Analistas aplauden propuestas de la CE para el fondo de recuperación

La sala de prensa de la Comisión Europea durante la rueda de prensa de los comisarios Gentiloni y Dombrovskis. [EFE/EPA/ARIS OIKONOMOU / POOL]

Madrid (EuroEFE).- Los analistas aplauden la propuesta presentada por la Comisión Europea de crear un fondo de recuperación económico de 750.000 millones de euros, aunque advierten de que las negociaciones entre los veintisiete países de la Unión Europea para aprobarlo serán duras.

Según la citada propuesta, la Comisión Europea prevé relanzar la economía mediante un Fondo de Recuperación dotado con 750.000 millones de euros que será financiado con la emisión de deuda común y del que España será una de las principales beneficiarias.

De los 750.000 millones, 500.000 millones se desembolsarán en forma de subvenciones a fondo perdido y 250.000 como préstamos reembolsables.

Bank of America considera que dicha propuesta es positiva al ir más allá de la que habían planteado tanto Alemania como Francia, con más subvenciones que préstamos.

No obstante, cree que el tamaño del fondo es «demasiado pequeño» para hacer frente a todo el shock económico, y que llega tarde, aunque reconoce que aliviará algunas preocupaciones y que tiene un gran poder simbólico.

Los expertos de la entidad también alertan de que aun no se conocen las condiciones del fondo, y que las negociaciones entre los veintisiete países de la UE para aprobarlo serán «difíciles».

«Es poco probable que el plan se implemente en su totalidad», advierte Bank of America que, no obstante, considera que la Comisión Europea ha establecido el punto de partida lo suficientemente alto como para permitir un acuerdo que aún pueda dar una fuerte señal política.

El vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis. EFE/EPA/ARIS OIKONOMOU / POOL [EFE-EPA]

Si finalmente, el fondo alcanza unos 500.000 millones de euros, con una proporción igual a la presentada de préstamos y subvenciones, será más positivo que lo nos atrevíamos a esperar hace unas semanas, concluye la entidad.

Igualmente, desde la gestora Vontobel, el economista senior Reto Cueni considera positiva la propuesta del fondo, pero prevé que ahora «se desencadenará la polémica» sobre el tamaño y la naturaleza del apoyo financiero que recibirán los países periféricos más afectados por la pandemia como Italia o España.

«Los debates más candentes se centrarán en el uso de las subvenciones, que no tendrán que ser devueltas, y en cómo reducir la impresión en ciertos países de que se trata de un próximo paso para mutualizar la deuda o incluso para una unión fiscal», añade.

En este sentido, el estratega advierte de que sigue existiendo un riesgo considerable de que países financieramente conservadores como los Países Bajos, Austria o Suecia bloqueen un acuerdo «generoso».

«El camino hacia un acuerdo final será difícil y podría asustar a los mercados de vez en cuando, ya que los diferentes parlamentos nacionales también tendrán que dar su asentimiento», concluye.

También, desde Renta4, sus analistas creen que las negociaciones para aprobar el citado fondo no serán fáciles y se podrían extender más allá de julio.

«De especial relevancia será la reacción de varios países (Austria, Suecia, Holanda, Dinamarca…) que a pesar de mostrarse dispuestos a negociar, es previsible que exijan claros límites a estas ayudas, principalmente que sean préstamos y conlleven una estricta condicionalidad», aseguran.

Desde Ostrum, la gestora de Natixis IM, su estratega Axel Botte valora que el mecanismo ayude a evitar que los presupuestos nacionales de la mayoría de los países se vean sometidos a presiones.

La industria alemana advierte contra los nuevos impuestos

La Federación de la Industria Alemana (BDI) expresó este jueves su respaldo a la propuesta de relanzamiento de la Comisión Europea (CE), aunque advirtió en contra de la implantación de nuevos impuestos para tratar de aliviar el peso económico.

La propuesta de la CE es una «señal fuerte» desde Bruselas y una muestra de su determinación de hacer frente a la crisis «en toda su dimensión», apunta el gerente del BDI, Joachim Lang, en un comunicado.

Los estados miembros y el Parlamento Europeo deben «actuar conjuntamente» para respaldarlo, prosigue el texto, donde se califica de «proporcionado» el volumen propuesto de 750.000 millones de euros.

Asimismo se valora como «correcta» la combinación entre créditos y otros mecanismos en apoyo de los «países y sectores más afectados por la pandemia». Apunta a la necesidad de «movilizar esos medios y advierte, sin embargo, de la necesidad de que éste sean destinados «como corresponde» y que se evite «colectivizar» la deuda.

Más categórica es la opinión del BID en contra de la implantación de un nuevo impuesto digital o a las emisiones de CO2. Aumentar la presión fiscal sería «contraproducente» para el ciudadano y las empresas, sostiene.