El Eurogrupo actuará para garantizar la estabilidad financiera

El Eurogrupo asegura que actuará para navegar las subidas de tipos

El presidente del Eurogrupo, el ministro de Finanzas irlandés Paschal Donohoe, al inicio de la reunión del Eurogrupo en Luxemburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo) aseguraron este jueves que actuarán para garantizar la estabilidad de la eurozona en un entorno de subidas de tipos de interés, después de que ayer el Banco Central Europeo (BCE) anunciase medidas para rebajar las primas de riesgo disparadas en algunos países del euro.

«Todos los miembros del Eurogrupo reafirmaron su compromiso de dar los pasos y decisiones políticas necesarias para seguir asegurando la resiliencia de la eurozona», dijo el presidente de este foro, Paschal Donohoe, al término de una reunión en la que los ministros debatieron con la presidenta del BCE, Christine Lagarde, la situación económica y las decisiones de Fráncfort.

Los Diecinueve, añadió, están «absolutamente unidos» en la opinión de que la eurozona se mantendrá robusta pese a los cambios en el mercado de deuda soberana, donde en los últimos días se habían disparado los rendimientos de los bonos de países de la periferia tras el anuncio, la semana pasada, de que subirá los tipos de interés en julio por primera vez en once años.

Esto hizo escalar las primas de riesgo de países como Italia, España, Grecia o Portugal -el diferencial entre lo que pagan por sus bonos a diez años en comparación con el «bund alemán, considerado el más seguro- a niveles no vistos desde la primavera de 2020 y azuzó el miedo a una crisis de deuda como la de hace una década.

Tanto es así que el BCE decidió este miércoles en una reunión de urgencia acelerar la creación de un instrumento que evite la fragmentación de la eurozona, que surgiría de una excesiva disparidad entre los costes de la deuda de distintos países, y mientras tanto, reinvertir los bonos que vayan venciendo de su extinto programa por la pandemia para comprar deuda de países cuyo riesgo se dispare.

En el encuentro de este jueves, Lagarde defendió ante los ministros la necesidad de abordar este «riesgo de fragmentación» puesto que plantea una «grave amenaza» al mandato del BCE de mantener la estabilidad de precios y aseguró que dudar de su compromiso en este sentido «sería un grave error», según indicaron fuentes europeas.

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, consideró que los ministros reconocen la «importancia» de la actuación del BCE, pero insistió en que «no podemos pedir a la política monetaria que lo haga todo» e instó a mostrar «unidad y determinación» también con las políticas presupuestarias.

«Con una combinación de políticas coherente, estoy seguro de que la eurozona navegará estás aguas problemáticas sin necesariamente ir a una recesión», dijo en la rueda de prensa posterior al encuentro.

Tanto instituciones como ministros insistieron en que la economía europea tiene unos fundamentos sólidos, unas instituciones reforzadas tras la crisis financiera y nuevas herramientas que ayudarán a capear la tormenta económica, como el fondo de recuperación europeo.

CONTROL PRESUPUESTARIO

En este sentido, el ministro de Economía alemán, Christian Lindner, aseguró que «no hay necesidad de ninguna preocupación» por el aumento de las primas de riesgo puesto que estas no están al nivel de hace unos años y la eurozona es «estable» y «robusta».

Pero puntualizó que, si bien el BCE tiene la «responsabilidad de luchar contra la inflación», la de «todos» los Gobiernos europeos es «reducir los déficit presupuestarios y volver a una senda fiable de reducción de deuda» para «salvaguardar la confianza de los mercados y la estabilidad fiscal».

Más duro fue su homólogo austríaco, Magnus Brunner, quien llamó a los países endeudados a «poner sus cuentas en orden». «El BCE solo puede tener posibilidades si los presupuestos de todos los Estados miembros están en buena forma», insistió.

Por su parte, la vicepresidenta española de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, valoró la acción «eficaz y decidida» del emisor para garantizar la estabilidad financiera y que no habrá fragmentación en los mercados de deuda pública y defendió que esta debería ser la «prioridad» en un momento marcado por la «incertidumbre y volatilidad» por la guerra en Ucrania.

Y aseguró todos los socios están «abSolutamente comprometidos» a mantener la resiliencia de la eurozona.

Editado por M.Moya