EL BCE pone en marcha la prueba de resistencia de riesgo climático de 2022

EL BCE pone en marcha la prueba de resistencia de riesgo climático de 2022

La sede del Banco Central Europeo (BCE) se ilumina con diversos motivos para conmemorar el 20º aniversario del euro, en una imagen de archivo. EFE/EPA/CONSTANTIN ZINN

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE).- El Banco Central Europeo (BCE) pone en marcha este jueves la prueba de resistencia sobre riesgo climático de 2022, cuyos resultados agregados publicará en julio.

El BCE informó este jueves de que «la prueba de resistencia será un ejercicio de aprendizaje para evaluar el grado de preparación de las entidades de crédito para afrontar el riesgo climático».

El ejercicio no tendrá un impacto directo en el capital de los bancos. El BCE quiere ver el nivel de preparación de los bancos para afrontar perturbaciones financieras y económicas derivadas del cambio climático.

El ejercicio se llevará a cabo durante la primera mitad de 2022 y el BCE publicará los resultados agregados posteriormente. Esta prueba tiene como objeto «identificar vulnerabilidades, buenas prácticas y los retos a los que se enfrentan» los bancos en la gestión del riesgo climático, añade el BCE.

El ejercicio no se aprueba ni se suspende, ni tiene implicaciones directas para los niveles de capital de las entidades y se compone de tres módulos: un cuestionario sobre las capacidades de los bancos para llevar a cabo pruebas de resistencia climática; un análisis comparativo para evaluar la sostenibilidad de sus modelos de negocio y su exposición a empresas intensivas en emisiones, y una prueba de resistencia desagregada.

Para asegurar la proporcionalidad, el BCE no exigirá que las entidades de menor tamaño elaboren proyecciones para las pruebas de resistencia. La prueba de resistencia se centrará en clases específicas de activos expuestas al riesgo climático, en lugar de en el balance general de los bancos.

Y analizará las exposiciones y fuentes de ingresos más vulnerables al riesgo climático, combinando proyecciones tradicionales de pérdidas con nuevas colecciones de datos cualitativos.

En la prueba se utilizarán escenarios que reflejan posibles políticas climáticas futuras y tienen en cuenta riesgos físicos como «el aumento de las temperaturas, sequías e inundaciones, y riesgos a corto y a largo plazo derivados de la transición hacia una economía más verde», según el BCE.

A partir de marzo de 2022, los bancos enviarán sus plantillas de la prueba de resistencia sobre riesgo climático al BCE para evaluación.

El BCE, que lleva a cabo pruebas de resistencia supervisoras anualmente, se pondrá en contacto con los bancos, formulará comentarios y asegurará unos resultados justos y coherentes.

En los años en los que la Autoridad Bancaria Europea no efectúa pruebas de resistencia a escala de la Unión Europea (UE), el BCE realiza una prueba de resistencia centrada un tema de interés específico, como el análisis del riesgo de tipo de interés en la cartera de inversión en 2017 o el análisis del riesgo de liquidez en 2019.

Editado por María Moya