la intención de migrar, de cruzar la frontera ilegalmente, pueda aterrizar en Minsk o en ningún aeropuerto bielorruso. Es crucial hacer eso», recalcó.

Igualmente, consideró «crucial» ver cómo proporcionar un «paso seguro» a las personas que ya están en Bielorrusia para que puedan volver a sus casas, para lo que instó a colaborar con instituciones internacionales como las Naciones Unidas.

«Si conseguimos dar seguridad a esos pases seguros, el Gobierno lituano estará dispuesto a asistir con apoyo técnico para que esas personas puedan regresar», avanzó.

BIELORRUSIA NO ES EL CAMINO HACIA LA UE

Por su parte, Borrell señaló que el camino hacia la UE para los migrantes «no es a través de Bielorrusia».

«Las fronteras de la UE no están abiertas de manera ilimitada, la entrada solo es posible a través de un cruce legítimo de las fronteras, cumpliendo con los requisitos de la UE, sea con visado o por el procedimiento de asilo. Toda la información contraria es errónea, pura desinformación», comentó.

El jefe de la diplomacia comunitaria se pronunció así en una rueda de prensa posterior al Consejo de Asuntos Exteriores celebrado este lunes en Bruselas, en el que los ministros acordaron un nuevo marco legal para impulsar la quinta ronda de sanciones contra Bielorrusia por el papel del régimen a la hora de «instrumentalizar» a migrantes en la frontera europea, en lo que Bruselas considera y define como «ataque híbrido».

Aunque no precisó el número ni la identidad de las personas que quedarán sancionadas con el nuevo marco, sí señaló que la modificación -que amplía los criterios por los que se pueden incluir personas o entidades en la lista de sanciones- permitirá poner en la diana a los responsables de explotar a personas vulnerables y facilitar su paso ilegal a la UE.

«El camino a la Unión Europea no es a través de Bielorrusia», insistió Borrell, que recordó que las delegaciones del bloque comunitario en los países más afectados (por ser de origen o tránsito) están proporcionando información «para evitar que se instrumentalice y engañe a la gente», algo que consideró «ilegal e inhumano».

El alto representante comunitario mantuvo este domingo una llamada telefónica con el ministro de Exteriores bielorruso, a quien instó a «dejar de enviar a gente a nuestras fronteras, mantenerlos en las zonas fronterizas, arriesgar sus vidas y empujarles a intentar entrar en la Unión Europea».

RESPUESTA SOLIDARIA CON POLONIA

Mientras, España aboga por una respuesta «rápida», «clara» y «solidaria» con Polonia en la crisis en su frontera con Bielorrusia, ya que «mañana será cualquier otro Estado de la UE» el que se pueda enfrentar a un desafío de este tipo, dijo este lunes su ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación y Unión Europea, José Manuel Albares.

En una rueda de la prensa al término del Consejo de Exteriores celebrado en Bruselas, Albares subrayó que esta crisis migratoria «ficticia», creada por Bielorrusia, demuestra que la Unión «actuando conjuntamente y de manera decidida consigue dar una respuesta» y que los Estados individualmente «no pueden hacer frente al desafío».

«En estos momentos lo que hay encima de la mesa, y todos pedimos a la Comisión (Europea) que reflexione, es cuáles son las medidas o cuáles son los elementos para conseguir una respuesta que tiene que ser rápida, que tiene que ser clara, que tiene que ser solidaria con Polonia porque en este caso es Polonia, pero mañana será cualquier otro Estado de la UE», manifestó el jefe de la diplomacia española.

Esa respuesta también tiene «que tener incluido evidentemente el concepto de humanidad», ya que «estamos hablando de seres humanos», recordó.

Preguntado sobre si una de esas medidas puede ser la financiación de un muro o de vallas en la frontera, Albares se limitó a decir que se están «analizando todas las medidas».

Ahora bien, puntualizó que Polonia «no ha hecho ninguna alusión hoy al respecto» y evitó pronunciarse sobre cuál es la postura de España.

«No se ha planteado el tema por lo tanto eso da una idea de que la respuesta no parece que vaya a ir por ahí porque no ha habido un debate ni me he tenido que pronunciar al respecto», zanjó.

ALTO CARGO DE BRUSELAS EN IRAK

Por otro lado, el vicepresidente comunitario Margaritis Schinas se encuentra hoy en Bagdad, en la tercera escala de su gira a distintos países para tratar de frenar los flujos de migrantes irregulares que, con la ayuda del régimen de Bielorrusia, tratan de cruzar a la UE desde ese país, informó la Comisión Europea (CE).

Schinas, que inició su gira por «países socios clave» el pasado jueves en Dubái y al día siguiente continuó en Beirut, recala hoy en Bagdad «para poner fin a la instrumentalización de los migrantes por parte del régimen bielorruso», señaló el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

En Bagdad, el vicepresidente se reunirá con el primer ministro de Irak, Mustafa al Kazemi, en presencia del ministro del Interior, Othman al Ghanimi, y mantendrá otro encuentro separado con el jefe de la diplomacia del país, Fuad Hussein.

La visita de hoy se produce tras las «constructivas» visitas a Dubái y Beirut de la semana pasada, en las que el político griego «se congratuló del firme compromiso de las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos y del Líbano para abordar esta cuestión de forma conjunta».

Tanto el Líbano como los Emiratos Árabes Unidos han puesto en marcha desde entonces medidas para detener los viajes instrumentalizados a Minsk, al igual que la autoridad de Aviación Civil turca.

La compañía aérea siria Cham Wings Airways también ha anunciado la suspensión de sus vuelos.

Editado por Miriam Burgués