El BCE opta por la cautela tras decidir acelerar las compras de deuda

bce opta por la cautela y decide acelerar la compra de deuda, la presidenta del BCE, Christine Lagarde

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante una rueda de prensa este jueves 10 de marzo de 2022 en Fráncfort del Meno, Alemania. EFE/EPA/RONALD WITTEK / POOL

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE).- La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha optado este jueves por la cautela debido a la guerra en Ucrania y después de decidir modificar las compras de deuda, acelerarlas y finalizarlas en el tercer trimestre.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Lagarde ha dicho en rueda de prensa que el BCE finalizará las compras de deuda por la pandemia a finales de marzo, hasta aquí sin cambios, pero que modifica el calendario de las compras de deuda de otro programa de estímulos monetarios anterior.

El BCE ha dejado inalterados este jueves sus tipos de interés, y ha asegurado que comenzará a subirlos en algún momento después de que termine de comprar deuda y de forma «gradual».

ACELERAR O NO ACELERAR O PASO A PASO

El BCE va a comprar deuda con el otro programa de estímulos monetarios en abril por valor de 40.000 millones de euros, en mayo por valor de 30.000 millones de euros y en junio de 20.000 millones.

El ajuste de las compras de deuda para el tercer trimestre dependerá de los datos y reflejará la evolución de los acontecimientos y las perspectivas, según la entidad.

El BCE concluirá las compras de deuda en el tercer trimestre si considera que la inflación no se va a debilitar a medio plazo.

Los mercados han considerado que el BCE acelera de este modo el final de las compras de deuda por la guerra en Ucrania, pero Lagarde ha reiterado en la rueda de prensa que «no han decidido acelerar la normalización de la política monetaria», sino que se va a avanzar «paso a paso reconociendo la incertidumbre».

Anteriormente el BCE había decidido que las compras de deuda mensuales con el programa de estímulos anterior a la pandemia tendrían un importe de 40.000 millones de euros en el segundo trimestre de 2022 y de 30.000 millones de euros en el tercer trimestre.

A partir de octubre, el Consejo de Gobierno iba a mantener las compras de deuda a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros.

El BCE ha adquirido hasta ahora deuda para afrontar la crisis por la pandemia por valor de unos 1,67 billones de euros y puede comprar deuda por un total de 1,850 billones de euros hasta final de marzo de 2022, aunque es posible que no agote completamente esta cantidad.

EL IMPACTO DE LA GUERRA EN UCRANIA

Lagarde ha dicho también que «la guerra de Rusia y Ucrania tendrá un impacto material en la actividad económica y la inflación a través de unos precios de la energía y de las materias primas más altos».

Asimismo, la guerra va a crear problemas en el comercio internacional y debilitar la confianza, según Lagarde.

«La magnitud de estos efectos dependerá de cómo evoluciona el conflicto, del impacto de las sanciones actuales y más medidas posibles», apostilló la presidenta del BCE.

Christine Lagarde en una rueda de prensa 10 3 2022

EFE/EPA/RONALD WITTEK / POOL

De momento, el personal del BCE ha revisado al alza sus pronósticos de inflación y a la baja los de crecimiento a corto plazo en sus nuevas proyecciones, que incorporan el primer análisis de las implicaciones de la guerra en Ucrania.

El BCE prevé este año un crecimiento del 3,7 % con una inflación del 5,1 %.

En diciembre había calculado que los países que comparten el euro crecerían este año 4,2 %, con una inflación del 3,2 %.

El organismo europeo prevé que la inflación se va a estabilizar a medio plazo con su objetivo del 2 %.

La recuperación económica de los países del euro está impulsada por el debilitamiento del impacto de la variante ómicron del coronavirus y porque se han reducido algo los cuellos de botella.

Pero la subida de los precios de la energía y las materias primas, que va a ser mayor por la guerra, va a perjudicar el crecimiento.

No obstante, hasta en el peor de los casos, el BCE prevé que la inflación bajará progresivamente hasta un nivel alrededor del objetivo del 2 % en 2024.

De momento, la inflación subió un 5,8 % en febrero, desde el 5,1 % de enero, por la energía, que se ha encarecido un 31,7 %.

El BCE observa que los precios de los alimentos también han subido por factores estacionales, el aumento de los costes de transporte y el encarecimiento de los fertilizantes.

VOLATILIDAD EN LOS MERCADOS POR LA GUERRA

La invasión rusa a Ucrania ha causado «una volatilidad sustancial en los mercados financieros».

No obstante, el vicepresidente del BCE Luis de Guindos dijo en la rueda de prensa que «las tensiones en los mercados no son comparables a las vistas tras el estallido de la pandemia de coronavirus».

«Rusia no es muy relevante para los mercados financieros y el tamaño de su economía es pequeño», según de Guindos.

Tras el estallido de la guerra, las tasas de interés sin riesgo han vuelto a caer y los precios de las acciones han bajado, según el comunicado del BCE.

La exclusión de algunos bancos rusos del sistema de pagos Swift y otras sanciones «no ha causado hasta ahora tensiones severas en los mercados de dinero o escasez de liquidez en el sistema bancario de la zona del euro», según el BCE.

Editado por Sandra Municio