La covid-19 interrumpe la convergencia en los niveles de vida en Europa, según el BCE

Vista general de la sede del BCE en Fráncfort (Alemania). EFE/EPA/RONALD WITTEK

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE).- La crisis económica que ha creado la pandemia de la covid-19 “ha interrumpido, al menos de forma transitoria, el proceso de convergencia de los niveles de vida” de Grecia, Italia, España y Portugal, consideran los economistas del Banco Central Europeo (BCE).

En un artículo sobre la heterogeneidad del impacto económico de la pandemia en la zona del euro, Philip Muggenthaler, Joachim Schroth y Yiqiao Sun dicen que “la crisis financiera global y la crisis de deuda soberana de la zona del euro dieron lugar a divergencias considerables entre países” entre 2008 y 2014, seguidas de un proceso de convergencia.

La covid-19 ha generado nuevas divergencias, que afectan “con más intensidad a los países que se sitúan por debajo de la media de la zona del euro en términos de renta per cápita que a aquellos que la superan”, según los economistas del BCE.

En Alemania, Países Bajos y los demás países situados por encima de la media de la zona, excepto Austria, el nivel de vida se ha deteriorado en menor o igual medida que la media.

Pero en los países que se encuentran por debajo, que son Grecia, Italia, España y Portugal, el deterioro ha sido mayor.

En cambio, los países que se incorporaron a la zona del euro entre 2007 y 2015, con la excepción de Chipre y Malta, han continuado avanzando en su proceso de convergencia hacia la media de la zona pese a la pandemia.

 

Los economistas del BCE advierten de que “el riesgo de secuelas en los países más afectados sigue siendo elevado” y podrían producirse “divergencias de crecimiento más duraderas en el futuro” por las diferencias en el ritmo de reasignación sectorial y en el margen de maniobra fiscal.

También esperan que el programa de ayuda de la Unión Europea (UE) (Next Generation) contribuya a reducir el aumento de las divergencias económicas porque favorece a los países que han sufrido las mayores pérdidas económicas como consecuencia de la pandemia.

En el primer trimestre de 2021, el PIB real de la zona del euro se situó un 4,9 % por debajo del nivel previo a la pandemia, tras registrar un descenso del 6,5 % en 2020.

La comparación con los niveles prepandémicos oscila entre el +13,2 % (Irlanda) y el -9,3 % (España).

El fuerte crecimiento de Irlanda refleja la evolución de los sectores en los que predominan las multinacionales extranjeras.

El PIB real en el primer trimestre de 2021 aún seguía siendo muy inferior al previo a la pandemia en todos los países, excepto en Estonia (3,4 %), Irlanda (13,2 %), Lituania (1,1 %) y Luxemburgo (3,2 %).

En cambio, España, Italia, Malta, Austria y Portugal registraron la caída más acusada del PIB real, y los mayores retrocesos correspondieron a Portugal y España (9,1 % y 9,3 %, respectivamente).

“Estos países se vieron muy afectados por las prohibiciones de viajes internacionales, dada la particular relevancia del sector turístico para su actividad agregada”, consideran los economistas del BCE.

En Alemania, Bélgica y Países Bajos, el descenso del PIB real fue atribuible íntegramente al consumo privado, pero su sector exterior resistió gracias a las exportaciones.

Finlandia, Estonia, Lituania y Letonia aplicaron las medidas menos estrictas durante la pandemia, mientras que Italia, España y Portugal implementaron medidas severas.

En general, el impulso fiscal ha tendido a ser proporcional a las pérdidas de PIB.

Editado por Miriam Burgués