La UE recaudaría 170.000 millones de euros más con un impuesto de sociedades mínimo del 25 %

Fotografía de archivo tomada el 11 de enero de 2013 que muestra el logotipo de Google en las oficinas de la compañía en Mountain View (Estados Unidos). EFE/John G. Mabanglo/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- Los países de la Unión Europea (UE) recaudarían 170.000 millones de euros más al año en impuestos de sociedades si se aplicase a nivel global un tipo mínimo del 25 % en este tributo para las multinacionales, tal y como se debate actualmente en el seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

España podría aumentar su recaudación en 12.400 millones de euros en 2021, un 43,7 % más, con esta medida.

Así lo recoge un informe realizado por el Observatorio Europeo de Fiscalidad, un nuevo centro de estudios sobre tributación en la UE dirigido por el economista francés Gabriel Zucman y presentado este martes en la Comisión Europea.

 

Según este análisis, la recaudación adicional se reduciría a 100.000 millones de establecer el tipo mínimo efectivo en el 21 % y a 50.000 millones de fijarlo en el 15 %, el umbral que propone Estados Unidos en las negociaciones en la OCDE, encaminadas a un acuerdo en la segunda mitad de año.

En el caso de España, los ingresos extras bajarían a 5.400 millones con el 21 % y a 700 millones con el 15 %.

ACCIÓN COORDINADA O UNILATERAL

Los autores han calculado la recaudación adicional en tres escenarios distintos en función del método escogido para recaudar este déficit, es decir, la diferencia entre lo que pagan actualmente las empresas y lo que tendrían que abonar si cada país en el que operan aplicase un tipo mínimo.

Las cifras descritas arriba se recaudarían aplicando un acuerdo como el debatido en la OCDE, que supondría que cada país recauda el déficit de sus propias multinacionales.

Es decir, si el tipo mínimo global es del 25 % y una empresa alemana tiene una tasa efectiva del 10 % sobre los beneficios que genera en Singapur, Alemania impondría una tasa adicional del 15 % sobre esos beneficios para llegar a un impuesto efectivo del 25 %.

Con un tipo mínimo global del 25 %, que los autores consideran “relativamente modesto”, la UE aumentaría su recaudación en un 50 %, de 340.000 millones actuales a 510.000 millones, un incremento de 170.000 millones equivalente al 1,2 % del PIB de los Veintisiete o al 12,1 % de su gasto sanitario.

En el segundo escenario, si solo la UE introduce un tipo mínimo, cada Estado europeo recaudaría el déficit de sus propias multinacionales y una proporción del déficit de las extracomunitarias en función de las ventas que realicen en su territorio.

Con este método, los ingresos adicionales para los Veintisiete serían de 200.000 millones de euros con un tipo del 25 %, solo 30.000 millones más que recaudando exclusivamente el déficit de sus propias multinacionales.

“Para la UE hay, por tanto, un potencial mucho mayor de ingresos aumentando los impuestos a las empresas de la UE que gravando a las extracomunitarias”, apuntan los autores.

Por último, contemplan la posibilidad de que un solo país o grupo de países europeos apliquen de forma unilateral este mínimo del impuesto de sociedades y calculan que esto aumentaría la recaudación de cada uno en casi un 70 % con respecto a la actual.

La idea de establecer un mínimo global del impuesto de sociedades busca evitar que las empresas trasladen sus beneficios a paraísos fiscales donde quedan sin gravar.

Editado por Miriam Burgués