La Comisión Europea revisa al alza sus previsiones de crecimiento de la eurozona en 2021

Previsiones de crecimiento económico en la eurozona

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) revisó al alza este jueves sus previsiones de crecimiento económico para la Unión Europea (UE) y la eurozona durante 2021 y pronosticó que el producto interior bruto (PIB) en ambas áreas avanzará un 5 %.

Sin embargo, para 2022 empeoró sus estimaciones y predijo un crecimiento económico del 4,3 % tanto en los diecinueve países que comparten el euro como en los Veintisiete.

En cuanto a la inflación, Bruselas espera que se sitúe en el 2,4 % este año y el 2,2 % en 2022 en la eurozona, mientras que en la UE será del 2,6 % y 2,5 %, respectivamente.

En sus anteriores previsiones, publicadas en julio, el Ejecutivo comunitario había anticipado un aumento del PIB del 4,8 % en el club comunitario y los países de la moneda única durante 2021, en tanto que para 2022 esperaba un avance del 4,5 % en los dos espacios.

Las estimaciones que hoy publicó la Comisión Europea también contemplan un crecimiento económico en 2023 del 2,4 % en los socios del euro y del 2,5 % en los Veintisiete.

Bruselas aseguró en un comunicado que la economía se está recuperando de la recesión causada por el coronavirus “más rápido de lo esperado”, pero admitió que sus previsiones dependen “en gran medida” de la evolución de la pandemia y del ritmo al que la oferta se ajusta al “rápido cambio de tendencia en la demanda tras la reapertura de la economía”.

Añadió que se espera que la demanda doméstica siga impulsando la expansión económica, y que las mejoras en el mercado laboral y la bajada prevista en los ahorros “deberían contribuir a un ritmo sostenido del gasto de los consumidores”.

La CE también destacó el papel del fondo de reconstrucción en la recuperación económica, pero insistió en que el crecimiento hace frente a “nuevos vientos en contra”, y dijo que los cuellos de botella y las interrupciones en el suministro global “están pesando sobre la actividad en la UE”.

Además, constató que tras haber caído “bruscamente” en 2020, los precios de la energía, en particular, para el gas natural, han aumentado “a un ritmo tumultuoso” en los últimos meses y se encuentran ahora “muy por encima de los niveles prepandémicos”.

De hecho, según la primera estimación preliminar de Eurostat, la inflación de la eurozona en octubre llegó al 4,1 %, un nivel solo alcanzado en una ocasión más desde el inicio de la serie histórica en 1997.

En ese contexto, el Ejecutivo comunitario asumió que el aumento de la inflación ha “superado las predicciones”.

Detalló que el incremento se debe “principalmente” al aumento de los precios de la energía, “pero también parece estar vinculado a un amplio conjunto de ajustes económicos posteriores a la pandemia, lo que sugiere que los niveles elevados actuales son en gran medida transitorios”.

Por tanto, espera que la inflación en la eurozona sea del 2,4 % en 2021, del 2,2 % en 2022 y del 1,4 % en 2023, mientras que en la UE pasará del 2,6 % al 2,5 % y el 1,6 %, respectivamente.

En lo referente a la deuda pública, la Comisión espera que alcance el 100 % del PIB en 2021 en el club del euro, para caer al 97,9 % en 2022 y al 97 % en 2023. En los Veintisiete pasará del 92,1 % este año al 90 % el siguiente y el 89,1 % en 2023.

El déficit público será del 6,6 % en 2021 en la UE, del 3,6 % en 2022 y del 2,3 % en 2023. En la eurozona pasará del 7,1 % al 3,9 % y al 2,4 %.

LA COMISIÓN EUROPEA REBAJA EL CRECIMIENTO PARA ESPAÑA

Por otra parte, la Comisión Europea rebajó su previsión de crecimiento del PIB español en 1,6 puntos para 2021, hasta el 4,6 %, y en ocho décimas para 2022, hasta el 5,5 %, con respecto a sus proyecciones de verano, aunque asegura que la recuperación «está ganando tracción» tras el desplome provocado por la pandemia gracias al consumo privado y los fondos europeos.

En sus previsiones macroeconómicas de otoño, Bruselas estima además que el déficit público se reducirá desde el 11 % que marcó en 2020 hasta el 8,1 % este año, una cota cinco décimas mayor que en sus últimas previsiones, y hasta el 5,2 % en 2022, sin cambios con respecto al cálculo previo.

Bruselas destaca que después de contraerse en el primer trimestre del año (-0,6 %) y subir menos de lo esperado en el segundo (1,1 %), el crecimiento del PIB acelerará en la segunda mitad de año gracias a la retirada de las restricciones por el covid-19, el «éxito» de la campaña de vacunación y el apoyo del sector servicios, incluido el turismo.

Así, espera que este año se registre un avance del 4,6 % y que el crecimiento continúe en 2022 (hasta el 5,5 %), de modo que se recuperará el nivel del PIB previo a la crisis en el primer trimestre de 2023, ejercicio que se cerrará con un incremento del 4,4 %.

Estas previsiones son más pesimistas que las del Gobierno español, que espera un crecimiento del 6,5 % este año y del 7 % el próximo.

Bruselas considera que el crecimiento en España se verá sostenido por el «fuerte» consumo privado, gracias al ahorro acumulado y la recuperación del empleo, la implementación del plan de recuperación, que incentivará inversiones públicas y privadas, y la contribución del sector exterior por la normalización del turismo internacional.

No obstante, advierte de que hay varios riesgos para esta perspectiva, en particular la persistencia de la pandemia en otros países, que podría retrasar la recuperación del turismo, y a corto plazo por los cuellos de botella en los suministros y los precios de energía y transporte.

Bruselas espera, de hecho, que los precios energéticos se mantengan en niveles «récord» hasta el segundo trimestre de 2022 pese a las medidas adoptadas por el Gobierno para contenerlos, lo que sumado a la indexación de las pensiones presionará al alza los precios, de modo que la tasa de inflación subirá al 2,8 % este año, se moderará hasta el 2,2 % el próximo y caerá al 0,7 % en 2023.

En cuanto al empleo, la Comisión destaca que el mercado laboral se está recuperando «rápido» gracias en buena medida a los ERTE y proyecta que la tasa de paro se reducirá al 15,2 % en 2021, al 14,3 % en 2022 y al 13,9 % en 2023.

Por el lado fiscal, el crecimiento, la retirada de medidas de apoyo por la covid-19 y el buen desempeño de los ingresos, permitirán reducir el déficit al 8,1 % del PIB en 2021; 5,2 % en 2022; y 4,2 % en 2023.

La deuda pública aumentará seis décimas este año, hasta el 120,6 % del PIB, y caerá el próximo al 118,2 % y en 2023 al 116,9 %, una senda de reducción algo menos optimista que la del Gobierno y la anticipada previamente por Bruselas.

Editado por Sandra Municio

El PIB aumentó un 2,2 % en la eurozona y un 2,1 % en la UE en el tercer trimestre

El producto interior bruto (PIB) de la eurozona creció un 2,2 % entre julio y septiembre en comparación con los tres meses previos, mientras que en la Unión Europea (UE) el incremento trimestral fue del 2,1 %.