Alemania impulsa “reglas unitarias” para el turismo seguro y España pide crear un fondo europeo para los reembolsos de billetes

Un grupo de turistas visita el Elogio del Horizonte, una obra del escultor vasco Eduardo Chillida situada en Gijón (España). EFE/Alberto Morante/ARCHIVO

Berlín/Madrid (EuroEFE).- La Presidencia de turno alemana de la UE insistió este lunes, en una reunión virtual de titulares de Turismo, en la necesidad de tener “reglas de actuación unitarias” para posibilitar la reactivación de los viajes “seguros”, sean turísticos o de negocios, en tiempos de pandemia. España, por su parte, instó a crear un plan de choque que incluya un fondo de garantías de viajes que asegure el pago de reclamaciones de reembolso y permita a las empresas ofrecer bonos de crédito flexibles.

“El ciudadano de la UE sigue queriendo viajar, pero precisa normas unitarias para recuperar la confianza”, indicó el secretario de Estado alemán de Turismo, Tomas Bareiss, tras una reunión informal con sus colegas del bloque comunitario.

Las autoridades alemanas están “trabajando” en nuevas fórmulas para evitar largas cuarentenas al viajero, pero no puede toparse con “normas y criterios diferenciados” por cada país miembro, añadió el responsable de Turismo de Alemania, gran país emisor dentro de la UE para ese sector.

Bareiss recordó a ese respecto que Alemania sustituirá a final de mes la hasta ahora advertencia global contra los viajes no esenciales o turísticos a regiones de riesgo por advertencias puntuales para cada país o zona afectada. Esta nueva regulación deberá adoptarse el 30 de septiembre, recalcó.

Entre las fórmulas que se barajan para lograr ese objetivo de la seguridad viajera están los llamados test rápidos, así como la reducción de los periodos de cuarentena a cinco días -en lugar de los 14 actuales-.

Bareiss hizo hincapié en que estas fórmulas se dirigen tanto a los viajes turísticos como a los de negocios, sector éste muy afectado por la pandemia, ya que se ha sustituido el esquema del desplazamiento físico por los encuentros “virtuales”, con los consiguientes efectos sobre el sector de la hostelería.

Reactivar el turismo es “objetivo compartido por toda la UE”, como lo es evitar los cierres de fronteras internas, insistió, para añadir que la prioridad debe seguir siendo velar por la salud del ciudadano.

“El sector turístico ha resultado más duramente afectado por la pandemia que ningún otro”, había afirmado ya Bareiss, en la apertura de la reunión informal con sus colegas, coordinada desde Bruselas por el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton.

El sector aportaba, antes de la crisis, un 10 % del producto interior bruto (PIB) de la UE; más de un 12 % de los ciudadanos europeos dependían de éste, añadió Bareiss. El sector ha quedado ahora sumergido en una “crisis aguda”, ante la que hay que plantear fórmulas para un “futuro robusto”.

Las restricciones deben ceñirse “a las dimensiones necesarias”, explicó, sin perder de vista que no se puede “descuidar” la protección de la salud.

Actualmente, Alemania tiene incluidas en la lista de zonas de riesgo a regiones de prácticamente todos sus países vecinos -Francia, Austria, Bélgica, Holanda, República Checa y Dinamarca, además de la extracomunitaria Suiza-, así como a España en su conjunto, parte de Croacia, Eslovenia, Bulgaria y Rumanía.

Un fondo para garantizar los reembolsos de billetes

Por su parte, la ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha instado a sus homólogos europeos a crear un plan de choque para el turismo que incluya un fondo de garantías de viajes que asegure el pago de reclamaciones de reembolso y permita a las empresas ofrecer bonos de crédito flexibles.

El ministerio ha explicado este lunes en un comunicado que su propuesta pasa por crear un plan de choque con “líneas específicas de apoyo al turismo” en el nuevo presupuesto de la UE, entre las que considera necesaria la creación de dicho fondo de garantías para asegurar la liquidez financiera del turismo y la aviación que permitan “relanzar el sector turístico europeo”.

La ministra, que se ha mostrado satisfecha tras la reunión, ha destacado la necesidad de establecer criterios homogéneos para el tratamiento de las zonas de riesgo y medidas coordinadas en el control de salida y llegada de viajeros, aportando “test mutuamente reconocidos”, con el fin de evitar “medias indiscriminadas y desproporcionadas” como cuarentenas y restricciones de viajes.

Según Maroto, el objetivo ha de ser “volver a poner a Europa como destino de viajes seguros”, por lo que ha insistido en aplicar esos criterios de libre circulación de forma regionalizada, no nacional como hasta ahora, de modo que se permita el flujo de visitantes en las regiones o islas que cumplan los estándares sanitarios pactados.

La declaración final de la reunión para impulsar un acuerdo que dé una respuesta europea a la crisis turística, en la que la regla general ha de ser garantizar viajes seguros entre los Estados y poner en marcha las medidas necesarias para hacerla, ha sido impulsada por España y ha logrado el apoyo de nueve países más: Austria, Croacia, Eslovenia, Francia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Malta y Portugal.

Maroto ha detallado a sus homólogos europeos el plan de ayudas al sector turístico implantado por el Gobierno de España y que ha movilizado más de 25.000 millones de euros, que, sin embargo “no es suficiente” y ahora urge adoptar medidas para recuperar la demanda de viajeros tanto nacional como internacional, que está afectada por las restricciones de movilidad y por la falta de confianza.

“Ahora más que nunca tenemos que trabajar conjuntamente y de forma coordinada en un modelo de turismo europeo más resiliente, competitivo, seguro y sostenible que contribuya a que Europa siga siendo el principal destino turístico del mundo”, ha insistido.

Editado por Miriam Burgués