La rápida evolución del mercado audiovisual en España retrasa la transposición de directiva de la UE

Netflix

Una mujer busca series en la plataforma de Netflix en Estambul, Turquía EFE / EPA / SEDAT SUNA/archivo

Madrid (EuroEFE).- La vertiginosa evolución del mercado audiovisual, la complejidad de los numerosos actores y el momento actual con la pandemia de coronavirus son las principales razones por las que España, como la gran mayoría de los países de la UE, no ha realizado aún la transposición de la directiva de servicios de comunicación audivisuales a su legislación nacional, opinan los expertos.

La Comisión Europea (CE) abrió en noviembre pasado un procedimiento de infracción contra España y otros 22 Estados miembros (más el Reino Unido) por no trasponer a tiempo esta directiva, que busca, entre otros, proteger a los menores o defender la producción europea, pero de momento no se esperan sanciones.

“Todo el mundo entiende que ha sido una situación compleja, se mezclan los muchos intereses y una evolución vertiginosa en el mercado los últimos años. Tenemos las televisiones tradicionales, también las plataformas como Netflix, Filmín etc y las páginas que distribuyen vídeos, como Facebook, Vimeo, Youtube etc”, afirma Ibán García del Blanco, miembro de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo.

“Por ello, no creo que culmine el proceso de infracción. En la practica, nadie prevé que este año vaya a haber sanciones (desde Bruselas)”, señaló, durante un debate organizado este martes por la oficina del Parlamento Europeo en Madrid y moderado por María Casado, presidenta de la Academia de Televisión.

Aunque el plazo para trasponer esta directiva concluyó el 19 de septiembre de 2020, solo han trasladado la norma a sus ordenamientos jurídicos nacionales Hungría, Dinamarca, Países Bajos y Suecia, recordó María Andrés, la directora de la Oficina del PE en España.

María Teresa Arcos, directora general de Telecomunicaciones y de Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual, justifica también el retraso por la radical evolución del mercado audiovisual, que hace que la ley se quede obsoleta antes de ser aprobada.

“Mis hijos no ven jamás la televisión, eligen qué contenidos ver y en qué momento. Se consume muchísimo audiovisual, y eso hace que la ley se quede obsoleta rápidamente y nos obliga a cambiarla”, señala.

El documento tuvo un periodo de alegaciones que finalizó el 3 de diciembre del pasado año y entre las más de 150 aportaciones desde los sectores implicados se recibieron “peticiones radicalmente opuestas”, señaló Arcos.

Por ello, y por la urgencia de la elaboración de planes para la distribución de los 140.000 millones de fondos europeos, no prevé aún una fecha para la presentación del anteproyecto de ley.

Miguel Langle, director de Asuntos Regulatorios y Relaciones Institucionales de Atresmedia, también incidió en que “el mundo ha cambiado radicalmente en los últimos 10 años y por ello deberíamos tener unas reglas iguales para todos, que haya un equilibrio competitivo en el mercado”.

“La directiva enfocó bien su objetivo pero se quedó corta. Una directiva es una regla de mínimos pero curiosamente la evolución es tan rápida que se queda vieja antes de nacer”, subrayó.

García del Blanco también insistió en que lo importante es que “las reglas sean iguales para todos”, desde las televisiones abierto públicas o privadas hasta cualquier youtuber.

Entre los objetivos de la directiva, presentada por la CE en 2016, está el de promover los contenidos culturales europeos y por eso pide a las plataformas como Netflix, Amazon o Filmin a que al menos el 30 % de su catálogo contenga películas y series europeas.

También prevé una flexibilización del tiempo de publicidad y busca proteger a los menores contra el contenido que incita a la violencia y combatir los discursos que incitan al racismo y al odio.

Arcos lamentó que la directiva no fuera “más ambiciosa en este mundo de Internet, con más visión de futuro”.

Por ejemplo, la directiva aplica al país de origen y eso, en su opinión, “limita mucho porque el audiovisual es un mercado global, incluso con origen fuera de la UE”, comentó.

EL PE da luz verde a nueva ley audiovisual que protege la producción europea

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- El pleno del Parlamento Europeo (PE) dio luz verde a las nuevas normas para los servicios audiovisuales que obligarán a plataformas como Netflix a ofrecer un mínimo del 30 % de producción europea en sus catálogos.

Editado por Miriam Burgués