Francia encabeza el rebote de las economías europeas con un alza del 18,2 %

sanitarios

Manifestación de sanitarios en París, el 15 de octubre de 2020. [EFE-EPA]

Madrid (EuroEFE).- El fin de las restricciones impuestas en la primavera para combatir la pandemia reactivó las economías europeas en el tercer trimestre, en el que rebotaron con fuerza y en muchos casos a tasas de doble dígito, con Francia a la cabeza entre los grandes países de la UE con un aumento del PIB del 18,2 %.

En el conjunto de la UE, con los datos disponibles hasta ahora, el incremento del PIB registrado entre julio y septiembre ha sido del 12,7 %, el mayor crecimiento para un trimestre desde que la oficina estadística comunitaria (Eurostat) empezó a registrar datos en 1995.

A pesar de lo espectacular de las cifras, las economías europeas todavía están por debajo de los niveles previos a la crisis sanitaria del COVID-19 y terminarán el año con una recesión incluso peor de la prevista debido a los rebrotes de la enfermedad que se están produciendo en Europa.

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, avanzó ayer que la recuperación de la eurozona “pierde dinamismo” y pronosticó una “significativa ralentización de la actividad económica en el cuarto trimestre”.

Según los datos difundidos este viernes por la oficina de estadísticas alemana, la mayor economía europea creció el 8,2 % en los meses del verano respecto al segundo trimestre del año, cuando cayó el 9,7 %, gracias a una recuperación general (consumo interno, inversiones y exportaciones).

Sin embargo, el Gobierno del país no espera recuperar el nivel precrisis hasta finales de 2021 y calcula una contracción del 5,5 % este año, ya que para el último trimestre, en el que se notará el efecto de las nuevas restricciones para frenar el rebrote de la pandemia, el crecimiento será tan solo del 0,4 %, siete décimas menos que el previsto anteriormente.

De entre los grandes países europeos Francia ha sido el que ha registrado un mayor rebote de su economía en el tercer trimestre, con un repunte del 18,7 % frente a los tres meses precedentes, una subida que se explica también por el buen comportamiento de todos los componentes del PIB, especialmente el consumo privado.

Al igual que ha ocurrido en Alemania, el Ejecutivo galo ha empeorado su previsión para el conjunto de 2020, en este caso un punto, lo que llevará la recesión al 11 %, debido al impacto que tendrán el confinamiento y el cierre de comercios recién anunciados.

La economía española creció un 16,7 % en los meses de verano con la vuelta a la actividad tras el confinamiento estricto de marzo, abril y mayo que provocó una contracción histórica en el segundo trimestre del 17,8 %.

La demanda nacional (consumo e inversión) aportó 14,9 puntos del crecimiento trimestral, mientras que la demanda externa (exportaciones e importaciones) contribuyó con 1,8 puntos, lo que en ambos casos suponen las mayores aportaciones de la serie histórica.

No obstante, el PIB cayó un 8,7 % respecto al tercer trimestre de 2019, y la previsión del Gobierno es terminar el año con una contracción del 11,2 %, 2,4 puntos mayor de la que esperaba en abril.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha señalado que la reactivación continúa, pero ha puesto el acento en la elevada incertidumbre actual, tanto a nivel europeo como global.

En cuanto a Italia, según los datos difundidos este viernes por su instituto estadístico (Istat), el PIB creció un 16,1 % en el tercer trimestre respecto a los tres meses previos con la reactivación generalizada de todos los sectores económicos.

Frente al mismo periodo del año pasado la economía italiana es un 4,7 % menor y a día de hoy las estimaciones del Istat también pronostican una recesión en 2020, que será del 8,2 % del PIB.