La Fundación Europea de Formación aboga por «tutorías inversas» en tecnología

Fundación Europea de Formación aboga por tutorías inversas en tecnología

La responsable de la promoción de las habilidades digitales de la Fundación Europea de Formación (ETF, por sus siglas en inglés), Manuela Prina. EFE/ Bruno Fortea Miras

Bruselas (EuroEFE).- La responsable de la promoción de las habilidades digitales de la Fundación Europea de Formación (ETF, por sus siglas en inglés), Manuela Prina, afirma en una entrevista con Efe que ahora es el momento de que «los jóvenes sean mentores de los más mayores» y apuesta por crear iniciativas que conviertan a las nuevas generaciones en maestros del mundo virtual.

Sin embargo, la directiva de la agencia comunitaria admite que estas «tutorías inversas» (así es como ella las define) cambian el esquema tradicional de las relaciones entre los grupos de edad, ya que, según dice, «la gente está acostumbrada a que las personas más veteranas siempre sean los mentores de los más jóvenes».

Prina ha participado recientemente en unas jornadas formativas para mujeres jóvenes organizadas en Niza (Francia) por la empresa tecnológica china Huawei, en las que, entre otras cosas, se ponía el foco en la necesidad de reducir la brecha por edad en el uso de la tecnología, y el papel que puede jugar el liderazgo femenino a la hora de resolver esta cuestión.

Para la directiva de ETF, la solución pasa por fomentar un diálogo intergeneracional con el objetivo de «construir realmente unas comunidades inclusivas» y advierte a las administraciones y a las empresas de que, a la hora de digitalizar un servicio, deben tener en cuenta el nivel de habilidades virtuales de sus usuarios.

«Cuando hablamos de transformación digital, también debemos hablar sobre inclusión digital. Y tener una perspectiva inclusiva significa poner a las personas en el centro. No la tecnología, no sus posibilidades; sino realmente la experiencia del usuario. Esto es lo único que existe», sentencia.

De este modo, anima a las autoridades públicas a invertir en educación digital «para toda la población», incluyendo a adultos y trabajadores, y «no solo a niños y jóvenes», puesto que sino, en su opinión, esta situación generará desigualdades.

Con todo, Prina reconoce que las habilidades o «competencias digitales» (como ella prefiere llamarlas) son «algo extremadamente complejo» que puede implicar a cosas tan distintas que van desde, por ejemplo, la capacidad de saber usar un programa informático para escribir hasta reconocer una noticia falsa en las redes.

«Saber cómo detectar aquello que te puede beneficiar o perjudicar como individuo es una competencia. En nuestra sociedad, enseñamos a los niños a reconocer peligros y les decimos que no toquen el fuego o no pongan su dedo en un enchufe. Pues es lo mismo en el mundo digital», señala.

Y añade: «Se trata de competencias, es algo que necesitamos aprender y, de momento, no lo hacemos suficientemente», lamenta.

En este sentido, Prina señala que una de las asignaturas pendientes en Europa es que, desde las universidades, se aumente la formación práctica que reciben los estudiantes, aunque sostiene que, a su juicio, últimamente está «habiendo progresos» a la hora de integrar los aprendizajes teóricos con los prácticos.

Por lo que respecta a la menor presencia de mujeres que hay respecto a los hombres en los estudios tecnológicos, Prina asegura que las instituciones deben trabajar para revertir la situación, puesto que, según explica, «los datos demuestran que los hombres y las mujeres jóvenes aprenden de la misma forma».

«De hecho, las chicas a menudo lo hacen mejor que los chicos en ciencias, matemáticas y tecnología durante los primeros años de la escuela. Pero hay un momento en el que las perdemos», lamenta.

Con todo, cree que la Unión Europea (UE) se está implicando en el tema mediante la difusión, expone, de incentivos y de modelos de referentes científicos femeninos que atraigan a las mujeres hacia el campo científico y tecnológico.

«Pero también está apoyando (la UE) un cambio cultural para que desde abajo aprendamos a invertir en el talento en función de las personas, y no invertir en base a estereotipos o concepciones del pasado. Y creo que cada uno de nosotros debe jugar un papel (en este cambio)», sentencia.

Editado por Sandra Municio

 

Esta entrevista forma parte de una serie que cuenta con el apoyo de Huawei. El contenido editorial de Efe es independiente de las posiciones de esta empresa.