El BCE podría mostrar un tono más agresivo ante la elevada inflación

El BCE podría mostrar un tono más agresivo ante la elevada inflación

Vista del Banco Central Europeo, en Fráncfort, en una imagen de archivo. EFE/EPA/RONALD WITTEK /Archivo

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE).- El Banco Central Europeo (BCE) podría mostrar el jueves un tono más agresivo ya que aumentan las voces a favor de una restricción más rápida de la política monetaria debido a la elevada inflación.

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne mañana para discutir la política monetaria de los países que comparten el euro sin que se esperen nuevas decisiones.

La entidad monetaria hará hincapié en que, dadas las actuales circunstancias, normalizará su política monetaria según cómo evolucionen los datos económicos.

El gestor de carteras en Pimco Konstantin Veit prevé que el BCE continuará el proceso de normalización de la política monetaria, a menos que la situación económica se deteriore notablemente, dado que «está más preocupado por las perspectivas de inflación que por las de crecimiento».

Veit descarta que el BCE vaya a tomar decisiones de política monetaria significativas el jueves y ve plausible que termine las compras de deuda en julio y que suba los tipos de interés en 25 puntos básicos en septiembre.

El economista jefe en la gestora AXA Investment Managers, Gilles Moëc no espera «decisiones en la reunión del BCE de esta semana, pero sí un tono potencialmente más agresivo».

El director de inversiones global de renta fija de Allianz Global Investors, Franck Dixmier, tampoco prevé «un calendario para una subida de tipos», pero cree que «el BCE podría indicar su voluntad de hacer más si la inflación fuese más fuerte y persistente de lo esperado, lo que seguiría alimentando la corrección al alza de los tipos de la eurozona».

COMPRAS DE DEUDA

Dixmier espera que el BCE confirme el fin de su programa de compra de deuda en el tercer trimestre y que reitere su voluntad de subir los tipos a partir de entonces. El mercado prevé dos subidas de tipos de interés de 25 puntos básicos para finales de este año.

Los miembros del Consejo de Gobierno más partidarios de una normalización de la política monetaria más rápida, los llamados halcones, se han mostrado recientemente a favor de terminar las compras de deuda en julio y comenzar a subir los tipos de interés en septiembre.

Otros miembros del Consejo de Gobierno se han manifestado de forma menos agresiva y son partidarios de comenzar a subir los tipos de interés a lo largo del año.

Los analistas de Nomura prevén que el BCE anunciará en junio que dejará de comprar deuda en septiembre y que en diciembre acometerá la primera subida de los tipos de interés, en 25 puntos básicos.

De momento, es difícil predecir cuál será el impacto en la economía del euro de la guerra en Ucrania. El BCE ha dicho que el ajuste de las compras de deuda para el tercer trimestre dependerá de los datos y si la inflación sigue elevada, las concluirá en el tercer trimestre.

El BCE va a comprar deuda por un importe de 40.000 millones de euros en abril, de 30.000 millones de euros en mayo y 20.000 millones de euros en junio. Algunos analistas prevén que el BCE podría evaluar el jueves la calibración adecuada del sistema de dos tramos para la remuneración de las reservas.

De forma que el tipo de interés oficial negativo no limite la capacidad de intermediación de los bancos en un entorno de amplio exceso de liquidez.

El analista de Commerzbank Michael Schubert prevé que el BCE decida aumentar el exceso de reservas que está exento del pago de intereses. Como la facilidad de depósito está actualmente en negativo, al -0,50 %, los bancos deben pagar al BCE intereses si sus reservas exceden determinada cantidad.

«La cantidad exenta de pagar intereses se calcula como un múltiplo de los requerimientos de reservas específicos de cada banco y podría aumentarse del seis actual hasta el nueve» porque el exceso de liquidez ha aumentado mucho más de lo que el BCE preveía cuando estableció el sistema de dos tramos en septiembre de 2019, considera Schubert.

En 2020 el BCE preveía normalizar su política monetaria pero el estallido de la pandemia le llevó a volver a comprar deuda e inyectar más liquidez.

Actualmente hay un exceso de liquidez en el sistema enorme que los bancos querrán probablemente reducir al devolverle gran parte de los préstamos en junio, cuando el BCE deje de aplicar condiciones especiales muy ventajosas en las operaciones de refinanciación.

Editado por M.Moya