El diario más antiguo del mundo en peligro de desaparición por digitalización de boletín oficial

Walter Haemmerle, director del Wiener Zeitung, durante una entrevista con EFE en Viena. EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA

Viena (EuroEFE).- Ha sobrevivido revoluciones, la caída de imperios europeos y dos guerras mundiales: el diario Wiener Zeitung de Viena, fundado en 1703, corre peligro de tener los días contados ante la digitalización del Boletín Oficial de Austria que el periódico publica en papel una vez por semana.

Este cambio puede ser fatídico, ya que sin los ingresos generados por el boletín, el diario perdería “hasta el 75 % de los 18 millones de factura anualmente”, cuenta su director, Walter Hämmerle.

Y sin esos ingresos, la supervivencia del diario, en propiedad del Estado pero autónomo en su línea editorial, es más que incierta y podría en un primer paso causar el despedido de hasta 100 de sus 200 trabajadores, 60 de ellos periodistas.

Con sus 318 años de vida, el propio Wiener Zeitung se declara como el diario más antiguo del mundo en funcionamiento.

DEPENDENCIA DEL ESTADO

Fundado en 1703 bajo el nombre Wiennerisches Diarium (Diario Vienés, en alemán antiguo), el periódico fue nacionalizado en 1898 por el emperador Francisco José y se convirtió así en el Boletín Oficial del Estado del país alpino.

Pese a ser propiedad del Estado, los redactores del Wiener Zeitung logran mantener su independencia editorial que les permite destacar por la calidad de sus reportajes políticos y económicos.

“Somos un pequeño periódico que apuesta por el periodismo independiente de calidad”, explica Hämmerle con orgullo en declaraciones a Efe.

Al mismo tiempo, reconoce la inviabilidad de sacar adelante un medio de comunicación público sin el apoyo del actual Gobierno, que muestra cada vez menos “interés por el periodismo de calidad”.

Todas las empresas del país están obligadas a publicar sus resultados y otros anuncios públicos en el Wiener Zeitung, por lo que deben pagar una tasa, variable en función de su tamaño.

DIRECTIVA DE LA UE

El Gobierno, liderado por el conservador Sebastian Kurz, se acoge a una directiva comunitaria sobre el uso de herramientas digitales para justificar el fin de la publicación en papel del boletín y suprimir así las tasas que pagan las empresas.

“Apoyamos la digitalización, es importante y necesaria, pero también proponen eliminar las tasas (de las empresas), lo que podría afectar entre el 70 y 75 % de nuestros ingresos”, advierte Hämmerle.

El director recuerda que las diferentes administraciones del Estado (regional y federal) destinan en Austria cientos de millones de euros por año en publicidad institucional, de la que se benefician los diarios sensacionalistas, de mayor tirada.

Según Hämmerle, con apenas 10 millones de euros (12 millones de dólares) por año el Estado podría sostener al Wiener Zeitung, que cuenta con una tirada de unos 18.000 ejemplares en días laborales y más de 40.000 en fines de semana.

El gobierno conservador-ecologista ha dicho que mantendrá la publicación en papel del boletín hasta finales de 2022, pero nadie sale lo que pasará después.
Sin embargo, la postura del propio gerente del Wiener Zeitung, Martin Fleischhacker, no augura nada bueno.

“La situación es delicada”, señaló Fleischhacker en un correo electrónico a la plantilla, asegurando que el actual “marco financiero” no permitiría al diario continuar “en su forma actual”.

La UE invertirá 10.000 millones de euros en transición ecológica y digital

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea propuso este martes la creación de 10 nuevas asociaciones entre la Unión Europea (UE), los Estados miembros y la industria, en las que la UE invertirá casi 10.000 millones de euros con el objetivo de …

RESISTENCIA

La semana pasada un grupo de 80 profesores universitarios envió una carta abierta al Gobierno para exigir que no deje caer al Wiener Zeitung, destacando que es un medio importante “en tiempos de noticias falsas y desinformación”.

Otros incluso han llegado a pedir declarar el Wiener Zeitung como patrimonio cultural de la humanidad.

Así lo ve también la presidenta de Reporteros Sin Fronteras (RSF) Austria, Rubina Möhring, para quien una desaparición de este diario sería un “problema para la democracia del país”.

“El principal problema es que los propietarios de los medios de comunicación en Austria tienen ideologías muy similares y existe un monopolio conservador”, advierte Möhring en declaraciones a Efe.

Para la responsable de RSF la redacción del Wiener Zeitung, que se considera liberal, es “un equipo periodístico fantástico”.

“La sociedad austriaca necesita periódicos como éste”, concluye Möhring.

Editado por Virginia Hebrero