Los fabricantes de componentes piden priorizar los coches híbridos sobre los eléctricos

Fabricantes piden priorizar los coches híbridos sobre los eléctricos. En la imagen, el montaje de un coche eléctrico en Zwickau, Alemania.

Montaje de un coche eléctrico en Zwickau, Alemania. EFE/EPA/Filip Singer/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- Los fabricantes de componentes de automoción en Europa sostienen que apostar «radicalmente» por el coche eléctrico amenaza 500.000 empleos en la UE y sería «ingestionable para la industria y la sociedad», por lo que proponen que se prioricen los vehículos híbridos.

Es la principal conclusión de un informe publicado este lunes por la Asociación Europea de Suministradores de Automoción (CLEPA) y elaborado por PwC Strategy en base a modelos con «perspectiva empresarial» a partir de datos de la industria y entrevistas con 33 expertos.

Se publica al calor de la propuesta de la Comisión Europea para descarbonizar la economía a mitad de siglo, que se empieza a debatir ahora en las instituciones comunitarias y que incluye la fecha de 2035 para dejar de vender coches con motores de combustión interna.

«El estudio destaca los riesgos de un enfoque exclusivo de vehículos eléctricos para el sustento de cientos de miles de personas», señaló en un comunicado el secretario general de CLEPA, Sigrid de Vries.

Los fabricantes de componentes, -representan 1,7 millones de empleos en la UE y unos 225.000 de ellos en España-, temen que un cambio demasiado brusco genere distorsiones que alteren el mercado laboral y piden que no se le cierre la puerta a una mezcla de tecnologías como coches eléctricos de batería, de hidrógeno o híbridos enchufables.

El estudio sectorial propone tres escenarios que cumplirían con las metas climáticas, con una alta proporción de vehículos eléctricos en 2030 (más de 50 %, casi 80 % y 100 %), uno con tecnologías mixtas, uno sólo con vehículos eléctricos y un tercero con un aumento «radical» de vehículos eléctricos, cuyo motor requiere muchos menos componentes que el de combustión.

El escenario más radical, alteraría medio millón de empleos en la UE y supondría una reducción neta de 275.000 puestos de trabajo según la industria, que reconoce que la producción de vehículos eléctricos de batería creará nuevas oportunidades de empleo «pero a menudo para distintas personas, en distintas compañías, en diferentes regiones y en momentos diferentes».

El 70 % del valor añadido, agrega CLEPA, dependería del despliegue de una «incierta» industria europea de baterías, que señala que aunque todos los escenarios implican pérdidas de puestos, el de tecnologías mixtas «mitiga el impacto en el empleo y crea valor añadido hasta 2040».

El estudio sectorial subraya que incluso en ese contexto se reduciría el número de empleos en unos 4.000 trabajos en el conjunto de la UE.

Para España, el escenario «radical» de vehículos eléctricos supondría 46.000 empleos en 2040 mientras que el híbrido, que combina electrificación con biocombustibles renovables, aportaría otros 92.000, para un total de 138.000, siempre según el estudio publicado por CLEPA.

Editado por Sandra Municio

La Comisión Europea presenta su hoja de ruta para descarbonizar la UE en 2050

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea presentó este miércoles su hoja de ruta legislativa para colocar a la Unión Europea (UE) en la senda para despedirse del CO2 a mitad de siglo y convertir la crisis climática en una oportunidad para …