El impulso a la inversión y el control de la deuda, prioridades en la reforma de las normas de la UE

Impulso a la inversión y el control de la deuda prioridades en la UE. Vista de monedas de euro de Italia.

Vista de monedas de euro en la Casa de la Moneda de Roma, Italia, en una imagen de archivo. EFE/ EPA/ ANSA/ CLAUDIO ONORATI

Bruselas (EuroEFE).- Las prioridades de las futuras normas de control del déficit y deuda de la Unión Europea deberían ser el impulso a la inversión, sobre todo para las transiciones ecológica y digital, así como la reducción gradual de la deuda, según las ideas recibidas por la Comisión Europea durante su consulta pública para proponer una reforma de estas reglas.

El Ejecutivo comunitario publicó este lunes los resultados de la consulta, que ha recibido ideas de 225 participantes, en su mayoría de ciudadanos no afiliados, instituciones académicas y sindicatos, sobre todo desde Italia, Bélgica y Alemania, que servirán para nutrir el debate sobre las reglas, que se aplazó por la pandemia.

La covid-19 llevó a Bruselas a congelar estas normas y su reactivación está prevista para 2023, por lo que la Comisión quiere hacer propuestas y lograr consenso entre los Estados antes de esa fecha para actualizar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que fija un techo de déficit del 3 % del PIB y de deuda del 60 %.

Según la consulta pública, tres cuartos de los ciudadanos y organizaciones que han participado piden que las normas revisadas incluyan disposiciones para preservar o incrementar la inversión pública y sugieren para ello dar un trato preferente a ciertos tipos de inversión que contribuyan a objetivos comunes europeos.

En particular, seis de cada diez consideran que las transiciones ecológica y digital serán clave en los próximos años y la mitad de estos aboga por excluir estas inversiones del cálculo de déficit usando lo que se conoce como «regla de oro». Pero la misma proporción, tres de cada diez, advierten en contra de dar este trato especial.

Además, cerca de la mitad de los participantes aboga por hacer permanente el fondo de recuperación pospandemia, que movilizará unos 750.000 millones de euros conseguidos con la emisión de deuda conjunta, ya que la mayoría cree que ha incentivado reformas e inversiones favorables al crecimiento.

Al mismo tiempo, la mayoría (más del 60 %) insiste en que mantener la sostenibilidad de las finanzas públicas debe seguir siendo un objetivo central de las normas.

Aunque la mitad de los consultados aboga por fijar metas de déficit y deuda específicas para cada país y por que la reducción de la deuda se haga de forma «gradual» y en función de la situación nacional.

«Argumentan que en el entorno pospandemia, caracterizado por niveles de deuda pública más altos en general e importantes disparidades entre países, mantener y aplicar valores de referencia uniformes e imponer requisitos de reducción de deuda demasiado altos pondría en peligro la recuperación en varios Estados miembros y agravaría la brecha de crecimiento en la UE», afirma el informe de la Comisión.

Entre las propuestas de reforma que sugieren, un tercio menciona fijar una regla de gasto acompañada de objetivos de deuda específicos por país -en línea con la recomendación de la Junta Fiscal Europea- y solo uno de cada diez aboga por abandonar las metas cuantitativas.

Actualmente, la normas prevén que todos los países tengan que reducir cada año en un veinteavo el volumen de su deuda que exceda el 60 % del PIB.

Por otra parte, la mitad de los participantes pide crear una capacidad fiscal central para estabilizar la economía europea en futuras crisis y seis de cada diez piden simplificar las reglas y hacerlas más transparentes.

Editado por Sandra Municio

La eurozona mira a Ucrania para marcar el ritmo de su política fiscal en 2023

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo) debatirán mañana en Bruselas sobre el rumbo que deben tomar sus políticas presupuestarias en 2023 ante una invasión de Ucrania que amenaza con ralentizar el crecimiento y …