El australiano Cormann propuesto como nuevo secretario general de la OCDE

El exministro de Finanzas australiano Mathias Cormann en una foto de archivo EFE/EPA/MICK TSIKAS

París/Sidney (EuroEFE).- El exministro australiano de Finanzas Mathias Cormann ha sido propuesto este viernes como nuevo secretario general de la OCDE, algo que deberá ser refrendado por los embajadores de los países miembros en un consejo que se espera para la semana próxima.

El embajador británico Christopher Sharrock, que como decano dirige el proceso de selección, anunció hoy en un comunicado que va a proponer al resto de sus colegas que designen a Cormann como nuevo secretario general para un mandato de cinco años que empezará el 1 de junio, en sustitución del mexicano Ángel Gurría.

Para romper el empate de apoyos entre Cormann y la otra candidata finalista, la sueca Cecilia Malmström, Sharrock organizó hoy una votación en la que el primero fue el que tuvo “el mayor apoyo”.

El proceso de designación necesita un consenso entre los 37 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con sede en París, por lo que teóricamente aún sería posible que alguno de ellos pusiera un veto.

Pero esa es una hipótesis muy poco probable ya quien recurriera a ese dispositivo podría abrir una crisis de funcionamiento en la organización que la desestabilizara.

Cormann, que estuvo al frente de la cartera de Finanzas del Gobierno australiano durante más de siete años hasta que dejó ese puesto a finales de octubre pasado para centrarse en su candidatura a la OCDE, aparece como el virtual vencedor sorpresa en su duelo final con la antigua ministra sueca y excomisaria europea de Comercio Malmström.

Entre otras cosas porque durante la campaña había recibido abundantes críticas desde el exterior por haber sido Cormann durante muchos años uno de los principales responsables de un país señalado por defender el uso de los combustibles fósiles en general y del carbón en particular.

En un comunicado, Cormann dijo que sería para él “un gran honor y un privilegio asumir la dirección de la OCDE”, un organismo que “reúne países del mundo entero que comparten los mismos valores y trabajan juntos para elaborar y aplicar políticas mejores para una vida mejor”.

Hizo hincapié en que la OCDE “constituye una excelente plataforma para la cooperación internacional y la elaboración de políticas basadas en las mejores prácticas, sobre la base de un compromiso en favor de la democracia, de los derechos humanos, del Estado de Derecho, de los principios económicos del mercado y de un orden internacional asentado en reglas”.

Y en relación con los desafíos plantados por la pandemia, Cormann señaló que “nuestra misión histórica esencial -promover un crecimiento económico más fuerte, más sano y más equitativo y mejorar las condiciones de empleo y el nivel de vida- sigue siendo de una importancia crucial para el futuro”.

A su parecer, es prioritario conseguir la mayor recuperación económica tras la sacudida de la covid con “un crecimiento fuerte, sostenible, más sano y más inclusivo”, pero también “promover una acción ambiciosa y eficaz a escala mundial en materia de cambio climático” para llegar a la neutralidad de carbono en el mundo de aquí a 2050.

También apostó por “un enfoque multilateral” de la fiscalidad del negocio digital, gestionar mejor los riesgos asociados a esa actividad, promover políticas basadas en el mercado y un orden internacional asentado en reglas y reforzar el peso de la OCDE en la región Asia-Pacífico.

Cormann y Malmström habían llegado a la fase final de un proceso de selección que arrancó a comienzos de noviembre con diez candidatos.

Los otros ocho se han ido retirando de la carrera en las últimas semanas, entre ellos el estadounidense Christopher Liddell, próximo colaborador del anterior presidente, Donald Trump, que después de la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca no parecía tener posibilidades.

Si los 37 países de la organización le dan su visto bueno, Cormann reemplazará en la próxima reunión ministerial a Gurría, que ha cumplido tres mandatos sucesivos de cinco años durante los que ha transformado en profundidad la OCDE, entre otras cosas abriéndola a nuevos Estados miembros (siete, a los que se añadirá en las próximas semanas Costa Rica).

UN EXMINISTRO DE FINANZAS CRITICADO POR SU APOYO AL CARBÓN

El australiano Mathias Cormann, el ministro de Finanzas que más tiempo ha estado en el cargo en el país, en un gobierno que promueve el carbón y abolió una ley contra el cambio climático, ha sido propuesto como nuevo secretario general de la OCDE, lo que deberá refrendarse por los miembros del organismo la semana próxima.

