España defiende el papel central de la educación en la recuperación poscovid

El ministro español de Universidades, Manuel Castells, participa este lunes en una reunión de ministros de Educación de la UE. EFE/EPA/JOHN THYS/POOL

Bruselas (EuroEFE).- El ministro español de Universidades, Manuel Castells, defendió este lunes el papel central de la educación en la recuperación y transformación económica y social tras la pandemia del coronavirus, al tiempo que instó a poner en marcha nuevas estrategias de movilidad universitaria, más allá del Erasmus.

«Estamos ahora afortunadamente saliendo de una de las crisis sanitarias, económicas y sociales más devastadoras de la historia reciente a nivel mundial, europeo y español», declaró a su llegada a una reunión de ministros de Educación de la Unión Europea (UE) que se celebra en Bruselas de manera presencial.

En ese sentido, destacó que la política comunitaria y del Gobierno español consiste no solo en «sobrevivir a la crisis, recuperar la situación que teníamos, sino en aprovechar la oportunidad para transformar y para crear una economía, una sociedad y unas instituciones europeas mucho más avanzadas, mucho más resilientes y mucho más productivas y creativas que las que teníamos antes».

«En nuestra visión, realmente la base de todo es la educación, porque la educación de las personas es lo que permite, por un lado, el desarrollo individual, el desarrollo de una vida profesional, el desarrollo de valores, pero también, al mismo tiempo, la educación es la principal fuente de productividad, tanto a nivel universitario como desde el principio de la formación en la educación infantil, primaria, secundaria, formación profesional», afirmó Castells.

Recalcó que el conjunto del sistema educativo «es lo que hace a las personas, a la vez, más felices y más productivas y, además, lo que permite el desarrollo de la igualdad de oportunidades».

«La principal desigualdad que hay en todo el mundo es la desigualdad en el acceso a la educación y, por eso, nuestra política siempre ha sido aumentar este acceso, cubrir las necesidades de aquellas familias que por sí mismas no tienen recursos económicos», expuso.

Argumentó que la igualdad «más fácil de obtener» es la que se logra «a través de la educación, más que a través de sistemas puramente de mercado o de redistribución en positivo».

No obstante, asumió que la educación en la actualidad debe «enseñar a las personas a aprender a aprender», de modo que las habilidades y conocimientos de cada individuo vayan adaptándose «a la evolución rápida tecnológica, cultural, de los mercados».

«En nuestro contexto, esto tiene que ser un esfuerzo europeo», señaló.

En el ámbito universitario en concreto, hizo referencia a la iniciativa «Universidades Europeas», que los ministros abordarán hoy en su reunión.

 

En ese programa, «distintas universidades europeas aúnan sus esfuerzos para desarrollar programas conjuntos, para dar títulos conjuntos y para que estos títulos sean reconocidos y estas competencias sean utilizadas en el Espacio Europeo de Educación Superior», indicó Castells.

Por tanto, se trata de crear redes de universidades para que los alumnos puedan graduarse tras pasar por instituciones educativas de varios Estados miembros de la UE.

«Desde España, el año anterior han participado en este programa veintidós universidades públicas y dos privadas. El Gobierno español ha contribuido a complementar la financiación de la Comisión Europea con seis millones de euros y hacia el próximo año estamos también pensando en incrementar la participación de las universidades españolas y, al mismo tiempo, la capacidad de las universidades europeas de articularse entre sí», precisó.

Junto a ello, llamó a desarrollar programas de movilidad de estudiantes y profesores, «desde luego, el programa Erasmus +», pero también «nuevos programas, nuevas estrategias de movilidad».

«Hay que, al mismo tiempo, introducir la idea de una homologación fácil y casi automática de los títulos europeos», añadió.

Editado por Miriam Burgués