Orbán aprovecha la ley homófoba para reforzarse y dividir a la oposición

Protestas en Hungría en 2019 contra medidas del gobierno de Orban. EFE/EPA/Zoltan Balogh /archivo

Budapest (EuroEFE).- La inclusión a última hora de referencias a la homosexualidad en la ley contra la pedofilia está sirviendo al Gobierno ultranacionalista húngaro para reforzarse al provocar fisuras en el bloque opositor y reafirmar su discurso de soberanía frente a las supuestas injerencias de la Unión Europea.

Lo que era un proyecto de ley, apoyado por todos los partidos, para aumentar las penas contra la pederastia, ha estallado en un agrio debate que ha provocado las críticas de 17 países de la UE y de la Comisión Europea, e incluso ha trascendido al mundo del fútbol, tras prohibir la UEFA un gesto solidario en un estadio.

FRACTURAR A LA OPOSICIÓN

El 10 de junio, cinco días antes de la votación de la ley, el Fidesz, el partido con el que el primer ministro, Viktor Orbán, gobierna con mayoría absoluta desde 2010, añadió enmiendas para, entre otras cosas, prohibir hablar de la homosexualidad a los menores, tanto en el colegio como en los medios.

Esa vinculación ente homosexualidad y pederastia rompió el consenso en una oposición que, desde la izquierda ecologista a la ultraderecha, se ha unido para tratar de parar el rodillo electoral de Orbán en las elecciones que se celebrarán la próxima primavera.

Así, la oposición liberal y de izquierdas se abstuvo en la votación, mientras que el ultraderechista Jobbik apoyó al Fidesz.

Orbán rechaza las críticas de la UE y asegura que es un "defensor" de los homosexuales

Bruselas (EuroEFE).- El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, rechazó este jueves las críticas a la ley húngara rechazada por la mayoría de lideres de la Unión Europea (UE) debido a la discriminación contra la comunidad LGTBI y aseguró que es …

RECUPERAR LA INICIATIVA

Con esa enmienda, Orbán buscaba, según algunos analistas, recuperar el control del discurso político tras semanas de ataque de la oposición por el polémico proyecto de abrir en Budapest la primera sede europa de la universidad estatal china Fudan, en terrenos destinado a dormitorios para alumnos de centros húngaros.

Bulcsú Hunyadi, analista del laboratorio de ideas Instituto Political Capital, opina que con el asunto de la buena marcha de la vacunación ya agotado, «el Fidesz necesitaba un tema» para recuperar la iniciativa.

La polémica por la ley homófoba ha eclipsado las críticas por el proyecto chino, rechazado por la mayoría de la sociedad e incluso por muchos votantes del Fidesz.

Con todo, este ataque a la comunidad LGTB+ no es nuevo en el Gobierno y el Fidesz, que cuentan con un largo historial de declaraciones y leyes aprobadas contra sus derechos, como la definición legal del matrimonio como la unión de un varón y una mujer o la prohibición a cambiar de nombre a los transexuales.

La oposición ha aumentado su cooperación desde que en 2019 logró derrotar al Fidesz en las elecciones locales en Budapest y decenas de otras ciudades, hasta el punto de que esa cooperación es «actualmente es la mayor amenaza» para el partido gubernamental, según Hunyadi.

«DEFENDER A LOS NIÑOS»

Más de 131.000 personas pidieron, sin resultado, que el presidente del país, János Áder, no firmara la ley.

Los partidos progresistas se han unido en su oposición a una ley que tachan de homófoba, así como los pocos medios independientes que siguen funcionando.

Desde IKEA y Magyar Telekom hasta empresas como RTL, WarnerMedia, HBO o festivales como el Sziget Festival han expresado su rechazo de la polémica legislación, mientras que el Gobierno y su entorno insiste en que la ley se limita a proteger a los menores y defender el derecho de los padres a decidir sobre su educación sexual.

«Tenemos una ley sobre la defensa de los derechos de los niños y los padres», aseguró hoy el propio Orbán antes de la cumbre de líderes de la UE en Bruselas en la que se espera, aunque no está en la agenda, que se trate el asunto.

«Fui un luchador de la libertad contra el régimen comunista, la homosexualidad estaba castigada y combatí por las libertades y los derechos, y estoy defendiendo los derechos de los homosexuales», afirmó con vehemencia.

Dieciséis países de la UE, entre ellos, Alemania, Francia, Italia y España, expresaron en una declaración conjunta su «grave preocupación» por la normativa y pidieron a la Comisión Europea (CE) que use «todas las herramientas» para garantizar el respeto de los derechos de todos los ciudadanos de la UE.

La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, opinó que la ley es «una vergüenza».

16 líderes de la UE se comprometen por carta a defender al colectivo LGTBI

Bruselas (EuroEFE).- Los líderes de 16 países de la Unión Europea, entre ellos el español Pedro Sánchez, prometieron este jueves seguir luchando contra la discriminación hacia la comunidad LGBTI y reafirmaron la defensa de los derechos fundamentales de este colectivo …

DEFENDER LA SOBERANÍA

«Las reacciones internacionales servirán a Orbán para decir a sus votantes que están atacando a Hungría desde Occidente, mientras que el Gobierno solo defiende a los menores», añade Hunyadi.

Desde que está en el poder, Orbán ha ido encontrando siempre un «enemigo político» al que acusar de ser una amenaza para el país, desde los refugiados que huyen de la guerra en Siria, al magnate George Soros.

Según el analista, la CE iniciará un nuevo procedimiento de infracción contra Hungría y el «Fidesz hará todo para que el tema se quede vigente hasta las elecciones».

Editado por Virginia Hebrero