La UE estrena este miércoles una etiqueta energética más estricta para los productos de iluminación

energía

Una bombilla de bajo consumo y una etiqueta energética en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) estrena este miércoles las nuevas etiquetas energéticas para los productos de iluminación, que tendrá una escala más estricta y sencilla, con la mejor calificación en la letra A y la peor en la G, y busca potenciar aún más la eficiencia energética de estos productos.

La Comisión Europea (CE) explicó el martes en un comunicado que con la mejora de la eficiencia energética en este sector en los últimos años cada vez más fuentes de luz, como las bombillas y los módulos LED, han recibido etiquetas de A+ o A++, de las más altas en la escala actual.

La nueva escala será más estricta y está diseñada para que muy pocos productos puedan alcanzar inicialmente las calificaciones A y B, lo cual permitirá también que productos más eficientes entren gradualmente en el mercado.

Los productos más eficientes que pueden encontrarse ahora en el mercado serían etiquetados como C o D con el nuevo sistema, explicaron.

Bruselas defiende que el actual modelo de mercado eléctrico es el más asequible

Madrid (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) considera que el actual modelo de mercado eléctrico integrado de la Unión Europea es el más eficiente para garantizar un suministro energético “seguro y asequible” para todos los ciudadanos y recuerda a los Estados …

La comisaria europea de Energía, Kadri Simon, dijo en un comunicado que la actualización de las etiquetas permitirá a los consumidores ver qué productos son los mejores de su clase, lo que “les ayudará a ahorrar energía y dinero en sus facturas”.

“Utilizar una iluminación más eficiente desde el punto de vista energético seguirá reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE y contribuirá a lograr la neutralidad climática en 2050”, añadió.

El cambio más importante de las etiquetas es la vuelta a la escala A-G, pero estas también incluirán un código QR que enlaza con una base de datos europea, donde los consumidores pueden encontrar más detalles sobre el producto.

La Comisión explicó que se prevé un periodo de 18 meses en el que los productos con la antigua etiqueta podrán seguir comercializándose en puntos de venta físicos, aunque en el caso de las ventas en línea, las antiguas etiquetas tendrán que ser sustituidas en un plazo de 14 días laborables.

Esta medida se toma después de que en marzo de este año se hayan modificado también las etiquetas energéticas de otras categorías de productos, como frigoríficos y congeladores, lavavajillas, lavadoras y televisores.

Además, la Comisión Europea está trabajando en la actualización del etiquetado de productos como las secadoras, los calentadores locales, los aparatos de aire acondicionado y artefactos de cocina.

La evaluación de impacto de las nuevas normas realizada por la Comisión indica que los cambios ahorrarán 7 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año desde ahora hasta 2030.

Frontera de CO2: nueva herramienta climática europea con aroma proteccionista

Bruselas (EuroEFE).- Entre las iniciativas de la Comisión Europea para que la UE se desprenda del carbono a mitad de siglo destaca un novedoso instrumento para gravar en las fronteras de la Unión Europea la importación de productos cuya fabricación …

Editado por F.Heller