Ucrania recaba apoyo internacional para recuperar Crimea

Foto cedida por la oficina Presidencial de Ucrania que muestra una vista general de la cumbre internacional de la Plataforma de Crimea,reunida este 23 de agosto en Kiev EFE/EPA/FOREIGN MINISTRY PRESS SERVICE HANDOUT Handout HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES

Kiev/Moscú (EuroEFE).- Ucrania recabó hoy el apoyo de 46 países y organizaciones internacionales para su plan de desocupación de Crimea con una declaración que condenó tanto la anexión rusa en 2014 como la reciente militarización de la península por parte del Kremlin.

«Hoy iniciamos la cuenta atrás para el día en que Crimea será desocupada. No se puede perder ni un día más», dijo Volodímir Zelenski, presidente ucraniano, al abrir la cumbre celebrada en Kiev.

Plataforma de Crimea es el nombre de la cumbre internacional que se celebró con presencia de todos los países de la Unión Europea (UE), además de Turquía, y que el Gobierno ucraniano quiere convertir en un foro permanente con oficinas en varios países.

CONDENA DE LA OCUPACIÓN RUSA

Los participantes «no reconocen y siguen condenando la ocupación temporal y la anexión ilegal de Crimea, que constituye un desafío directo a la seguridad internacional (…)», señala la declaración final aprobada en víspera del 30 aniversario de la independencia de Ucrania.

La cumbre confirmó el compromiso de los presentes con «la soberanía, independencia política e integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas».

«Cualquier alteración del estatus de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol como parte integral del territorio soberano de Ucrania no es y no será reconocida», apunta.

La declaración advierte que «la militarización en marcha en Crimea socava la seguridad y estabilidad en la región del mar Negro».

Además, señala que «los esfuerzos de Rusia de legitimar la ocupación provisional y la anexión ilegal son inadmisibles» y condena los abusos de los derechos humanos y el asentamiento de ciudadanos rusos en la península. Los países firmantes también valorarán nuevas sanciones contra Rusia.

Kiev cifra en más de cien el número de presos políticos en Crimea, en su gran mayoría tártaros, a lo que hay que sumar el cierre de casi todos los medios independientes.

ESTRATEGIA DE DESOCUPACIÓN

Zelenski, que se reunirá a final de mes en Washington con el presidente de EEUU, Joe Biden, aseguró que Kiev ha desarrollado una «estrategia de desocupación» de la península, pero necesita el «esfuerzo conjunto» de la comunidad internacional para hacer frente a la agresión rusa.

«Hemos organizado una cumbre en la que se ha creado una fuerte coalición internacional con el objetivo de liberar Crimea de la ocupación de la Federación de Rusia», proclamó.

Y se congratuló de que ésta fuera la primera vez a nivel internacional que Rusia es reconocida como una potencia ocupante.

«Esta iniciativa ha devuelto el asunto de Crimea a la agenda internacional. Durante siete años no se abordó en términos prácticos y ahora se ha convertido en una prioridad para los países de la UE y la OTAN», señaló.

El presidente aseguró que tras la anexión, Crimea pasó de ser un lugar de ocio y descanso a «una base militar», desde la que Moscú extiende su influencia por toda la región.

«Ucrania y yo personalmente vamos a hacer todo lo posible para recuperar Crimea, para que Crimea, junto con Ucrania, sea parte de Europa», concluyó.

Según informó el Gobierno ucraniano, Kiev ha perdido 100.000 millones de dólares debido a la pérdida del territorio, en su poder desde 1954 hasta 2014.

APOYO OCCIDENTAL, CRÍTICAS DEL KREMLIN

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aseguró en el foro que Bruselas nunca aceptará la anexión del territorio.

«Estoy aquí para reafirmar la invariable postura de la UE. No reconoceremos la anexión ilegal de Crimea y Sebastopol por parte de Rusia. Nuestro objetivo es asegurarnos que la anexión ilegal nunca sea legitimada», dijo.

En la misma línea, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, aseguró que la cumbre allana el camino para el retorno pacífico de Crimea a Ucrania.

«Y es que Crimea es Ucrania», dijo y resaltó que la anexión rusa es una clara violación del derecho internacional y que el apoyo de Ankara a la integridad territorial ucraniana sigue siendo igual de «fuerte».

Al evento asistió también el secretario de Estado español para la Unión Europea, Juan González-Barba, quien expresó su confianza en que la ocupación de la península «llegue a su fin» y alertó tanto de los problemas asociados a los derechos humanos en el territorio como a la seguridad en el mar Negro.

«Crimea es Ucrania», subrayó Barba, quien ofreció a Kiev el apoyo de Madrid a la desocupación de Crimea, a la construcción de un país próspero y a las aspiraciones de vivir en seguridad en el marco de sus fronteras.

Entre los jefes de Estado que participaron en la Plataforma de Crimea se encontraban los líderes de Hungría, Polonia, Moldavia, Letonia, Lituania y Estonia, así como representantes de Estados Unidos y el Reino Unido.

Desde Moscú el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que la cumbre es «antirrusa».

«Consideramos que este evento es extremadamente inamistoso con nuestro país. (…) Nuestra percepción es absolutamente inequívoca, lo tratamos como un acto antirruso», dijo el portavoz de la Presidencia rusa.

UNA CUMBRE «ANTIRRUSA» PARA EL KREMLIN

Por su parte, el Kremlin calificó de «antirrusa» la cumbre internacional de la Plataforma de Crimea.

«Consideramos que este evento es extremadamente inamistoso con nuestro país. (…) Nuestra percepción es absolutamente inequívoca, lo tratamos como un acto antirruso», dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, tachó previamente la reunión en Kiev de «aquelarre» con el que Occidente pretende «seguir alimentando los sentimientos neonazis y racistas del actual gobierno ucraniano».

La portavoz de la Cancillería, María Zajárova, agregó a su vez que Moscú tomará nota de la postura de los países que participan en el foro sobre Crimea y sacará «las conclusiones correspondientes».

Entre los jefes de Estado que participan hoy en la Plataforma de Crimea se encuentran los líderes de Hungría, Polonia, Moldavia, Letonia, Lituania y Estonia.

Al evento asisten también el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el secretario de Estado español para la Unión Europea, Juan González-Barba.

Editado por Virginia Hebrero