Los auditores detectan errores en los pagos del presupuesto de la UE de 2019

Tribunal de Cuentas

Vista aérea de la sede del Tribunal de Cuentas de la UE. [Foto: cortesía del Tribunal Europeo de Cuentas (ECA)]

Bruselas (EuroEFE).- Los gastos con cargo al presupuesto de la Unión Europea de 2019 contienen “demasiados errores”, lo que muestra la necesidad de mejorar los controles, sobre todo con vistas al plan de recuperación contra la covid-19, según el informe anual del Tribunal de Cuentas sobre el ejercicio financiero del pasado año, publicado este martes.

Los auditores europeos critican las cuentas del pasado ejercicio presupuestario por las incorrecciones detectadas en la categoría de “gastos de alto riesgo”, que incluyen el reembolso por parte de la UE de inversiones por ciertos proyectos o actividades, por ejemplo en el ámbito de la política de cohesión.

Entre los errores “típicos” en los que se suele incurrir se incluyen los pagos a beneficiarios o a proyectos que no tienen derecho a percibirlos o las compras de bienes o servicios sin aplicar correctamente las reglas de contratación pública.

No obstante, los auditores precisan que las cuentas son “fiables” y que los problemas detectados no hacen pensar que haya habido un mal uso de los fondos ni que existan casos de fraude (hay contadas sospechas, de las que se ha informado a la Oficina europea contra el fraude -OLAF- para que investigue).

El informe indica que los gastos de “alto riesgo” representaron en 2019 más de la mitad del total auditado (el 53 %), un aumento con respecto a 2018.

La tasa estimada de errores se situó en el 4,9 % (frente al 4,5 % en 2018).

El Tribunal de Cuentas revisa cada año las cuentas europeas y dice si son precisas y se gastaron según las normas.

En 2019 el gasto total de la UE ascendió a 159.100 millones de euros, el equivalente al 2,1 % de todo el gasto público de los Estados miembros.

“Necesitamos normas más claras y sencillas para las finanzas europeas. También hacen falta controles efectivos de la manera en que el dinero se gasta y de si se logran los resultados perseguidos”, dijo en rueda de prensa el presidente del Tribunal de Cuentas, Klaus-Heiner Lehne.

Esas comprobaciones, añadió, son especialmente importantes a la luz del plan de recuperación para combatir los efectos de la pandemia de covid-19.

“En estos tiempos de crisis, la Comisión Europea y los Estados miembros tienen una enorme responsabilidad en la gestión de las finanzas de la UE de forma sana y eficaz”, consideró el presidente del Tribunal de Cuentas.

Pese a las mejoras en determinadas áreas, los auditores emitieron una opinión “adversa” sobre las cuentas.

Subrayaron además la necesidad de una “gestión sólida y eficiente del paquete financiero” acordado en respuesta a la crisis del coronavirus, que casi duplicará el gasto de la UE en los próximos años.

La comisión de Control presupuestario del Parlamento Europeo debatió el martes el informe con el presidente del Tribunal y con el comisario europeo del ramo, Johannes Hahn.

Hahn recalcó que la opinión “adversa” de los auditores no responde a problemas con la regularidad o legalidad del gasto, sino al aumento del gasto de alto riesgo, así como que en los últimos años se ha reducido la tasa de error.

Señaló que la Comisión estima que cuando finalice el marco financiero 2019-2020 el nivel de error en el gasto se situará por debajo del 2 % y en los pagos será inferior al 0,7 %.

“Esto no significa que no haya problemas”, concedió Hahn, quien dijo que seguirán atajándolos.

El presidente de la Corte señaló asimismo la baja tasa de absorción de los fondos estructurales, ya que hasta 2019 solo se habían pagado el 40 % de los presupuestados para 2014-2020.

Hahn explicó que esto responde a que el marco plurianual actual se adoptó con retraso y que la tasa se sitúa en los niveles habituales porque normalmente los pagos aumentan a partir del tercer o cuarto año, aunque admitió que la regla que da a los países tres años adicionales para implementar los fondos no ejerce una “presión positiva” en este sentido.