La UE pide «responsabilidad y moderación» ante los disturbios en Kazajistán

Disturbios en Kazajistán por la subida del precio del gas

Policías antidisturbios vigilan una calle durante las manifestaciones por la subida de los precios de la energía en Almaty, Kazajistán.- EFE/STR

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) hizo este miércoles un llamamiento a la «responsabilidad y moderación» a todas las partes involucradas en protestas y disturbios por el alza del precio del gas en Kazajistán, que han llevado a la dimisión del Gobierno en el país.

«Hacemos un llamamiento a todas las partes implicadas para que actúen con responsabilidad y moderación y se abstengan de realizar acciones que puedan conducir a una mayor escalada de violencia», dijo en un comunicado un portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior.

El servicio diplomático comunitario subrayó que espera que las protestas «sigan siendo no violentas y eviten toda incitación a la violencia» e instó a las autoridades kazajas a «respetar el derecho fundamental a la protesta pacífica y la proporcionalidad en el uso de la fuerza cuando defiendan sus legítimos intereses de seguridad»

«Kazajstán es un socio importante para la Unión Europea» y «contamos con que respete sus compromisos, incluida la libertad de prensa y el acceso a la información en línea y fuera de ella», incidió la UE.

El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, aceptó hoy la dimisión del Ejecutivo tras las masivas protestas de los últimos días, que se intensificaron este miércoles y llevaron a las autoridades a extender el estado de emergencia a todo el territorio nacional.

Las protestas se desataron el pasado 2 de enero tras el alza del precio del gas licuado, principal combustible automotriz del país, que duplicó su precio de los 60 tenge por litro a los 120 (0,14-0,28 dólares).

Las reclamaciones inicialmente económicas de las protestas han derivado paulatinamente en políticas, con la principal exigencia de poner fin al «régimen» del expresidente Nursultán Nazarbáyev, a quien opositores acusan de todavía mantener el poder político en Kazajistán a la sombra del actual mandatario.

La situación en el país, y especialmente en la ciudad de Almaty, donde se observan los mayores disturbios, es extremadamente tensa, y ha ocasionado graves daños, tanto humanos como materiales.

El propio presidente kazajo admitió que «hay muertos y heridos», aunque no ofreció ninguna cifra, mientras que la administración local afirmó que más de 500 personas habían sufrido lesiones, además de cuantiosos daños a inmuebles y vehículos.

Editado por Sandra Municio