La eurozona aplaza el pago de dividendos

Los bancos europeos han aplazado el reparto de dividendos por el coronavirus. [EFE/Javier Lizón]

Bruselas (EuroEFE).- Los bancos de la eurozona están aplazando el pago de dividendos, siguiendo la recomendación del Banco Central Europeo (BCE). El presidente del Consejo de Supervisión, Andrea Enría, constató ante el PE la resistencia del sistema bancario frente al coronavirus. Mientras, en 2019 uno de cada tres europeos era incapaz de afrontar un gasto extraordinario, capacidad clave en tiempos de incertidumbre.

El presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, aseguró este martes que los bancos de la eurozona han evitado pagar más de 27.000 millones de euros en dividendos, después de que la autoridad monetaria recomendara no repartirlos hasta al menos el 1 de octubre.

“Según la información que tenemos ahora mismo, había 35.000 millones en dividendos que se suponía que se iban a pagar y más de 27.000 millones han quedado por el momento retenidos al completo en los balances de los bancos y eso es un resultado importante”, declaró Enría durante una comparecencia virtual en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.

El pasado 27 de marzo, el BCE recomendó a la banca privada de la eurozona “no pagar dividendos de los años fiscales 2019 y 2020 hasta al menos el 1 de octubre de 2020” y no recomprar acciones propias (buyback) para premiar a los accionistas, ante la pandemia del coronavirus.

Enria destacó que las entidades bajo la supervisión directa del Banco Central Europeo han seguido “correctamente” esa recomendación y añadió que las autoridades nacionales han extendido el alcance de esa sugerencia a instituciones “menos significativas”, con lo que se ha logrado “una muy amplia cobertura” del consejo realizado por el BCE.

“La mayoría de bancos ha cumplido con nuestra recomendación”, reiteró.

De hecho, explicó que los únicos bancos que han pagado los dividendos son aquellos en los que la junta general de accionistas ya había aprobado distribuirlos antes de la recomendación del BCE y la legislación nacional del país donde tiene su sede la entidad no permite dar marcha atrás.

Añadió que, en otros casos, los dividendos ya se habían repartido antes de que el Banco Central Europeo se pronunciara.

“En todos los demás casos ha habido muy buena disciplina”, constató Enria.

El BCE emitió una recomendación, pero no ha obligado a los bancos de la eurozona a suspender el pago de los dividendos. El economista italiano consideró, en cualquier caso, que una recomendación ya es “un instrumento importante”.

También destacó que el sistema bancario de la eurozona se encuentra en un estado de forma “muy resistente” y aseguró que desde el Consejo de Supervisión del BCE se han centrado en garantizar que las entidades pueden seguir apoyando la economía real “en el futuro”, también durante la recuperación tras la pandemia.

El sector bancario de la eurozona resiste al coronavirus

 La Junta Única de Resolución (JUR) confía en que el sector bancario de la eurozona resista el impacto todavía incierto de la pandemia del COVID-19 y advierte de que la recapitalización preventiva de las entidades con dinero público, aunque es posible, debe concederse solo con estrictas condiciones.

Así lo transmitió este martes la presidenta de este organismo, Elke König, en un debate con la comisión de Economía de la Eurocámara, en el que insistió en que la JUR “vigila de cerca” la evolución de esta crisis “sin precedentes”.

Una fila de clientes en una oficina bancaria española. EFE/ Cristóbal García

“Tenemos unos cimientos en toda Europa mucho más firmes que durante la crisis financiera de hace una década (…). Las acciones decisivas adoptadas por los Gobiernos nacionales, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y la JUR en las últimas semanas deberían darnos confianza en que el sector bancario puede resistir el impacto del COVID-19”, afirmó la alemana.

König reconoció que este impacto a medio plazo es todavía “incierto” y que la crisis podría repercutir sobre la capacidad de los bancos para financiarse en los mercados, pero destacó que hasta ahora las entidades han funcionado con normalidad.

La presidenta de la JUR defendió que, en todo caso, el organismo tiene las “herramientas suficientes” para hacer frente a posibles quiebras bancarias y recordó que existe la posibilidad de que los Estados lleven a cabo una recapitalización preventiva de las entidades que entren en problemas por esta crisis, una opción que solo se ha usado una vez en 2017 con el banco italiano Monte dei Paschi.

Subrayó, no obstante, que esta solo puede concederse “bajo estrictas condiciones para evitar que se dé a bancos sin un modelo de negocio sólido para afrontar problemas legado del pasado” y que “no puede y no debe convertirse en un rescate encubierto”.

“La necesidad de extender apoyo público extraordinario al sector financiero debe evaluarse cuidadosamente como respuesta a las pérdidas causadas directamente por un parón repentino de la economía real sin minar los objetivos esenciales de nuestro marco de resolución”, incidió.

Preguntada por los eurodiputados, König señaló que la JUR podría responder en caso de quiebra de uno o varios bancos grandes en la eurozona, pero reconoció que todavía no hay una solución a cómo proporcionar liquidez al banco bajo resolución.

“Soy optimista por naturaleza y, dadas las medidas tomadas, creo que si llegamos a este problema tendremos una solución. Habría preferido tener ya un guión para ello en el cajón”, dijo.

König recordó que, en respuesta a la pandemia, la JUR ha alargado los plazos para que los bancos informen de la creación de el mínimo de fondos propios y pasivos admisibles (MREL) que exigen las normas europeas y será flexible si tienen dificultades para cumplir puesto que los objetivos de MREL tienen que actualizarse este año de todas formas.

Uno de cada tres europeos no podía en 2019 hacer frente a gastos extraordinarios

Uno de cada tres europeos (32 %) no podía hacer frente a gastos financieros inesperados como cirugías, funerales, sustitución de electrodomésticos o de coches en 2019, según un informe publicado este martes por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

Los datos han ido mejorado desde el pico alcanzado en 2012, cuando el 40 % de los europeos era incapaz de enfrentarse a este tipo de gastos, pero Eurostat advirtió de que “debido al bloqueo implementado en todo el mundo en 2020 para frenar la propagación del coronavirus, la capacidad de afrontar gastos financieros inesperados es crucial”.

La mayoría de personas incapaces de hacer frente a gastos no presupuestados se detectó entre hogares formados por una sola persona, bien solteras sin hijos (40 %) o con hijos (56 %).

Estos porcentajes también muestran una brecha de género, ya que el 43 % de las mujeres solteras no pudo afrontar a gastos inesperados en 2019, frente al 36 % de los hombres sin pareja.

Por contra, en los hogares con dos adultos, el problema afectó sólo al 25 %.

Entre todos los tipos de hogares, la proporción de personas incapaces de afrontar esos gastos fue más baja para aquellas unidades domésticas en las que, al menos, uno de los dos adultos que las conforman tenía 65 años o más (24 %).

Por países, los que obtuvieron resultados más altos fueron Croacia (52 %), Letonia (50 %) y Grecia y Chipre (ambos con el 48 %); mientras que lose menor porcentaje fueron Malta (15 %), Suecia, Austria y Luxemburgo (todos con el 20 %).

Los datos de España…de 2018

En el caso de España, los datos para 2019 no están disponibles, por lo que Eurostat utilizó los datos facilitados en 2018, año en el que el 35 % de los españoles no pudo hacer frente a gastos inesperados.

Por otro lado, cabe destacar que el 27,7 % de los españoles tuvieron “dificultades o grandes dificultades” para llegar a fin de mes en 2018, porcentaje superior a la media europea para ese año, situada en el 21,5 %.