La Comisión Europea solo evaluará la reforma laboral final que presente España

Alt= El responsable europeo de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Paolo Gentiloni. EFE/Mariscal

El responsable europeo de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Paolo Gentiloni. EFE/Mariscal

Madrid / Bruselas (EuroEFE).- El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, aseguró este martes que la Comisión Europea (CE) “solo evaluará el producto final”, en referencia a la negociación sobre la reforma de la legislación laboral en España.

En una conferencia de prensa en Madrid, dijo que los países que están acometiendo profundas reformas “deberían escuchar las recomendaciones” de Europa, “porque hay millones (de euros) en juego”, pero desde la CE “estudiaremos solo lo que España nos envíe, y no lo que circula informalmente”, insistió.

La previsible modificación de la legislación laboral causa actualmente fuertes discrepancias en el Gobierno español, una coalición entre los socialistas y los izquierdistas de Unidas Podemos (UP).

Los primeros plantean cambiar la reforma laboral vigente para modernizar el mercado laboral por medio del diálogo social; fue aprobada por los conservadores en 2012, en plena crisis económica, y es restrictiva de los derechos de los trabajadores en caso de despido y otras cuestiones.

Los segundos (UP) exigen, sin embargo, que sea derogada completamente.

El presidente de los conservadores (Partido Popular), Pablo Casado, se comprometió este lunes a «llegar hasta el final» en las instituciones europeas para que la reforma laboral se mantenga si se pretende derogarla.

 

 

Gentiloni destacó que los estados suelen escuchar los consejos de la Comisión, aunque “no siempre son implementados”. “La novedad esta vez -precisó- es que las recomendaciones están conectadas” con las ayudas fiscales que reciben.

A España, cuya economía ha resultado castigada fuertemente por la pandemia, le corresponden 140.000 millones del Fondo de Recuperación de la UE, de los que casi la mitad se desembolsarán como transferencias a fondo perdido, y el resto serían en forma de préstamos.

Sobre una eventual modificación para que los convenios laborales sectoriales tengan prevalencia sobre los de empresa, Genitiloni dijo “no tener miedo” a esto, y reiteró que, hasta que la CE reciba el documento final, se trata de un “tema interno” español.

El asunto de los convenios es una de las medidas más polémicas por el potencial aumento de los costes laborales y la consecuente pérdida de competitividad que podría generar en la economía española.

Además, el comisario resaltó que España debe abordar la elevada segmentación del mercado laboral (entre trabajadores temporales y fijos) y el “alto número de empleos precarios”.

INCERTIDUMBRES EUROPEAS

Celebró la rápida recuperación económica europea, “inesperada hace unos meses”, pero advirtió de los riesgos a corto plazo, como la incertidumbre por la pandemia y los elevados costes energéticos.

Estos, explicó, se deben a una “escasez de la oferta global”, sobrepasada por un rápido aumento de la demanda, sobre todo de gas, tras una “fuerte recuperación económica”.

Sobre el incremento acelerado de los precios de la electricidad, Gentiloni constató que es “motivo de preocupación para varios países, y en particular para España”, y afirmó que el pacto verde europeo no está empeorando la situación, sino que “es parte de la solución”.

Respecto a la transición energética para combatir el calentamiento global, el comisario de Economía advirtió que “no se puede llevar a cabo sin aumentar el gasto público».

Indicó que la deuda pública de la UE se sitúa ahora en un 100 % del Producto Interior Bruto, por encima de lo que marcaba antes de la pandemia, debido al esfuerzo fiscal realizado para capear la crisis generada por la covid-19.

“Tenemos que reducir la deuda pública de los países (..), pero de manera realista”, apuntó.

LA COMISIÓN EUROPEA REVISARÁ EL CUMPLIMIENTO DE LOS COMPROMISOS

La Comisión Europea (CE) evitó este martes pronunciarse sobre el conflicto entre los dos partidos del Gobierno español, el PSOE y Unidas Podemos, a raíz de la reforma laboral, pero recordó que revisará si se han cumplido los compromisos asumidos en el plan de recuperación antes de aprobar nuevos desembolsos.

«La Comisión no comenta procesos en marcha que tienen lugar en los Estados miembros», declaró la portavoz de la CE Veerle Nuyts durante la rueda de prensa diaria de la institución.

No obstante, resaltó que el Ejecutivo comunitario presentará su análisis sobre si España ha cumplido los objetivos y metas asumidos en su plan de recuperación y necesarios para poder recibir un nuevo desembolso del fondo de reconstrucción.

Bruselas comunicará esa evaluación dos meses después de que Madrid solicite la nueva entrega de dinero.

Para recibir los fondos de recuperación, cada país elabora un plan nacional con reformas e inversiones que se envía a Bruselas y que necesita el visto bueno tanto de la Comisión como del Consejo (los Estados miembros).

El documento de España ya recibió luz verde y por ese motivo se le concedió un primer adelanto de 9.000 millones de euros.

Aunque el primer desembolso se produce de manera automática tras la aprobación del plan por parte de la CE y del Consejo, para acceder al resto del dinero asignado a cada país es necesario cumplir de manera progresiva con los objetivos y metas asumidos.

En el caso de España, se comprometió a tener publicada la reforma laboral en el Boletín Oficial del Estado antes del próximo 31 de diciembre, pero los socios del Gobierno de coalición atraviesan una crisis a raíz de esa legislación.

El PSOE plantea cambiar la reforma laboral vigente para modernizar el mercado laboral por medio del diálogo social, mientras que Unidas Podemos exige que sea derogada completamente.

La ley actual es restrictiva de los derechos de los trabajadores en caso de despido y otras cuestiones.

«Presentaremos nuestra evaluación sobre si los objetivos y metas relevantes (…) se han cumplido de manera satisfactoria y haremos eso en un plazo de dos meses desde la recepción de la solicitud del pago de un Estado miembro concreto», apuntó Nuyts.

Editado por Sandra Municio