El exministro australiano de Finanzas (2013-20), quien se disputaba el puesto con la excomisaria europea Cecilia Malmström, centró su campaña para la recuperación económica tras la pandemia de la covid-19 en la lucha contra el cambio climático y la recuperación “verde”, así como la lucha contra el proteccionismo comercial.

La reducción a cero de las emisiones netas de gases contaminantes es uno de los puntos centrales en la candidatura de la OCDE, un compromiso que asumió en diciembre pasado en el marco de la cumbre del clima (COP24) de Katowice (Polonia) para avanzar en la lucha contra el calentamiento global del Acuerdo de París.

“Lograr las emisiones netas globales para 2050 requiere un esfuerzo internacional urgente y de gran envergadura”, dijo Cormann, en un artículo que publicó el 2 de febrero en la red social LinkedIn.

“Como secretario general de la OCDE, trabajaría con los países miembros y las organizaciones asociadas para desplegar todas las capacidades políticas y analíticas disponibles a través de la OCDE para ayudar a las economías de todo el mundo a alcanzar las emisiones netas globales para 2050”, remarcó.

“GRAVES PREOCUPACIONES”

Pero la candidatura de este político del Partido Liberal australiano fue fuertemente cuestionada por varios grupos ecologistas y expertos de todo el mundo, quienes han escrito a la OCDE expresando sus “graves preocupaciones” respecto a su liderazgo.

“Es altamente improbable que el Sr. Cormann pueda tener un papel efectivo para defender una acción ambiciosa de reducción de las emisiones entre los países de la OCDE”, según la carta del 4 de marzo, suscrita por Greenpeace Internacional, Oxfam y el Instituto de Clima y Ciudades Sostenibles, entre los 29 firmantes.

La carta recuerda que, Cormann, el político que más tiempo ha estado al mando del Ministerio de Finanzas en Australia, ha sido parte de un gobierno, que abolió un impuesto a la emisión de los gases contaminantes en 2014, subsidió los combustibles fósiles, y no se ha comprometido con el objetivo de cero emisiones.

Además, el actual gobierno australiano se aferra al carbón y al gas como motores para la recuperación tras la pandemia de la covid-19, en lugar de promover una transición a las energías limpias.

Adam Bandt, líder del Partido Verde, advirtió a la OCDE en un tuit del pasado 5 de marzo de que los legisladores conocen a Cormann como un “adepto al carbón y al gas y alguien que bloquea las acciones climáticas”.

Bandt también publicó declaraciones de Cormann diciendo en febrero de 2020 a la cadena australiana Sky News que la propuesta del Partido Laborista de su país para lograr una emisión cero para el 2050 era “imprudente e irresponsable”, al insistir en que las políticas climáticas tienen que ser “efectivas y económicamente responsables”.

UN CATÓLICO CON ACENTO SHWARZENEGGER

Cormann, nacido en Bélgica en 1970 en el seno de una familia católica, ha sido comparado por su acento e ideas conservadoras a Arnold Schwarzenegger, el exactor de origen austriaco y exgobernador de California, a quien en su último discurso en el senado hizo un guiño diciendo “no volveré”, en referencia a la película Terminator.

Tras estudiar leyes en Bélgica, Cormann migró en 1996 a la ciudad australiana de Perth y poco después se unió al Partido Liberal de Australia Occidental, en donde llegó a ser asesor del jefe de gobierno y vicepresidente de su formación política.

En 2007, a los siete años de convertirse en ciudadano australiano, fue elegido senador liberal, entonces en la oposición, del Parlamento australiano, hasta que asumió el cargo de ministro de Finanzas en 2013 con la elección del conservador Tony Abbott.

Casado y con dos hijas, este político que defiende la monarquía constitucional y se opuso inicialmente a los matrimonios entre personas del mismo sexo en 2017, también se formó como piloto y habla cuatro idiomas.

Cecilia Malmström, una liberal curtida en Bruselas y hábil negociadora, candidata a dirigir la OCDE

Copenhague/Bruselas (EuroEFE).- La excomisaria europea sueca Cecilia Malmström, candidata a dirigir la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es una liberal con dos décadas de carrera en Bruselas, una política resuelta que no elude la polémica.
Malmström compite …

Editado por Virginia Hebrero