El BCE celebra los 20 años del efectivo en euros

La escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania).

La escultura del símbolo del euro ante la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort (Alemania). EFE/Arne Dedert / Archivo

Fráncfort (Alemania) (EFE).- El Banco Central Europeo (BCE) va a iluminar la fachada sur de su sede para celebrar el comienzo del 2022, cuando se cumplen 20 años de la introducción del efectivo de billetes y monedas de euro.

La iluminación, inspirada en el preludio a la «Oda a la alegría» de Ludwig van Beethoven, que es el himno europeo, comenzará el 1 de enero a medianoche y concluirá el 9 de enero.

Exhibirá barras, líneas y círculos en azul y amarillo, los colores de la Unión Europea (UE), y mostrará diferentes mensajes sobre el euro en quince idiomas, informa el BCE.

Su presidenta, Christine Lagarde, enfatizó a comienzos de diciembre que «los billetes en euros están aquí para quedarse» y que por ello el BCE prevé rediseñarlos con nuevos temas y la colaboración de los ciudadanos en 2024.

LOS BILLETES Y MONEDAS DE EURO

El euro, que comenzó a gestarse a comienzos de los noventa, fue introducido el 1 de enero de 1999 como una moneda virtual, utilizada por los bancos y los mercados financieros.

Para la mayoría de la gente se convirtió en una moneda real el 1 de enero de 2002, cuando entraron en circulación los billetes y monedas en doce países europeos. El símbolo del euro € se inspira en la letra griega epsilon, por ser Grecia la cuna de la civilización europea.

La e es la primera letra de la palabra Europa y las dos líneas horizontales paralelas simbolizan la estabilidad de la moneda. El efectivo en euros fue recibido por los europeos con mucha ilusión, pero también con el temor a la inflación.

 

Una moneda de euro en una imagen de archivo. EFE/Archivo/Oliver Berg

 

A comienzos de enero de 2002 ya se notaba como muchos comercios, cafeterías y restaurantes habían redondeado sus precios al alza y la sensación era de que todo era más caro.

Pero el presidente del BCE en aquel momento, el holandés Wim Duisenberg, quiso dejar las cosas claras y en rueda de prensa explicó que había comprado una hamburguesa Big Mac de McDonald’s y que el precio no había subido.

«La introducción del efectivo en euros en doce países europeos -como la propia creación de la nueva moneda- constituyó un hito histórico, resultado de años de meticulosa planificación y preparación», dice Jean-Claude Trichet, presidente del BCE entre 2003 y el 2011, en el libro «Cómo el euro se convirtió en nuestra moneda».

CASI 26.500 MILLONES DE BILLETES EN CIRCULACIÓN

Su nombre se decidió en el Consejo Europeo celebrado en Madrid en diciembre de 1995. Cuatro meses antes de su introducción, el BCE y los bancos centrales nacionales entregaron los billetes y monedas a los bancos y a los comercios y se adaptaron cajeros automáticos y las máquinas expendedoras.

El BCE autoriza exclusivamente la emisión de billetes, pero tanto el BCE como los bancos centrales nacionales tienen el derecho de emisión, según el Tratado de Maastricht (febrero 1992).

El volumen inicial se fijó en 14.900 millones de billetes de euros, entre 9.000 y 10.000 millones se pusieron en circulación y 5.000 millones constituyeron reservas logísticas. Un año después de su introducción, había 8.200 millones de billetes en circulación, a finales de 2006, 11.300 millones.

 

Impresión de billetes de 200 euros en una imagen de archivo. EFE/Jorge Ortiz

 

Actualmente hay casi 26.500 millones de billetes en circulación en los 19 países que ahora integran la eurozona. La responsabilidad de las monedas recae sobre los Gobiernos nacionales, pero el BCE aprueba anualmente el volumen de monedas que se ha de emitir.

En 2010, tras la crisis financiera internacional, comenzó en la zona del euro una crisis de endeudamiento soberano que llevó al rescate de Grecia, Irlanda y Portugal y a prestar a España asistencia para rescatar a su sistema bancario a cambio de fuertes ajustes en sus economías.

La cohesión de la zona euro se tambaleó y de la ilusión se pasó al desencanto. Mario Draghi, presidente del BCE entre 2011 y 2009, logró salvar al euro al asegurar que la entidad haría lo que fuera necesario.

 

LA DENOMINACIONES Y EL DISEÑO

Inicialmente se emitieron billetes en siete denominaciones, de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros, pero desde finales de abril de 2019 se ha dejado de emitir los de 500 euros.

Los diseños actuales se inspiran en el tema «Épocas y estilos de Europa», representado mediante ventanas, puertas y puentes, y son obra del diseñador austríaco Robert Kalina.
El puente del reverso representa la estrecha cooperación y comunicación entre Europa y el resto del mundo.

El mapa de Europa en el reverso muestra el norte de África para incluir Ceuta, Melilla y las Islas Canarias, así como los territorios franceses de Guayana francesa, Guadalupe, Martinica y Reunión en pequeños recuadros.

Los billetes de la segunda serie Europa, que comenzó a introducirse en mayo de 2013 y tiene seis denominaciones, mantienen el diseño épocas y estilos de la primera e incorporaron elementos de seguridad mejorados, también incluyen los países que se han incorporado a la UE desde de la primera serie.

Editado por María Moya