Berlín prioriza la recuperación sobre el debate de reglas fiscales en la UE

El ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, en una reunión del gabinete federal en Berlín.

El ministro alemán de Finanzas, Christian Lindner, en una reunión del gabinete federal en Berlín. EFE/EPA/HENNING SCHACHT / POOL

Berlín (EuroEFE).- El Gobierno alemán está a favor de aprovechar a fondo la oportunidad que plantea a la economía de la Unión Europea (UE) los fondos de recuperación pospandemia y lo considera prioritario en relación con el debate sobre el retorno de la disciplina fiscal.

El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, aseguró además en Berlín que su gobierno está interesado en dar internamente a la economía los «impulsos especiales» que necesita para recuperar las inversiones afectadas por la pandemia y por eso aprobó una revisión de sus presupuestos nacionales para 2022.

Lindner se reunió este lunes en la capital alemana con el presidente del eurogrupo, Paschal Donohoe, y declaró el interés del nuevo Gobierno de coalición alemán que preside el socialdemócrata Olaf Scholz en que la UE se centre en el empleo de los fondos multimillonarios aprobados para hacer frente a las consecuencias de la pandemia.

«Somos responsables de hacer que esto sea un éxito. Creo que es más importante que el debate sobre las reglas fiscales«, declaró Lindner antes de su reunión con Donohoe en una comparecencia ante los medios.

«Estamos interesados en el desarrollo de la unión económica y monetaria y en lograr avances hacia la unión bancaria», aseguró el ministro alemán, líder del Partido Liberal (FDP), formación que compone el Ejecutivo de Scholz junto con los Verdes.

«Vigilamos la inflación y el aumento del endeudamiento por la pandemia y por eso Alemania continuará en este debate apoyando en la dirección de políticas de estabilidad. Esto lo hacemos aquí en el sentido de dar impulsos especiales para recuperar inversiones afectadas por la pandemia en la revisión de los presupuestos de este año con el objetivo de volver en 2023 al principio constitucional del déficit cero».

Lindner resumió así su actitud al respecto de las políticas de recuperación de la economía de la UE y el retorno a las reglas del Pacto de Estabilidad: «inversiones por un lado, objetivos vinculantes por el otro lado. Insistimos en las reglas de la estabilidad».

Por su parte el jefe del eurogrupo dijo:  «los riesgos de la inflación es algo que estamos vigilando de cerca. Pero los controlaremos con el contexto de nuestros esfuerzos compartidos».

Donohoe recordó que «el eurogrupo en diciembre reconoció los riesgos, reconocimos esos desafíos y hemos acordado de nuevo que en el marco fiscal para este año continuaremos dando a los Gobiernos la flexibilidad y los instrumentos que necesitan para responder a esos retos pero poniendo apoyos al mismo tiempo».

«Tenemos que asegurar la sostenibilidad a largo plazo de nuestras finanzas públicas y al mismo tiempo mirando cómo podemos invertir en un futuro nuevo y diferente», agregó.

El intercambio de puntos de vista en Berlín se produjo sobre el trasfondo del debate, lanzado el pasado octubre por la Comisión Europea, que reactivó la revisión sobre las normas europeas de disciplina presupuestaria con el reto de conciliar el control de los niveles de deuda y déficit disparados por la pandemia y con la necesidad de invertir más en el clima.

El canciller alemán ya se pronunció a finales de año en Roma al respecto al indicar que la normativa comunitaria vigente ya ha demostrado su «flexibilidad» a la hora de impulsar el plan multimillonario de recuperación la crisis de la pandemia, el «Next Generation EU», dotado con 750.000 millones de euros.

Scholz dijo en Roma que «las reglas que tenemos ya cuentan con una flexibilidad y en base a ellas podremos trabajar también en futuro».

El Ejecutivo comunitario inició a principios de 2020 la revisión de las normas, cuya exigencia principal es que el déficit público se sitúe por debajo del 3 % del producto interior bruto y la deuda sea inferior al 60 %, pero la reforma quedó paralizada por la covid-19.

Los partidos del tripartito alemán firmaron un pacto de coalición en el que proclamaron su apoyo al fortalecimiento y la profundicación de la unión económica y monetaria pero agregaron a continuación que «el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) ha demostrado su flexibilidad» aunque precisaron que ese instrumento «debería ser más simple y transparente, también para fortalecer su aplicación».

Editado por María Moya