La UE pide avanzar en la Unión Bancaria y mantener estímulos durante la pandemia

EFE/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- Los líderes de la Unión Europea (UE) apostaron este viernes por seguir dando pasos para completar la Unión Bancaria, así como por mantener las políticas de apoyo para garantizar la recuperación económica tras la pandemia de coronavirus.

Tras celebrar una cumbre del euro este viernes en la que participaron los veintisiete jefes de Estado y Gobierno y no solo los de la eurozona, los mandatarios aseguraron en una declaración que la respuesta de política económica “sólida, rápida y coordinada a la pandemia de COVID-19 no ha tenido precedentes, pero ha sido integral para mitigar su impacto socioeconómico”.

“La crisis requerirá apoyo continuado para garantizar una recuperación económica robusta y bien equilibrada, al tiempo que se salvaguardan unas finanzas públicas saneadas”, afirmaron.

En ese sentido, destacaron que los progresos de la última década en la Unión Económica y Monetaria y en la Unión Bancaria “han contribuido a la estabilidad financiera y ayudado a mantener la financiación de la economía” durante la pandemia, lo cual ha “protegido los empleos y preservado las condiciones económicas para una recuperación rápida”.

Así, dieron la bienvenida al acuerdo que lograron los ministros de Economía y Finanzas en el Eurogrupo del pasado 30 de noviembre, por el que se aprobó la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) -el fondo de rescate de la eurozona- y se adelantó dos años, a 2022, la red de seguridad del fondo de resolución bancaria, medidas clave para sortear futuras crisis.

El Eurogrupo aprueba la reforma del MEDE y la red de seguridad bancaria

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona -el Eurogrupo- dieron este lunes luz verde definitiva al acuerdo para reformar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y a adelantar dos años, a 2022, la red de seguridad …

 

Ambas habían sido pactadas en principio en diciembre de 2019, pero las reticencias de Italia a la reforma del MEDE y las dudas de los “halcones” fiscales sobre los riesgos de la banca impidieron dar entonces el visto bueno, y la llegada de la pandemia en marzo relegó el tema a un segundo plano.

El acuerdo aún debe ser firmado, en enero, y ratificado por los países para que el tratado enmendado del MEDE pueda entrar en vigor en 2021, lo que a su vez permitiría a la junta de gobernadores del fondo dar los pasos necesarios para activar la red de seguridad bancaria a principios de 2022.

La reforma del tratado del MEDE, establecido a raíz de la crisis financiera para ayudar a los países en apuros, le dará más poder en los futuros rescates y en la vigilancia de los países, una competencia que compartirá con la Comisión Europea.

La segunda pata del acuerdo es el cortafuegos para el Fondo Único de Resolución bancaria (FUR).

El FUR es una “hucha” creada en 2016 que se alimenta con contribuciones de la banca para poder financiar la resolución de grandes bancos europeos en problemas sin tener que recurrir a rescates públicos y el cortafuegos sería una “caja” extra por si se queda sin dinero. Los países acordaron que el MEDE se encargaría de proporcionarlo.

“Este es un paso adelante muy importante y allana el camino para fortalecer más la Unión Económica y Monetaria y la Unión Bancaria”, admitieron los líderes sobre el acuerdo.

En cualquier caso, invitaron al Eurogrupo a preparar “un plan de trabajo escalonado y con plazos concretos sobre todos los elementos necesarios para completar la Unión Bancaria”.

El principal punto pendiente de la Unión Bancaria sigue siendo el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés), que debe complementar a los fondos de garantía de depósitos con que cuenta cada país para pagar los depósitos de hasta 100.000 euros en caso de quiebra, garantizando así el mismo nivel de protección en toda la eurozona.

En su declaración de hoy, los líderes también resaltaron la importancia de contar con una “auténtica Unión de Mercados de Capital”, por lo que pidieron “avances rápidos” sobre el plan de acción que la Comisión publicó en septiembre.

“Los mercados de capital profundos y líquidos son cruciales para liberar financiación adicional para la actividad económica en Europa y generar las inversiones necesarias para la transformación verde y digital de las economías de la UE”, constataron.

Los mandatarios volverán a abordar los avances en la eurozona el próximo junio en una nueva cumbre del euro.

Como es habitual en esas citas, hoy participó la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, quien presentó a los mandatarios el incremento de los estímulos monetarios anunciado ayer por el BCE. Según fuentes comunitarias, también instó a avanzar en la Unión Bancaria y la Unión de Mercados de Capital.

Mientras tanto, el presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, dio la bienvenida tras la reunión al acuerdo por el que se ha logrado desbloquear el plan de recuperación tras la pandemia de coronavirus y destacó la importancia del pacto sobre la reforma del MEDE ante la crisis sanitaria y económica.

Editado por Miriam Burgués