Las aerolíneas exentas de pagar compensaciones si toman medidas razonables en huelgas

Pasajeros hacen cola en la ventanilla de la compañía aérea Ryanair del aeropuerto Francisco Sa Carneiro de Oporto (Portugal) durante una huelga de tripulantes en 2018. EFE/ Jose Coelho/archivo

Bruselas (EuroEFE).- Una compañía aérea debe probar que ha tomado todas las medidas razonables para evitar cancelaciones o retrasos con motivo de huelgas de sus pilotos para quedar exenta de pagar compensaciones a los clientes, según un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE).

Según el abogado general Priit Pikamäe, una huelga organizada por sindicatos de pilotos constituye, en principio, una circunstancia extraordinaria que puede eximir a la compañía aérea de su obligación de pagar compensaciones por cancelación o gran retraso de los vuelos afectados.

No obstante, para quedar exenta, la compañía aérea debe probar que ha tomado todas las medidas razonables para evitar esa cancelación o ese retraso, según las conclusiones de un abogado general del TJUE, publicadas este martes, que no son concluyentes pero que suelen ser seguidas en su mayoría por los jueces.

El caso analizado se refiere a una reclamación basada en el Reglamento europeo sobre los derechos de los pasajeros aéreos.

En concreto, se reclama una compensación de 250 euros por la cancelación, el 29 de abril de 2019, del vuelo de un pasajero previsto para ese mismo día de Malmö a Estocolmo (Suecia), a causa de una huelga de pilotos de SAS en Noruega, Suecia y Dinamarca.

SAS considera que no está obligada a pagar la compensación reclamada, alegando que la huelga constituye una “circunstancia extraordinaria” que no habría podido evitarse.

La huelga duró siete días -del 26 de abril al 2 de mayo de 2019- y provocó que SAS cancelara más de 4.000 vuelos, afectando aproximadamente a 380.000 pasajeros.

Según SAS, se trata de una de las mayores huelgas jamás habidas en el sector del transporte aéreo, y calcula que su cada uno de los pasajeros tuviera derecho a la compensación a tanto alzado, esto supondría, un coste de aproximadamente 117.000.000 euros.

En sus conclusiones de hoy, en respuesta a una cuestión prejudicial solicitada por un tribunal de primera instancia sueco, el abogado general estima que una huelga organizada a instancias de un sindicato, en el marco del ejercicio del derecho de huelga por el personal de la compañía aérea, con el fin de expresar reivindicaciones relativas a la mejora de las condiciones de trabajo -cuando dicha huelga no se inicie en virtud de una decisión previa de la empresa, sino de las reivindicaciones de los trabajadores- constituye una “circunstancia extraordinaria”, y por tanto, eximente de compensaciones.

Según el abogado general, una huelga de esta índole no es inherente al ejercicio normal de la actividad de la compañía aérea y escapa a su control efectivo.

Como empleador, añade, la compañía aérea tiene el derecho y la responsabilidad de negociar un acuerdo con los empleados, pero no puede ser considerada responsable en exclusiva de las consecuencias derivadas del conflicto colectivo adoptadas por el personal.

De otro modo, subraya el abogado general, se correría el riesgo de que el derecho de los pasajeros aéreos a una compensación fuera “instrumentalizado” para los fines de los movimientos sociales.

En segundo lugar, el abogado general recuerda que una circunstancia extraordinaria solo exime a una compañía aérea de su obligación de compensación si puede probar que ha tomado todas las medidas razonables para evitar cancelaciones o retrasos de un vuelo.

Sin embargo, puntualiza que no se le puede exigir que acepte “sacrificios insoportables” en relación con la capacidad de su empresa en el momento pertinente.

Expedientes y demandas de Bruselas a varios países por cupones de aerolíneas y registro de pasajeros

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) abrió este jueves expediente a Grecia e Italia por permitir que sus aerolíneas y compañías marítimas ofrezcan solo cupones como compensación a los desplazamientos suspendidos durante la pandemia de coronavirus. Por otro lado, anunció …

Así, según el abogado general, la compañía aérea debe emplear todas las posibilidades legales de defender sus intereses e, indirectamente, los de los pasajeros, incluido solicitar a los tribunales competentes que declaren la ilegalidad de las medidas de conflicto colectivo y, en su caso, que ordenen su cese.

Asimismo, debe prever una reserva de tiempo suficiente con el fin de hacer frente a los posibles imprevistos, tener en cuenta el preaviso anterior a la huelga convocada por el sindicato, organizar sus recursos materiales y humanos con el fin de garantizar la continuidad de las operaciones y facilitar el acceso a vuelos de otras compañías.

Editado por Virginia Hebrero