El futuro incierto de los Erasmus ucranianos en España

Futuro incierto de los Erasmus ucranianos en España en imagen Anastasiia Umetska

Imagen cedida a EFE por Anastasiia Umetska.

Madrid (EuroEFE).- Anastasiia Umetska llegó a España el 7 de febrero desde la Universidad Alfred Nobel en Dnipro. Como ella, muchos más Erasmus salieron de Ucrania sin saber que el 24 de febrero empezaría una guerra en su país que ha trastocado por completo sus planes de futuro.

Umetska estudia el grado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos en la Universidad de Cádiz (UCA). Cuenta a Efe que su beca Erasmus+ “se prolonga hasta julio” y que a partir de ahí se acogerá al programa de ayuda de la UCA.

Ha decidido estudiar en España el próximo año gracias a este programa, pero le gustaría volver a Ucrania a estar con su familia y muestra su preocupación “porque no sabe qué pasa y por qué sus familiares no le contestan”.

Valentyna Yakymets estudiante Erasmus en España

Imagen cedida a EFE por Valentyna Yakymets.

Valentyna Yakymets estudiaba en la Universidad Económica Nacional de Kyiv y a su llegada a España se acogió al programa Erasmus en la Universidad Católica de Valencia (UCV).

Explica a Efe que está muy agradecida a la Unión Europea (UE) y su universidad “por el trato recibido”, pero está preocupada por la financiación de sus estudios una vez finalice su beca, ya que sus padres “continúan en Ucrania y no tienen trabajo ahora mismo”.

Artem no tenía planeado su Erasmus, salió de Ucrania con su familia tras estallar la guerra. Tuvo la suerte de que su tren no fuera revisado y ahora puede continuar estudiando un grado en la UCV.

Es de Irpin y se considera afortunado “de poder estar aquí, cuando muchos compañeros tuvieron que dejar los estudios”. Estudia el segundo curso de Administración y Dirección de Empresas y explica que “lo ideal sería poder acabar aquí los estudios y obtener un diploma europeo”.

“Ahora tengo una beca para estudiar, pero únicamente desde abril hasta junio”, narra a Efe. Para poder permanecer en la universidad tiene que aprobar todos sus exámenes.

Annah Tasheva es de Kiev, estudiaba Filología en la Universidad Nacional Tarás Shevchenko y ahora estudia en la Fundación Comillas.

Cuenta que vino “a consecuencia de la guerra gracias a una profesora que trabaja en este centro académico”, aunque siempre quiso venir a España como Erasmus+.

“El Gobierno de Cantabria y la Cruz Roja me ayudaron a venir desde Ucrania hasta aquí y con el alojamiento y la manutención”, cuenta Tasheva. Afirma que piensa quedarse hasta que termine la guerra porque “la situación en Ucrania es muy impactante”.

Pero ahora mismo solo sabe que tiene ayuda “hasta el día 30 de junio”, a partir de ahí le dijeron que tratarían de apoyarla pero “falta financiación” para ello.

PLAN DE CONTINGENCIA

Erasmus+ es un programa dependiente de la Comisión Europea por el que más de 500.000 estudiantes pueden formarse en el extranjero cada año. Participan los 27 Estados miembros de la UE y 6 países que están asociados de forma permanente.

El eurodiputado socialista Marcos Ros detalla a Efe que “Ucrania es un país tercero no asociado al programa Erasmus”, pero puede participar en sus actividades y por eso numerosos universitarios ucranianos se encuentran en países de la UE continuando su formación.

Ante la situación de incertidumbre que viven los estudiantes ucranianos, el eurodiputado ha pedido a la Comisión Europea “que reaccione rápidamente elaborando un plan de contingencia”.

Ros habla de preocupación, especialmente en dos ámbitos: “la falta de recursos y el reconocimiento de títulos”.

En esta línea, la Comisión de Cultura y Educación del Parlamento Europeo, de la que Ros es miembro, ha pedido “a la Comisión Europea que refuerce económicamente y con acciones la atención a todos los estudiantes” provenientes de Ucrania, y que lo haga con “carácter inmediato”.

Por otra parte, Ros menciona la necesidad de apoyo por parte de las universidades europeas y pone de relieve el trabajo que están realizando.

“Están poniendo todo lo posible en este proceso, están intentando contactar con las universidades ucranianas, las que siguen todavía en pie y están intentando conseguir los papeles”, indica.

UNIVERSIDADES IMPLICADAS

Universidades como la Complutense de Madrid (UCM) están impulsando proyectos para apoyar a los estudiantes ucranianos afectados por la guerra.

Rosa María de la Fuente Fernández, vicerrectora de estudiantes de la UCM, comenta a Efe que el plan diseñado por su universidad está destinado “a todas aquellas personas que estaban estudiando en Ucrania y que no van a poder o que prevén que no van a poder continuar sus estudios al año siguiente”.

Dentro de este plan “no sólo se va a continuar con el programa Erasmus+, también se van a abrir 58 plazas de grado, 12 de máster y 5 de doctorado con matrícula gratuita”, además de ofrecer “ayudas de estudio y becas de alojamiento”.

“En este momento se garantiza esta oferta, pero las plazas se ampliarían en caso de obtener más financiación”, dice De la Fuente.

“La demanda de los estudiantes era muy alta y va a ir creciendo a medida que vayan terminando los estudios este año” añade.

Por ello, remarca la importancia de trabajar “con las autoridades de todos los niveles de gobierno” y la necesidad de “ampliar la información de las fuentes de financiación europeas”.

Editado por Sandra Municio

El eurodiputado Marcos Ros pide una educación de calidad para los refugiados ucranianos

Madrid (EuroEFE).- El eurodiputado socialista Marcos Ros destacó este martes la necesidad que existe de ofrecer a todos los refugiados ucranianos repartidos por Europa una educación de calidad que se adapte a sus situaciones particulares.
“De los cuatro millones de refugiados, …