El BCE reducirá la compra de deuda de emergencia por covid el próximo trimestre

BCE reducirá la compra de deuda por covid. Vista de monedas de dos euros acuñadas en Alemania

Vista de monedas de dos euros. EFE/Tim Brakemeier / Archivo

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE).- El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves comprar menos deuda de emergencia por la pandemia en el primer trimestre de 2022 que en el cuarto trimestre de 2021.

 

 

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE ha informado en un comunicado de que «el progreso en la recuperación económica hacia su objetivo de inflación a medio plazo permite una reducción paso a paso del ritmo de sus compras de activos los próximos trimestres».

El BCE va a reducir en el primer trimestre de 2022 el ritmo de compras semanales de deuda de emergencia frente a la pandemia (PEPP) respecto al cuarto trimestre de 2021.

Asimismo, el BCE dejará de comprar deuda con este programa de estímulos monetarios a finales de marzo de 2022.

Entonces habrá adquirido deuda pública y privada por un total de 1.850 billones de euros, para apoyar a la economía durante la crisis por la pandemia

La entidad también ha decidido este jueves comprar deuda en el segundo y tercer trimestre de 2022 con otro programa de estímulos monetarios (se conoce como APP), que tenía antes de la pandemia, porque considera que todavía es necesaria la expansión monetaria.

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE ha informado de que adquirirá bonos por valor de 40.000 millones de euros en el segundo trimestre y por valor de 30.000 millones de euros en el tercer trimestre con el programa de compras de activos (APP).

Estas compras de bonos finalizarán poco antes de que comiencen a subir los tipos de interés oficiales.

«Todavía es necesaria la expansión monetaria para que la inflación se estabilice en el objetivo del 2 % a medio plazo», dice el BCE en el comunicado.

«En vista de la incertidumbre actual, el consejo de gobierno necesita mantener flexibilidad y opciones al conducir la política monetaria», añade.

En la actualidad, el BCE compra deuda por valor de alrededor de 70.000 millones de euros al mes debido a la pandemia, y por valor de más 20.000 millones de euros al mes con el otro programa de expansión cuantitativa.

El BCE quiere tener a partir del primer trimestre del próximo año flexibilidad para poder garantizar que todos los países que comparten el euro se financian a condiciones favorables. Durante la pandemia el BCE ha comprado más deuda de algunos países en caso de que sus tipos de interés se dispararan en los mercados.

El programa de compra de bonos anterior a la pandemia no permitía al BCE reaccionar así, pero ahora la entidad quiere asegurarse ese margen de maniobra.

REDUCE PASO A PASO LOS ESTÍMULOS

Asimismo, el BCE ha decidido reducir paso a paso sus estímulos monetarios en 2022, mientras otros bancos centrales ya han comenzado a subir sus tipos de interés, como el Banco de Inglaterra y el Banco de Noruega.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha dicho en una rueda de prensa virtual tras la reunión que la situación económica de la zona del euro es diferente a la de otras regiones que aceleran la retirada de sus estímulos monetarios como la Reserva Federal (Fed).

Lagarde ha explicado que las medidas aprobadas han contado con un amplio apoyo en el Consejo de Gobierno.

El BCE considera que la recuperación económica progresa y la inflación avanza hacia su objetivo del 2 %, pero considera que todavía es necesaria la expansión monetaria para que la inflación se estabilice en el objetivo.

De hecho, el BCE ha revisado fuertemente al alza sus pronósticos de inflación para el próximo año debido a la subida de los precios de la energía.

«La última ola de la pandemia y la variante ómicron ha causado que algunos países reintroduzcan restricciones más severas. Los precios de la energía han subido significativamente», ha apostillado Lagarde.

Estas nuevas medidas de confinamiento pueden retrasar la recuperación de los viajes, el turismo, la hostelería y el entretenimiento.

EL BCE COMPRARÁ DEUDA DE GRECIA

Por otra parte, el BCE ha decidido que comprará deuda pública de Grecia en 2022, pese a que no tiene grado de inversión, para que su economía se recupere.

Lagarde ha destacado los progresos que ha realizado Grecia y ha dicho que esta decisión es una importante señal a ese país, que estuvo ampliamente apoyada en el Consejo de Gobierno.

El BCE también va a prolongar la reinversión de la deuda de la zona del euro que ha adquirido durante la pandemia hasta el final de 2024. Asimismo, espera que las condiciones especiales muy favorables que aplicó durante la pandemia a los créditos que da a los bancos terminen en junio del año próximo.

El BCE evaluará su sistema de dos tramos para la remuneración de reservas, de forma que el tipo de interés oficial negativo (-0,5 %) no limite la capacidad de intermediación de los bancos en un entorno de amplio exceso de liquidez.

EL BCE REVISA AL ALZA SUS PRONÓSTICOS DE INFLACIÓN

Lagarde ha dicho que «el crecimiento se ha moderado en el último trimestre del año» y que este crecimiento más lento se prolongará en el primer trimestre de 2022, pero que esperan que «la actividad repunte de nuevo con fuerza a lo largo del próximo año».

El BCE prevé ahora que la producción superará el nivel anterior a la pandemia en el primer trimestre de 2022 y observa que las nuevas variantes del virus añaden más incertidumbre.

El BCE pronostica ahora un crecimiento en 2021 del 5,1 % (5 % previsto en septiembre) con una inflación del 2,6 % (2,2 % previsto en septiembre).

Pero en 2022 prevé un crecimiento menor del 4,2 % (4,6 %) con una inflación mucho mayor del 3,2 % (1,7 %).

Editado por Sandra Municio y María Moya

El BCE descarta subir los tipos y espera una menor inflación en 2022

Bruselas (EuroEFE).- La inflación en la eurozona bajará en 2022, aunque será de forma más lenta de lo esperado, mientras que resulta "muy improbable" que se den las condiciones para subir los tipos de interés el año que viene, dijo …