La respuesta económica de la UE: ¿suficiente para la nueva ola de covid?

Una mujer se desinfecta las manos con gel hidroalcohólico antes de comenzar su trabajo. EFE/Raúl Martínez/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La segunda ola de la pandemia y las restricciones para contenerla generan cada vez más incertidumbre en torno a la recuperación económica, mientras aumentan las dudas sobre si los fondos pactados en la Unión Europea (UE) ante la crisis serán suficientes para esta nueva fase.

Hasta el momento, el club comunitario ha acordado un paquete de 540.000 millones de euros en créditos para los países, las empresas y los trabajadores, además del fondo de recuperación con 750.000 millones de euros (390.000 millones en transferencias directas y 360.000 millones en préstamos).

De los 540.000 millones, las ayudas a los empleados se canalizan mediante el fondo SURE, que tiene en total 100.000 millones de euros en créditos para financiar los sistemas de reducción de jornada, como los ERTE españoles.

Además, el Banco Europeo de Inversiones movilizará hasta 200.000 millones de euros en préstamos para empresas, y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (el fondo de rescate de la eurozona) ha habilitado una línea de crédito con 240.000 millones de euros para prestar a los Gobiernos de cada país hasta el 2 % de su PIB.

En cualquier caso, ningún país ha querido solicitar el respaldo del Mecanismo Europeo de Estabilidad, asociado a los rescates de la anterior crisis financiera.

Más aceptación ha generado el fondo SURE, pues ya se han asignado 87.900 millones del total de 100.000 a diecisiete países, incluidos 21.300 millones para España, que recibió la semana pasada un primer desembolso de 6.000 millones.

 

En cuanto al fondo de recuperación acordado en julio por los líderes de los Veintisiete, los colegisladores de la Unión Europea (Estados miembros y Eurocámara) deben lograr un acuerdo final para que entre en funcionamiento.

A esas iniciativas se unen las medidas del Banco Central Europeo, pero ¿son suficientes ante la segunda ola del coronavirus?

¿MÁS FONDOS DE RECUPERACIÓN?

Antes de la videoconferencia que los Veintisiete celebraron el 29 de octubre, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ya mencionó la posibilidad de que se necesitaran más medidas en la UE.

Necesitamos “una Unión de pruebas y vacunas” porque una gestión de esta epidemia sin coordinación y en la que “algunos saldrían mejor que otros, solo serviría para exacerbar los desequilibrios económicos que, a su vez, serían universalmente perjudiciales y requerirían otros planes de rescate”, escribió en su blog.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis pidió implementar lo acordado, y agregó que el Ejecutivo comunitario está “preparado para reaccionar si es necesario”.

Sin embargo, desde el centro de estudios Bruegel, el investigador Zsolt Darvas no considera probable que la Unión Europea vaya a acordar nuevas medidas para el conjunto del club comunitario “en el futuro cercano”, a pesar de que en su opinión lo ya pactado no basta ni para la primera ola.

“Incluso sin la segunda ola, la cantidad de la respuesta de la UE no es suficiente”, declara a Efe.

De todas formas, admite que el fondo de recuperación de 750.000 millones de euros es “lo que era políticamente viable en la UE y, aunque no es suficiente, es una gran medida”.

Si bien no ve probable nuevas medidas en la UE en el corto plazo, baraja que “de aquí a un año”, si 2021 es “tan malo como este año”, los países podrían tomar alguna iniciativa adicional.

“Pero solo por la segunda ola, no veo casi probabilidad de que cualquier medida para el ámbito de la UE se vaya a acordar”, dice.

SURE, FAVORITO PARA UNA AMPLIACIÓN

Pese a su escepticismo, constata que “quizá, si hubiera necesidad”, lograr acuerdos sobre créditos adicionales “siempre es más fácil” que pactar nuevas transferencias directas.

Así, apunta que duplicar el fondo SURE contra el paro hasta los 200.000 millones de euros “debería ser una medida fácil”.

“Podría imaginar eso, pero más transferencias desde el ámbito de la UE creo que es extremadamente improbable”, subraya.

El propio comisario europeo de Empleo, Nicolas Schmit, no excluyó el pasado 13 de octubre la posibilidad de aumentar el fondo SURE.

“Sobre la continuación, hay que mirar, ver, cómo la situación del mercado de empleo evoluciona, así que no hay que excluir nada, pero eso no ha sido evocado en este momento, una prolongación, quiero decir”, declaró.

Desde el Centro de Política Europea (EPC), la analista Marta Pilati también considera que “si se necesitara una expansión”, el instrumento con más probabilidades de ver aumentado su presupuesto sería SURE “porque proporciona solo créditos, ya se ha implementado con éxito y apoya el empleo, lo que es fácil respaldar desde un punto de vista político”.

Pero recalca que el fondo de recuperación de 750.000 millones de euros “no se cambiará para reflejar la segunda ola”, pues todavía no ha empezado a funcionar y “antes de modificarlo los países y las instituciones de la UE querrán ver cómo procede la implementación”.

Pilati considera que los 540.000 millones de euros en créditos y el fondo de recuperación “serán suficientes para apoyar a los Estados miembros”.

“Esto, por supuesto, no significa que no sea necesario más apoyo por parte de los Gobiernos nacionales a las economías nacionales”, asume, y agrega que si la segunda ola es “tan grave como la primera”, la economía “necesitará más apoyo del que ya se ha previsto”.

Sin embargo, resalta que la UE “no necesita hacer mucho más”, pues el volumen de fondos movilizado con el fondo de recuperación “es considerable y tiene como objetivo la inversión a medio plazo más que el alivio inmediato de la crisis”.

Alude a que entre las metas del fondo de recuperación figura promover la transición ecológica y digital de los Estados.

“El alivio inmediato de la crisis se necesita, y posiblemente en volúmenes mayores, pero esto lo implementan los Estados miembros, no la UE”, comenta, y precisa que el club comunitario solo proporciona el marco para llevar a cabo ese apoyo con la suspensión de las reglas de control del déficit y la deuda públicos o la flexibilización de las normas sobre ayudas de Estado.

 

En términos similares se expresó el martes tras el Eurogrupo el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, quien aseguró que “sin lugar a dudas, tendremos más iniciativas en el nivel nacional”.

“En el nivel de la UE, tenemos que implementar lo que hemos decidido y creo que, dada la realidad de la segunda ola y los riesgos que esta segunda ola está teniendo para nuestra economía, deberíamos hacer esto lo antes posible”, comentó.

El director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad, Klaus Regling, también dijo que la actual situación requeriría iniciativas en el ámbito nacional, pero sobre el conjunto del club comunitario destacó que “todavía tenemos muchas medidas implementadas que no se han utilizado en absoluto hasta ahora”, por lo que no vio “por el momento” la necesidad de hacer “nada más”.

Editado por Miriam Burgués