La negociación sobre la fiscalidad digital se da de plazo hasta mitad de 2021

smartphone

Un "smartphone", en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

París/Bruselas (EuroEFE).- Las negociaciones internacionales sobre un pacto para la fiscalidad de las empresas digitales no han logrado el acuerdo que buscaban para este año, pero han realizado “progresos sustanciales” que permiten fijar un nuevo objetivo de cerrar un compromiso a mediados de 2021, ha subrayado la OCDE.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que pilota esta negociación entre 137 países, divulgó este lunes el nuevo horizonte para una negociación que también incluye el objetivo de un tipo mínimo mundial en el impuesto de sociedades para impedir los efectos de que las empresas establezcan su sede en paraísos fiscales.

La OCDE insistió, en un informe, en que el contexto actual de la crisis del coronavirus, con el aumento del gasto que están soportando los Estados por las necesidades sanitarias “hace todavía más imperiosa la necesidad de una solución” que cuando el G20 le encargó este proyecto en 2017.

Su secretario general, el mexicano Ángel Gurría, advirtió de que sin una solución global, existe un riesgo real de que los países se embarquen en adoptar medidas sin coordinación y “unilaterales”.

“Es imperativo que hagamos este trabajo hasta la línea de meta. Un fracaso amenazaría con que las guerras fiscales deriven en guerras comerciales en un momento en que la economía global está sufriendo enormemente”, advirtió Gurría.

Esta advertencia cobra pleno sentido teniendo en cuenta que durante los últimos meses varios países de la Unión Europea (UE) han previsto la activación de impuestos a las grandes empresas digitales, que en su inmensa mayoría son estadounidenses.

En respuesta a esos dispositivos, Washington ha establecido un pulso con ellos con amenazas directas de sanciones.

Bruselas rechaza nuevos retrasos

La Comisión Europea (CE) aseguró este martes que la nueva fecha límite de mediados de 2021 para conseguir un acuerdo global sobre un impuesto a los gigantes digitales en el seno de la OCDE debe ser la definitiva, y rechazó nuevos retrasos.

“Previamente aspirábamos a lograr un acuerdo global completo para finales de 2020, pero está claro que esto ahora no será posible. No podemos seguir posponiendo. La nueva fecha límite de mediados de 2021 debe ser la última, y cuanto antes, mejor.”, declaró el portavoz comunitario Daniel Ferrie durante la rueda de prensa diaria de la CE.

Añadió que la credibilidad del proceso “debe preservarse” y afirmó que eso solo se puede hacer “trabajando juntos para conseguir un acuerdo político lo antes posible”.

“La Comisión pide a todos los socios globales seguir comprometidos en las discusiones y continuar con el trabajo en los aspectos técnicos sin retraso”, comentó.

Asimismo, recalcó que la UE sigue decidida a establecer una tasa digital en el club comunitario si no se logra un pacto en el marco de la OCDE a mediados de 2021.

“Nuestra solución preferida, nuestro modo preferido de avanzar siempre ha sido abordar esto en el contexto de la OCDE, porque se trata de dar estabilidad al marco fiscal global. Esa es la área, la forma en la que queremos hacer esto”, destacó.

La base de negociación que se ha fijado en el llamado Marco Inclusivo que pilota la OCDE prevé que las grandes compañías del sector tendrían que pagar una parte de los impuestos en los países donde tienen su negocio (y sus clientes) aunque no tengan allí sede social.

Según los cálculos de los expertos, este mecanismo podría significar una redistribución de unos 100.000 millones de euros de impuestos anuales que llegarían las arcas de esos países donde se encuentran los consumidores.

Al mismo tiempo, la creación de un impuesto de sociedades mínimo a escala global generaría 100.000 millones de dólares de impuestos cada año.