Justicia de la UE: la ley húngara sobre universidades viola el Derecho comunitario

TJUE

Aspecto exterior de la entrada del TJUE en Luxemburgo, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas/Budapest (EuroEFE).- La ley húngara de educación superior aprobada en 2017 y que exige que las instituciones académicas financiadas desde el extranjero tengan un campus en su país de origen es incompatible con el Derecho comunitario, según dictó este martes el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE). Budapest calificó este martes de “inaceptable”  el dictamen.

Aprobada en abril de 2017 gracias a la mayoría del partido Fidesz del primer ministro ultraconservador Viktor Orbán, la norma afectaba directamente a la Universidad Centroeuropea (CEU), fundada por el magnate estadounidense de origen húngaro George Soros, crítico con las políticas del mandatario magiar.

La ley exigía a la CEU demostrar que tenía un campus propio en su país de origen, Estados Unidos, para acreditar sus títulos, y un acuerdo entre los gobiernos de Hungría y el lugar de origen (el estado de Nueva York) para que el centro pudiera continuar funcionando.

Finalmente, la CEU anunció en diciembre de 2018 el traslado de una importante parte de sus actividades de Budapest a Viena.

En su sentencia de hoy, el tribunal con sede en Luxemburgo da la razón a la Comisión Europea, que llevó la ley al TJUE, frente a Hungría.

El tribunal afirma que con la legislación, Hungría ha incumplido los compromisos asumidos en el Acuerdo General de Comercio de Servicios (GATS, por sus siglas en inglés), concluido en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Al exigir un acuerdo internacional entre Hungría y el país tercero no perteneciente al Espacio Económico Europeo (EEE) en el que la universidad tiene la sede para que esta pueda dar clases en el país excomunista, Budapest incumple ese pacto de la OMC, según el tribunal.

El TJUE añade que ese requisito también es contrario a las provisiones de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea sobre libertad de cátedra, la libertad para fundar instituciones de educación superior y la libertad de empresa.

Parte integral del corpus jurídico de la UE

Además, constata que Hungría también viola el GATS y el Derecho comunitario al exigir que las instituciones de educación superior extranjeras, incluidas las que tienen sede en otro país del EEE, tengan que dar clase en el Estado donde tienen la sede para poder impartir lecciones en el territorio magiar.

Sobre el acuerdo de la OMC, el TJUE se declara competente para conocer y resolver denuncias sobre presuntas infracciones del Derecho de la Organización Mundial del Comercio.

En ese sentido, argumenta que cualquier pacto internacional que haya suscrito la UE se convierte en parte integral del Derecho de la Unión Europea, tal y como sucede con el convenio que establece la OMC, del que el GATS forma parte.

De todas formas, el tribunal especifica que su análisis sobre la conducta de un país de la UE en el marco de un procedimiento de infracción comunitario, incluso si se basa en normas de la OMC, no es vinculante para otros miembros de esa organización.

También que no puede afectar a las evaluaciones posteriores que el órgano de la Organización Mundial del Comercio encargado de resolver disputas realice.

Por tanto, ni la UE ni un Estado miembro podrían escudarse en una sentencia del TJUE para evitar cumplir sus obligaciones y las consecuencias legales que el Derecho de la OMC otorga a las decisiones de su organismo para resolver disputas.

Reacción de Budapest

La ministra de Justicia de Hungría, Judit Varga, calificó este martes de “inaceptable” que el TJUE considere la ley de universidades húngara incompatible con el derecho comunitario.

“Consideramos inaceptable el doble rasero. Todas las universidades de Hungría deben cumplir las mismas legislaciones. No se puede redactar una ley que favorezca a la universidad de (George) Soros frente a las húngaras” aseguró Varga en referencia a la a la Universidad Centroeuropea (CEU), según recoge la agencia de noticias MTI.

La legislación húngara, prosiguió la ministra, afecta a una decena de universidades extranjeras que funcionan en el país y la mayoría no ha tenido problemas con ella.